En un mundo en constante aceleración e incertidumbre, el desarrollo personal y profesional se ha vuelto un desafío cada vez mayor. Las disrupciones tecnológicas, los cambios en los modelos de negocio y las fluctuaciones económicas exigen una capacidad de adaptación sin precedentes. En este contexto dinámico, la mentoría emerge como una herramienta poderosa para navegar los obstáculos y aprovechar las oportunidades.

La tesis principal del libro Mentorship Unlocked: The Science and Art of Setting Yourself Up for Success de Janice Omadeke es que la mentoría es una herramienta crucial para el éxito personal y profesional. El libro ofrece una guía práctica e inspiradora sobre cómo encontrar un mentor calificado, cómo hacer que la relación de mentoría funcione y cómo convertirse en un buen mentor.

Omadeke explora la importancia de la mentoría en el desarrollo de la confianza en la carrera, proporcionando estrategias y técnicas basadas en ejemplos de la vida real y datos contemporáneos sobre la mentoría. La autora destaca que la mentoría no solo ayuda a alcanzar metas profesionales, sino que también fomenta el crecimiento personal y la autoconciencia, adaptándose a las complejidades del entorno laboral actual.

En un mundo en rápida evolución, donde las trayectorias profesionales son cada vez más fluidas y no lineales, la mentoría se convierte en un ancla esencial. Al cultivar relaciones de mentoría significativas, los individuos pueden acceder a una fuente invaluable de sabiduría, orientación y apoyo. Estas conexiones especiales permiten navegar los desafíos, aprovechar las oportunidades emergentes y mantenerse enfocados en el crecimiento continuo, tanto a nivel profesional como personal.

Mentorship & Workplace Equity Takes Work | Janice Omadeke | TEDxGraceStreetWomen

La mentoría: un camino hacia el crecimiento profesional

La mentoría es una relación colaborativa y poderosa que fomenta el crecimiento personal y profesional. Involucra a un mentor, una persona experimentada que comparte su conocimiento y orientación con un mentorizado, alguien que busca aprender y avanzar en su carrera. El rol del mentor es proporcionar apoyo, desafiar al mentorizado, ofrecer retroalimentación y facilitar la autorreflexión, todo mientras permite que el mentorizado se mantenga fiel a su identidad.

Los beneficios de la mentoría están bien documentados. Los estudios muestran que el 25% de los empleados mentorizados experimentan aumentos salariales, en comparación con solo el 5% de aquellos sin mentores. Los mentorizados también tienen cinco veces más probabilidades de recibir promociones. Además, el 89% de los mentorizados se convierten en mentores, perpetuando un ciclo de intercambio de conocimientos y empoderamiento.

La mentoría no es simplemente un intercambio transaccional; es una experiencia transformadora que construye confianza y crea conexiones duraderas. En un estudio, el 97% de los mentores y mentorizados expresaron comentarios positivos sobre sus relaciones de mentoría, y el 87% de los mentorizados reportaron un aumento en su autoconfianza.

En su esencia, la mentoría es un espacio seguro para la vulnerabilidad, construido sobre una base de empatía. Es una herramienta para desarrollar habilidades, obtener conocimientos de la industria y ampliar redes profesionales. Es un proceso de aprendizaje continuo, donde tanto el mentor como el mentorizado aprenden el uno del otro.

Sin embargo, la mentoría no es una solución rápida ni única para todos. Requiere dedicación y un enfoque personalizado, ya que diferentes mentores y mentorizados tendrán necesidades y objetivos variados. La mentoría no sustituye la responsabilidad individual; el mentorizado sigue siendo responsable de sus decisiones y acciones. Tampoco es un boleto garantizado al éxito inmediato, sino un viaje que demanda perseverancia a lo largo del tiempo.

La mentoría puede tomar varias formas, cada una con sus propias dinámicas únicas.

Primero, tenemos la mentoría entre pares. Esta es una relación colaborativa entre individuos en etapas de carrera similares. Esto contrasta con la mentoría tradicional, donde un mentor senior y experimentado guía a un empleado junior. También podemos tener la mentoría inversa, donde una persona en las primeras etapas de su carrera mentoriza a una persona más experimentada, a menudo para compartir conocimientos sobre tecnologías emergentes o tendencias. Y finalmente, está la mentoría grupal, donde múltiples individuos se apoyan mutuamente para alcanzar objetivos comunes, como un grupo de trabajo profesional para mujeres en el lugar de trabajo.

