El negocio digital con nuestra memoria de pez

Nos habían prometido el infinito con Internet, pero en realidad somos como peces, encerrados en la pecera de nuestras pantallas. Los neuropsicólogos confirmaban la reducción de nuestra capacidad de concentración de esta generación en 9 segundos. No obstante, sabemos que cinco segundos después de un impacto, este empieza a no interesarnos. Hace veinte años hacíamos zapping sin parar. Desde entonces, la cantidad de información a la que estamos sometidos a diario ha aumentado exponencialmente. Como resultado, nuestro

seguir leyendo