Sueldos por las nubes, precios por los suelos

Escribía hace unos pocos meses un post sobre Tarifas de risa para proyectos serios. Comentaba que uno de los aspectos más negativos en mi vuelta al lado digital, era que el mercado continuaba presionando proyectos con precios por debajo de su coste real.

Hoy sigo mostrando idéntica sorpresa y preocupación. No acabo de acostumbrarme. Con todo, lo peor no es eso. Lo casi escalofriante es la inflación salarial que se está produciendo.

Profesionales con perfiles medios, que reciben día sí y día también, ofertas desproporcionadas a la posición, responsabilidad y experiencia del interesado. No se trata de hechos aislados. Digamos que se trata más bien de una situación estructural, más que coyuntural.

¿Razones? Es un mercado que crece. Muchas compañías crean nuevos departamentos o los dimensionan. Las compañías de servicios como nosotros, incrementamos plantilla. Los que no estaban, intentan entrar al precio que sea… Todo esto unido a un déficit clarísimo de talento y formación. Hay poca oferta de formación especializada, y de nivel todavía menos.

Empieza a recodarme a aquellos episodios pasados de locura.com. Tampoco no soy demasiado optimista respecto al futuro inmediato. Con el IPC desbocado, los presagios no invitan al optimismo. De hecho no creo que ni una -no deseada- desacelaración pueda hacer cambiar el panorama. Los buenos profesionales son muy apreciados, y aún más en tiempos difíciles.

Puede que mis palabras cosechen rechazo entre aquellos que disfrutan (y ganan) especulando con su sueldo. Están en su derecho, pero con el tiempo aprendes que fichar a alguien sólo por dinero, es un error. Al final se vuelve en tu contra.

En cambio me parece bien y lógico, competir para atraer talento. No es una contradicción, porque eso forma parte del negocio en si mismo. Tienen que ganar los mejores. Esta es una actividad de talento, es eso lo que marca la diferencia. Quien consigue atraerlo, motivarlo y retenerlo, gana.

Pero estaría bien que no inflacionáramos artificialmente los sueldos. Podría entenderlo para fichar una posición concreta y “estratégica”… pero ¿qué sentido tiene cuando sucede incluso con los juniors?

¿De verdad que es esta la industria que deseamos?

Post relacionados:

  • No Related Posts

3 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, Albert. Sigo pensando que los precios de lo «digital» no están de acorde con lo «físico». En nuestro caso concreto, desarrollamos programación de alto nivel flash, pero ciertos clientes siguen apretando hasta límites incluso de abandono de proyectos… en fin, seguiremos leyendo tu valiosa experiencia.

  2. gracias Sergi

    Pintar esa «línea» en el presupuesto de los clientes ya es un éxito, para uno mismo y para la industria…

  3. Difícil tema, pero creo que los salarios medios han estado adormecidos demasiado tiempo en este país, no así la inflación, lo que ha supuesto una pérdida de poder adquisitivo que no encaja bien con un país teñoricamente en crecimiento, así que ya era hora de que subieran de nuevo.

    La clave es pagar a cada uno lo que vale, en ambos sentidos (es decir mantener una escala salarial suficientemente empinada y acorde con el valor real de cada uno para la empresa), lo cual además es un incentivo para el trabajador que comienza cobrando poco y sabiendo que cobrará más si demuestra ese valor o mejora como profesional… Y sobre todo, como dices, que los clientes lleguen a comprender el valor del trabajo, cosa más difícil y dolorosa en este sector en el que és tan difícil de explicar lo que cuesta hacer cada cosa, y que tan facil parece a veces lo difícil.

    Pero a pesar de ello en líneas generales tiendo a creer que la tendencia irá poco a poco hacia subir algunos salarios (no todos, en eso estoy de acuerdo) y hacia hacer pagar las cosas lo que valen. Si realmente suben los costes para todas las empresas, finalmente los clientes tendrán que asumir que tienen que ejegir entre pagar más o contratar a empresas que ofrezcan baja calidad, y afortunadamente quiero pensar que aún hay clientes que reconocen y valoran la calidad.

    Creo por otro lado que si realmente como dices hay un desequilibrio o una exageración en salarios, especialmente en los puestos no muy cualificados, el mercado lo regulará. Creo que en los próximos meses veremos una buena regulación por efecto del tsunami crediticio-inmobiliario mundial. A nosotros, a este sector, nos tocará como «daños colaterales», pero creo que también. Más gente en la calle + más empresas con miedo a gastar = salarios más bajos. Tengo más de un amigo que ya me ha dicho que deja el sector del ladrillo para volver al digital (y eso que no son bienes sustitutivos, precisamente). Me atrevo a augurar que las ofertas en Infojobs se van a llenar de candidatos de nuevo en menos tiempo del que nos pensamos. Si sucede será bueno para las empresas, no tan bueno para algunos asalariados. Aunque creo que unos y otros, los «digitales» estamos, por esta vez, en el único barco que no tiene una vía de agua en el casco, lo cual es claramente más comodo si hay que capear un temporal.

    Ax

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.