La tormenta perfecta en marketing interactivo

Cuando comparto conversación con alguien interesante profesionalmente hablando, que me plantea su propia visión y escenarios de futuro que (casi) rozan la ciencia ficción, disfruto como un niño y entro a trapo.

Lo peor de esas conversaciones son los efectos secundarios. Llevo días dando vueltas a varios proyectos que me atrevería a etiquetar de “ganadores”. Hace tiempo que empezaron a andar, pero que por diferentes circunstancias ahora han decidido o acelerar su crecimiento o consolidarlo. Siguen caminos diferentes y su propuesta de valor es distinta.

En una cosa coinciden, su planteamiento suficientemente madurado y bien ejecutado, podría ser disruptivo en la industria de los servicios profesionales de marketing interactivo.

En tiempos de google-dependencia (lo siento, soy un pesado), long tail, etc… poder lanzar al mercado una innovación o planteamiento revolucionario que pudiera transformar perceptiblemente las demandas y necesidades del mercado dominante, poniendo en un aprieto a gran parte de los competidores… Sorprende, y para que vamos a engañarnos, seduce.

Eso, en una industria de los servicios profesionales de marketing (agencias de publicidad incluidas), muchas veces etérea, tan a menudo endiosada, con su ambiente cool y sus premios, me temo que lo vería como una invasión de alienígenas o tranformers. ¿Cundiría el pánico?

Tengo la impresión que en un futuro muy próximo la industria publicitaria o funciona bajo el dictado del performance o simplemente no será. Más teniendo en cuenta con el aparente cambio de ciclo económico y los inmediatos recortes de presupuesto. Veo peligrar los microsites, el folleto, la cuña de radio y el spot en la tele…

Hay una nueva generación de empresarios y profesionales que aprieta bajo el grito de guerra de “vender o ayudar a vender”. Algunos dirán que “eso” (variabilizar la remuneración) ya se ha intentado anteriormente. Cierto. Sin embargo nunca antes habían coincidido las condiciones para la tormenta perfecta.

¿Habrá alguien capaz algún día de encontrar la combinación de técnica y tecnología con la que atreverse a ser remunerado por su cliente (el anunciante) casi exclusivamente a base de variable? Pongamos por ejemplo ¿sobre ventas alcanzadas o sobre leads generados?… sin perder el alma en el empeño, o sea haciendo una gran negocio.

¿Lo verán nuestros ojos? Sospecho que sí. Pronto.

Post relacionados:

  • No Related Posts

2 comentarios

  1. Estoy de acuerdo, pero me temo que me puede el pesimismo. En el mejor de los casos quien habla de performance en marketing no sabe entrar al detalle de cómo hacerlo. Me refiero a las agencias, porque los clientes aunque no sepan cómo hacerlo tienen claro que es lo que quieren, lo que necesitan, lo que les piden.

    La típica situación de agencia es no fijar unos objetivos de partida, echar a nadar y ver los resultados. Casi siempre por debajo de las expectativas del cliente, que aunque no las puso sobre la mesa las tenía.

    Para mi un modelo a seguir es la gente de Future Now y su Persuasion Architecture, ¿Qué opinas?

  2. efectivamente Javier, el modelo a seguir son los FutureNow, también los Fry, Adaptative Path, Lunametrics…

    Creo sinceramente que hay que orientar el discurso hacia «optimizar la conversión» y las agencias interactivas -por regla general- están muy lejos. También la necesidad de integrar canales, etc… uff! hay mucho por hacer 😉

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.