Los mentores efectivos entienden sus roles y responsabilidades. Proporcionan orientación, desafían a sus mentorizados, ofrecen retroalimentación, fomentan la autorreflexión, establecen metas y crean planes de acción. Los mentores no solo imparten conocimientos; empoderan a los mentorizados para descubrir su propio potencial.

A lo largo de tu carrera, es útil cultivar una red diversa de mentores, cada uno con un propósito único. Hay cinco tipos diferentes de mentores:

  1. Mentor interno de la empresa: Este mentor entiende el funcionamiento interno de tu organización, navega por la política de la oficina y comparte conocimientos sobre estructuras y procesos organizacionales.
  2. Maestro de habilidades: Este mentor tiene experiencia en una habilidad específica, como hablar en público o gestión de proyectos, y puede ayudarte a desarrollar esa habilidad.
  3. Mentor enfocado en el dinero: Este mentor asiste con negociaciones salariales y estrategias para promociones.
  4. Mentor de la industria: Con un profundo conocimiento de tu industria, proporciona valiosos conocimientos sobre tendencias, desafíos y oportunidades.
  5. Mentor de redes: Te ayuda a expandir y nutrir tus conexiones profesionales.

Ahora, depende de ti determinar qué tipo de mentor necesitarás en diferentes etapas de tu carrera. Y una vez que hayas encontrado a la persona adecuada, necesitarás convencerla de unirse a tu camino.

Asegura una mentoría con una narrativa convincente

Una vez que hayas identificado a un posible mentor, asegurar su mentoría requiere crear una narrativa sobre ti y tus aspiraciones que resuene con él. Se trata de elaborar una presentación breve y atractiva que capture tu historia única y tus metas futuras. Los mentores potenciales suelen tener poco tiempo, por lo que ser conciso y claro es crucial.

Tu presentación debe ser una historia sobre quién eres, impregnada de tu personalidad y presentada sin expectativas. No tiene que ser seca o sin humor; deja que tu autenticidad brille.

Elaborar una presentación convincente implica tres pasos clave:

  1. Comprender la importancia: Los principales CEOs y fundadores han dominado el arte de describir brevemente sus ofertas comerciales y adaptar su mensaje a su audiencia, reconociendo que es la mejor manera de hacer conexiones clave. Tú necesitas hacer lo mismo.
  2. Aceptar tus logros: No minimices tus éxitos. Las mujeres y los grupos subrepresentados, en particular, tienden a evitar «presumir», socavando así su éxito. Para que los mentores potenciales comprendan tu potencial y capacidades, necesitas delinear claramente lo que has hecho y lo que puedes hacer.
  3. Personalizar tu presentación: Crea múltiples versiones: una informal y potencialmente humorística, otra más corporativa y pulida, y una adecuada para la comunicación escrita.

Tu presentación debe incluir una breve introducción sobre ti, y exponer tus rasgos únicos, es decir, lo que te distingue. También debe incluir algunos de tus intereses y pasatiempos, proporcionando una visión de tu vida fuera del trabajo, así como tus objetivos profesionales y aspiraciones a largo plazo. Evita mencionar información salarial o detenerte en desafíos situacionales actuales; mantén una actitud positiva y enfocada en el futuro. Pero sí incluye detalles sobre tu búsqueda de un mentor, especificando exactamente dónde necesitas uno y cómo imaginas su apoyo.

Cuando tengas tu presentación, es momento de **Jugar con la Longitud**. Ten listas tanto una versión de 30 segundos como una de 15 segundos para adaptarte a diferentes situaciones. Aquí tienes un ejemplo de una presentación de 30 segundos para Taylor, una gerente de marca al inicio de su carrera:

«Soy Taylor, una gerente de marca que se especializa en crear narrativas atractivas que dan vida a las marcas. Lo que me distingue es mi capacidad para descubrir el núcleo auténtico de una marca y traducirlo en historias que resuenan profundamente con las audiencias. Fuera del trabajo, soy una ávida excursionista; no hay nada como salir a la naturaleza para recargar mis baterías creativas. Estoy buscando activamente un mentor en el espacio de la narrativa de marca que me guíe mientras busco llevar mis habilidades al siguiente nivel. A largo plazo, mi objetivo es convertirme en Directora de Marketing y dirigir marcas que no solo promuevan productos, sino que inicien movimientos. Valoraría la oportunidad de aprender de alguien con una profunda experiencia en esta área.»

