Economía con sentido común: ‘Economía básica’ de Thomas Sowell

Thomas Sowell

Seguimos con la lectura de clásicos de economía. Hoy toca ‘Economía Básica’ de Thomas Sowell. Un excelente libro que muestra los principios económicos con numerosos ejemplos. Es una mirada amplia de la economía, bastante útil tanto para los que no saben de economía, como para los que sí saben. Especialmente indicado para todos aquellos que opinan, prometen, deciden y gestionan cuestiones económicas (o sea, el homo politicus).

El autor tiene una clara influencia de la llamada Escuela de Chicago. Lo digo porque explica las ventajas e inconvenientes de temas tan de actualidad hoy en día como el salario mínimo, el control de los precios del alquiler, las subvenciones, precios, consumos, impuestos, etc. Un libro necesario para entender los Estados y sus políticas, la importancia del libre mercado en la sociedad para la consecución de riqueza y cómo la intervención del Estado en los precios perjudica a los más pobres (al contrario de la creencia popular).

Economía Básica no se centra únicamente en la economía estadounidense, sino que además narra hechos de muchas otras economías del mundo porque los principios económicos aplican para cualquier país o región. Trata estos y otros muchos temas que son de obligado entendimiento como ciudadanos porque son los ciudadanos quienes eligen a sus Gobiernos y, por tanto, las políticas que le afectarán en el futuro.

Recomendable porque los ejemplos que contiene ayudan a entender mejor los temas actuales de la economía. La verdadera misión del libro es explicar cuántas catástrofes sociales son causadas por políticas gubernamentales que él considera defectuosas (hay numerosos ejemplos de conseguir el efecto contrario al buscado).

No importa de qué lado ideológico estés, es recomendable leer este libro por la forma en que plantea algunos de los debates políticos más apasionados (también en la actualidad) hasta los aspectos más cotidianos de nuestras vidas.

Aunque no es una lectura de fin de semana (700 páginas), no hay ni una sola fórmula matemática tampoco gráficos, es de fácil lectura y, dependiendo de los capítulos, engancha.

El libro de Sowell ofrece una excelente explicación sencilla de la economía fundamental, su verdadera misión es explicar cuántas catástrofes sociales son causadas por políticas gubernamentales que él considera defectuosas. Al hacerlo, apunta a los estándares de salario mínimo, al control de alquileres y, a través de su enérgica defensa del comercio internacional, a la multitud antiglobalización. 

Principales ideas de ‘Economía básica’ de Thomas Sowell

  • Los mercados libres funcionan mejor que otros sistemas económicos porque permiten que los precios, no los burócratas del gobierno asignen los recursos.
  • Los precios son como mensajeros que transmiten noticias a consumidores y productores.
  • Los precios reales reflejan la relación entre la oferta de un bien y la demanda de un bien.
  • Los precios fluctuantes brindan incentivos a los fabricantes para producir o no producir.
  • Los mercados libres aprovechan la tendencia de las personas a trabajar más para sí mismas que para los demás.
  • Las empresas en los mercados libres se ven obligadas a adoptar nuevas y mejores ideas.
  • Las empresas que no logran adaptarse al mercado se hunden y los recursos que estaban utilizando se trasladan a productores más eficientes.
  • Este proceso dinámico crea eficiencia y prosperidad, pero también dolorosas dislocaciones para algunos miembros de la sociedad.
  • Los políticos y los medios a menudo presentan la economía como un juego de suma cero: la única manera de que un grupo se enriquezca es que otro grupo se empobrezca.
  • Esto es una falacia. En realidad, las políticas económicas sólidas aumentarán la prosperidad de todos.

¿Qué es la economía?

Cuando los países africanos de Ghana y Costa de Marfil lograron la independencia en la década de 1960, los presidentes de las naciones vecinas hicieron una apuesta sobre qué nación sería más próspera en los años venideros. En ese momento, parecía una apuesta de tontos: Ghana ya era más rica que Costa de Marfil y también tenía muchos más recursos naturales. Pero el presidente de Costa de Marfil confiaba en que su nación prosperaría porque había adoptado el libre mercado mientras que Ghana estaba comprometida con una economía dirigida por el gobierno. Para 1982, no había dudas sobre quién había ganado la apuesta: el 20% más pobre de la población de Costa de Marfil tenía un ingreso real más alto que la mayoría de las personas en Ghana.

Los bombardeos causan un daño más inmediato a una ciudad, pero muchas ciudades se han reconstruido rápidamente en el mundo de la posguerra. El control de alquileres hace un daño más duradero porque la gente no entiende la economía básica del mismo”.

