Llevar teléfono móvil es falta leve

Durante la tarde del domingo nos dedicamos a la agradable tarea de llevar a mi hija y a mi hijo a sus respectivos destinos de colonias estivales.

Escribo este post no pensando en estas dos próximas semanas “sin niños”, si no acerca de un anécdota intrascendente.

Mientras desembarcábamos a nuestra respectiva prole en cada uno de sus destinos, se nos entregó a los respectivos padres el “Reglamento de régimen interno de los participantes”.

En él se especifica muy claramente (en negrita y en una fuente de mínimo 18) que llevar teléfono móvil se considera falta leve. De hecho es una falta cuya gravedad se equipara a supuestos del estilo de “a no respetar el descanso del resto”, “no mantener en orden la habitación”, o “no desarrollar las tareas asignadas por los monitores”…

Si viviéramos en Finlandia o especialmente en Japón, no sé se podría prohibir “llevar” el móvil.

Aunque admito que en un momento en que casi la mitad de la humanidad usa móvil, o dónde la salida al mercado del iPhone levanta pasiones y casi fanatismo, quizás sea recomendable y muy sensato un poco de sosiego y desconexión durante unos días.

Entiendo y cumplo la prohibición de no hablar por el móvil mientras conduzco, o cuando estoy en un avión no enciendo el móvil hasta que no autorizan a ello,…. Eso lo entiendo porque hay un riesgo real. Por eso reconozco que me sentiría más cómodo si en lugar de “prohibir llevarlo”, se restringiera su uso o se marcaran unas normas de uso.

El resto ya es responsabilidad de cada uno y de su supuesto saber estar. Hace pocos días tuve que exigir –lamentablemente- a un asistente a una importante reunión que apagara o silenciara su teléfono móvil. Era la segunda vez que interrumpía la sesión.

Ojalá fuéramos capaces de educar mejor –al menos en esto- a nuestros hijos. Y tal vez, aplicarnos el cuento a nosotros mismos. Quizás entonces deje de prohibirse “llevar” el móvil. O quizás pase a ser falta grave…

Post relacionados:

  • No Related Posts

Un comentario

  1. Hombre, yo también creo que (nos) falta educación en lo que se refiere a su uso, pero no sé si lo de prohibir o no su tenencia es lo mejor (y si no, que se lo digan a más de un estudiante del verano pasado, si no recuerdo mal, que se «despistaron» y pudieron ser rescatados gracias a su comunicación por móvil, eso sí, después de una bonita y fría al noche al raso).
    De todas formas, antes que prohibir su tenencia, por qué no se plantean cortar las fuentes de suministro? Quizás «requisar» temporalmente las baterías y/o los cargadores? Aunque claro, no todos tienen el iPhone, que parece que dura menos que la selección española de futbol en un mundial.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.