Si quieres mi voto, aquí están mis condiciones

La temperatura política aumenta. Todavía no estamos en campaña electoral, pero la maquinaria de propaganda de los partidos, funciona a pleno rendimiento. En verdad, pocas veces aflojan. Personalmente me gustaría ahorrarme el vía crucis de las campañas electorales, repeticiones cansinas, con pocas novedades y menos credibilidad cada año que pasa. Por eso me gustaría establecer una lista de condiciones higiénicas, de obligado cumplimiento. Un filtro que permitiera ahorrarme el ruido del charlatán/a de turno y

seguir leyendo

Meritocracia y privilegiar el talento

Diversos episodios de los últimos años refuerzan la sensación que vivimos en una sociedad demasiado influenciada por el nepotismo y no sólo en la esfera pública. Acontecimientos como los sucedidos el 29S me hacen pensar en la necesidad de recuperar el compromiso con esa meritocracia, un poco producto de la mitología norteamericana, donde un vendedor de hot-dogs puede ser el futuro propietario de una multinacional. Para algunos es un artefacto ideológico conservador, para otros es

seguir leyendo

España también tiene un problema de reputación de marca

Vía LaVanguardia (‘el Wall Street Journal se ceba con la sangría económica española’) me llega este duro video elaborado por el WSJ. Define a España como la ‘Lehman Brothers de Europa’. Pone el dedo en la llaga en los problemas estructurales de nuestra economía. El galopante desempleo, los excesos de la construcción, la cultura de la subvención, incluso no van desencaminados cuando ponen a los ‘toros’ o el ‘fútbol’ como algunas de “nuestras” prioridades. Que abusen

seguir leyendo

Un país sin liderazgo con ciudadanos de primera y de segunda

Vivo en un país en el que puedes tirar piedras contra la policía, en pleno Paseo de Gracia, y largarte de rositas. O puedes desahogar tu mala leche -o simplemente tu imbecilidad- rompiendo mobiliario urbano, sin problema alguno. O asaltar comercios con total impunidad. O impedir a las buenas o las malas, que el que quiere trabajar, trabaje. Es el mismo país en el que la Agencia Tributaria te acusa, saltándose aquello de la presunción

seguir leyendo