En un país tras otro, los mercados libres han generado mayor crecimiento económico y prosperidad que cualquier otro tipo de sistema. ¿Cómo ofrecen los mercados libres este rendimiento constante? En las economías controladas por el gobierno, los políticos o los burócratas deciden el uso de los recursos y determinan quién obtiene los bienes que finalmente se producen. Los mercados libres utilizan un método más fiable para responder a estas preguntas: los precios.

Precios

Los precios son como mensajeros que transmiten noticias. Las noticias que entregan se refieren a la disponibilidad o escasez de recursos. A veces, como en el caso de las viviendas en primera línea de playa, las noticias son malas. Debido a que no hay suficientes casas frente al mar en el mundo para albergar a todos los que quisieran vivir en ellas, los precios de las casas son altos. Pero los precios no hacen que las casas de playa sean escasas; los precios simplemente reflejan la proporción de personas a las que les gustaría vivir en casas frente al mar en relación con el número de casas frente al mar. Esta proporción no cambiaría si el gobierno colocara mañana un tope en el precio de las casas, o incluso si aprobara una ley que diga que las casas frente al mar ahora serán gratuitas para todos los estadounidenses.

“Las peleas sobre qué individuos y grupos obtienen una porción del pastel crean el tipo de emoción y controversia en el que prosperan los medios y los políticos”.

Los precios a veces dan buenas noticias. Supongamos, por ejemplo, que se descubrió una nueva gran cantidad de mineral de hierro. Solo una pequeña minoría de la población sería consciente de que tal descubrimiento había ocurrido. Pero el resto de nosotros pronto veríamos los efectos del descubrimiento a medida que cayeran los precios de los productos de acero. Aunque no sabemos nada sobre las reservas de hierro o el proceso de fabricación del acero, el resultado final del nuevo descubrimiento nos sería transmitido rápidamente a través de cambios en los precios. Estos ajustes son automáticos: no requieren que los consumidores sepan nada sobre los recursos en sí.

Precios en Acción

Es un axioma generalmente aceptado que la gente compra más de cualquier bien a un precio bajo y menos a un precio alto. Por el contrario, los fabricantes producen más de un bien cuando pueden venderlo a un precio alto que cuando los precios están por los suelos. A través de la intersección de estas dos reglas, el libre mercado determina los precios reales de cualquier bien.

“Muchas políticas aparentemente humanitarias han fracasado a lo largo de la historia debido a la falta de comprensión del papel de los precios”.

Al proporcionar incentivos, los precios que fluctúan libremente aprovechan la tendencia de las personas a hacer más por sí mismas de lo que están dispuestas a hacer por los demás. Si los precios suben repentinamente en un producto básico, los productores se sentirán atraídos por ese mercado. Por ejemplo, si falla una cosecha de tomate en una región determinada, los agricultores de otras áreas se apresurarán a abastecer ese mercado para aprovechar los precios inusualmente altos causados ​​por la escasez regional de tomate. De esta forma, los importadores de tomate obtienen un beneficio extra y se restablece el suministro de tomate.

“El monopolio es enemigo de la eficiencia, ya sea bajo el capitalismo o el socialismo”.

En muchos casos, los gobiernos intentan dirigir los precios mediante la imposición de controles, como establecer un precio mínimo o máximo en respuesta a las crisis. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que los precios máximos provocan escasez y los precios mínimos generan excedentes. Por ejemplo, algunas ciudades y países implementaron controles de alquiler para abordar las crisis de vivienda. Pero en Nueva York y San Francisco, y en toda Suecia, Inglaterra y Francia, las distorsiones del mercado creadas por los controles de precios dieron como resultado una mayor demanda de apartamentos, un fuerte aumento de los precios de los apartamentos no cubiertos por las leyes y un rápido deterioro en el mantenimiento y mantenimiento de los apartamentos. mantenimiento.

El auge y la caída de los negocios

En una era en la que Sears y Montgomery Ward eran los gigantes indiscutibles del comercio minorista en los EE. UU., James Cash Penney tenía algunas ideas nuevas sobre cómo administrar una cadena de tiendas. Años más tarde, un empleado de JC Penney llamado Sam Walton partió con sus propias ideas sobre la industria minorista y creó la cadena Wal-Mart, que ahora tiene ventas mayores que las de Sears y JC Penney juntas. Debido a que Walton vivía en una economía libre, no tuvo que convencer a los políticos, burócratas o gerentes de Sears y JC Penney de que tenía una mejor forma de hacer negocios. Todo lo que tenía que hacer era entregar la mercancía a los consumidores a un precio más bajo. Una vez que cumplió esa tarea, las otras tiendas se vieron obligadas a adoptar sus nuevas ideas para proteger sus propias ganancias. Las empresas que no pueden o no quieren adaptarse a las nuevas condiciones se hunden, y los recursos que estaban utilizando se trasladan a productores más eficientes.

“Nuestras visiones sociales y nuestra retórica son sobre ‘los ricos’ y ‘los pobres’, como si estuviéramos hablando de personas que nacen, viven y mueren en la pobreza o el lujo, mientras que la realidad es que la mayoría de los estadounidenses no se quedan en la mismo quintil de ingresos durante una década”.

Dado que los precios están determinados por el mercado, no por los productores individuales, la manera más fácil, ya menudo la única, de aumentar las ganancias es disminuir los costos de producción. Como demostró Henry Ford, una forma segura de reducir los costos de producción es hacer más de lo que sea que estés produciendo. A esto se refieren los economistas cuando hablan de economías de escala.

«No importa que una ley o política proclame que su objetivo es ‘vivienda asequible’, ‘comercio justo’ o ‘un salario digno'». Lo que importa es qué incentivos crean los detalles de estas leyes y cómo reacciona la gente a tales incentivos.”

Desafortunadamente, Ford, como todos los fabricantes, también encontró deseconomías de escala. En pocas palabras, llega un punto en el que el coste de producir más coches deja de caer y empieza a subir. Hay muchas razones para este fenómeno, pero la explicación más simple es que las empresas se vuelven demasiado grandes para operar de manera eficiente. El director ejecutivo de AT&T lo expresó mejor cuando su empresa era la corporación más grande del mundo: «AT&T es tan grande hoy que cuando le das una patada en el trasero, pasan dos años antes de que la cabeza diga: ‘¡Ay!'».

Trabajar y pagar

Los sueldos y salarios determinan cuánto dinero tienen los consumidores para comprar bienes. El nivel de ingresos de un consumidor define su lugar en la sociedad. Debido a que los salarios determinan el nivel de vida y el estatus social de un individuo, siempre están en el centro de un acalorado debate político. Desafortunadamente, gran parte de este debate es engañoso. Las estadísticas dividen a la sociedad en categorías de personas con mayores ingresos y personas con ingresos más bajos. Debido a la prevalencia de estas cifras, muchos ven las ganancias monetarias como un juego de suma cero: si algunas personas obtienen más, debe significar que otras obtienen menos. Los políticos y los medios se ganan la vida discutiendo sobre quién se lleva la mayor parte del pastel.

“Los períodos de crisis a menudo generan emociones que buscan salidas culpando a causas personales e intencionales, en lugar de causas sistémicas, que no brindan tal liberación emocional para el público o melodrama moral para los medios y los políticos”.

Este pensamiento ignora la verdad de que el pastel siempre se hace más grande. Las ganancias son dinámicas porque reflejan cambios en la sociedad y en la economía. Las nuevas tecnologías y métodos de organización crean una nueva demanda, y salarios más altos, para algunos trabajadores, mientras que otros trabajos quedan obsoletos. Los esfuerzos para detener este proceso y «salvar puestos de trabajo» o para «eliminar las discrepancias en los salarios» dan como resultado niveles de vida más bajos en general al interrumpir la adaptación de los nuevos avances.

La economía nacional

Siempre que alguien comience a lanzar estadísticas que se supone que «prueban» algo sobre la economía nacional, tenga cuidado. La economía nacional es tan grande y compleja que es difícil para los economistas ponerse de acuerdo incluso sobre medidas básicas, como el Producto Nacional Bruto y el Producto Interno Bruto, que suman los bienes y servicios producidos cada año. Esta complejidad dificulta el establecimiento de políticas gubernamentales. Muchas pólizas, por ejemplo, se basan en el costo de vida o la inflación, que es la tendencia de los precios a subir a medida que entra en circulación dinero adicional. Pero cuando el gobierno calcula las tasas de inflación, no puede sumar los precios de todo. En cambio, los economistas crean una canasta de bienes de uso común. Sin embargo, surgen problemas porque los precios determinan qué bienes usan comúnmente los consumidores.

Tratar la causa de los precios más altos y las tasas de interés más altas en los vecindarios de bajos ingresos como codicia personal y tratar de remediarlo mediante la imposición de controles de precios y topes a las tasas de interés solo garantiza que se suministre aún menos a los vecindarios de bajos ingresos”.

Muchos de nosotros podemos recordar cuando los televisores, los acondicionadores de aire y las computadoras portátiles eran tan caros que solo los muy ricos podían pagarlos. En ese momento, estos artículos no estaban incluidos en la canasta de bienes utilizada para medir la inflación. Con el paso de los años, sin embargo, los precios de estos artículos cayeron. Ahora se encuentran en muchos hogares. Las estadísticas nacionales de inflación pasaron por alto esta enorme caída en los precios y, en retrospectiva, las estimaciones de inflación para el período probablemente fueron demasiado altas.

El Juramento Hipocrático de los médicos comienza: ‘Primero, no hacer daño’. Comprender la distinción entre causalidad sistémica y causalidad intencional es una forma de hacer menos daño con las políticas económicas”.

Las políticas gubernamentales también caen presa de la falacia de composición, lo que significa pensar que si algo es cierto para un grupo, es cierto para toda la economía. A los políticos les encanta acudir al rescate de determinadas industrias, clases o grupos raciales y étnicos. Considere la industria del acero. Durante los últimos 20 años más o menos, las historias sobre la pérdida de puestos de trabajo en la industria siderúrgica de EE. UU. han sido un elemento básico de los periódicos. Los políticos han tratado de proteger estos empleos restringiendo las importaciones de acero. Pero estas políticas son el resultado de una falacia. En realidad, las restricciones a la importación aumentan el precio del acero, lo que aumenta el precio de otros productos fabricados en Estados Unidos, lo que significa menos ventas de productos estadounidenses y menos puestos de trabajo para todos a largo plazo.

El comercio internacional

El comercio internacional no es un juego de suma cero. Permite que los bienes y servicios se produzcan más baratos y mejores de lo que serían si todos los países tuvieran una economía cerrada. Beneficia a los consumidores al tiempo que reduce las ganancias y el empleo entre aquellos que producen productos costosos u obsoletos. Proteger a los productores menos eficientes no tiene sentido ni a nivel nacional ni internacional, porque los puestos de trabajo salvados se obtienen a expensas de otros trabajadores y consumidores, que pagarán más por productos peores. Cuando una industria obsoleta se arruina, los recursos que estaba utilizando se desplazan hacia usos más nuevos y eficientes y aumenta la productividad general.

“Hemos visto algunos de esos grandes costos humanos: personas que pasan hambre en Rusia, a pesar de tener algunas de las tierras de cultivo más ricas del continente europeo; personas que duermen en las aceras frías en las noches de invierno en Manhattan, a pesar de que hay muchas más unidades de vivienda tapiadas de las que se necesitarían para albergarlos a todos”.

El comercio internacional beneficia tanto a las naciones ricas como a las pobres debido al concepto de ventaja comparativa. Incluso si un país puede producir todos los bienes y servicios más baratos que otro país (lo que los economistas llaman ventaja absoluta), todavía se beneficia del comercio. ¿Por qué? Porque incluso el país más eficiente producirá una cosa mejor que otra. Por ejemplo, EE. UU. podría ser mejor que Canadá en la producción de automóviles y maíz. Pero si EE. UU. es mejor en la producción de automóviles que de maíz (ventaja comparativa), operará de manera más eficiente si produce tantos automóviles como sea posible y subcontrata la producción de maíz a Canadá. Al final, el mundo tiene más automóviles y más maíz, por lo que ambos países salen ganando.

Los rápidos flujos de riqueza a través de la economía internacional, a menudo denunciados por los críticos como una causa de la pobreza del tercer mundo, en realidad obligan a los gobiernos a comportarse de manera más responsable. Durante siglos, los gobiernos han transferido riqueza de la gente a sí mismos a través del simple proceso de emitir dinero nuevo para pagar lo que quieran los gobiernos. Con el movimiento libre y casi instantáneo de fondos a través de la economía internacional, el dinero y los recursos huirán de cualquier país que esté siendo mal administrado. A muchos gobiernos no les gustan estas nuevas restricciones a su libertad de comercio, por lo que denuncian el comercio internacional.

Economía básica

Aunque los fundamentos económicos parecen obvios, a menudo se olvidan en acalorados debates políticos sobre temas como el control de alquileres y los salarios mínimos. Los políticos prometen cosas como «vivienda asequible», «comercio justo» y «un salario digno» sin considerar los incentivos que crean sus políticas. La economía básica proporciona herramientas para evaluar las implicaciones lógicas de las políticas basadas en evidencia empírica. Si estás dispuesto a sacrificar la prosperidad por la estabilidad, que así sea. Todo lo que la economía puede hacer es hacerte consciente de las consecuencias.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Post relacionados:

2 comentarios

  1. Buenas, hay un error en la foto: no es Sowell si no otro economista, aunque ahora mismo no recuerdo el nombre. Un saludo.

Responder a Nachín Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.