Esta presentación cubre de manera sucinta el trasfondo profesional de Taylor, sus fortalezas únicas, intereses personales, deseo de un mentor y aspiraciones profesionales a largo plazo relacionadas con la narrativa de marca. La mención casual del senderismo añade un toque personal. Al aceptar logros, personalizar el mensaje y mantenerlo conciso, esta presentación busca capturar de manera convincente quién es Taylor como profesional e individuo.

Ahora aquí está la versión de 15 segundos:

«Soy Taylor, una gerente de marca que da vida a las narrativas. Descubro la autenticidad de la marca y creo historias resonantes. Busco un mentor en narrativa de marca para guiarme hacia mi objetivo de iniciar movimientos como Directora de Marketing.»

Esta versión ultra concisa de 15 segundos toca los puntos clave: el trasfondo de Taylor en la narrativa de marca, su habilidad única para descubrir narrativas auténticas, su deseo de un mentor en este espacio y su aspiración a largo plazo de ser Directora de Marketing e iniciar movimientos de marca. Logra un gran impacto en solo unas pocas frases concisas.

Cómo solicitar una mentoría de manera efectiva

Cuando has identificado a un potencial mentor con el que te gustaría trabajar, el siguiente paso es extender una invitación formal. Aunque algunas relaciones de mentoría evolucionan de manera orgánica, un enfoque directo suele ser la mejor manera de iniciar esta relación. Hacer la solicitud puede ser el aspecto más desafiante de este proceso, pero al enmarcar tu invitación de manera genuina, profesional y respetuosa, el proceso puede ser fluido, independientemente del resultado.

Inicia la conversación con un correo electrónico, invitando a tu posible mentor a una reunión donde puedan discutir la posibilidad de una relación de mentoría. Antes de redactar el correo, considera qué te atrae de esta persona como mentor: ¿sus habilidades, trayectoria o conexiones? Y reflexiona sobre por qué quieres trabajar con ellos: ¿es por su conexión amistosa, antecedentes compartidos o intereses comunes? Trata de transmitir estos elementos en el correo.

Si tu posible mentor acepta reunirse, necesitarás estructurar bien el encuentro. La primera parte implicará explicar por qué quieres que sea tu mentor. Los mentores son más propensos a invertir su tiempo en alguien que valora sus cualidades únicas y no los trata como un medio para un fin. Sé específico sobre por qué lo admiras.

Luego, en la reunión, necesitarás definir claramente tus objetivos. ¿Qué metas específicas tienes para esta relación? Clarificar tus objetivos demuestra tu compromiso y determinación, y permite a los posibles mentores evaluar si pueden ayudarte a alcanzar tus metas.

A continuación, aborda el compromiso de tiempo. Sé explícito sobre la duración de la mentoría que deseas y el tiempo que esperas pedirle a tu mentor. El tiempo es una preocupación significativa, especialmente para los mentores, de los cuales el 75% cita el compromiso de tiempo como el mayor factor para determinar si pueden aceptar a un mentorizado.

Es momento de pausar y evaluar el interés y la disponibilidad de tu mentor potencial. Si expresan interés, proporciona un plan estructurado sobre cómo podría progresar tu viaje de mentoría. Considera ofrecer un cronograma de dos a tres meses que describa tus próximas fases y los pasos que planeas tomar en cada una.

Finalmente, asegúrate de que tú y tu posible mentor estén alineados en los detalles. Pregunta cómo le gusta resolver problemas, cómo le gustaría comunicarse contigo, si sus expectativas están alineadas y si tiene algún comentario para ti en esta etapa.

Si tu posible mentor rechaza tu invitación, no te lo tomes de manera personal. Sé comprensivo y positivo, y mantén la puerta abierta para futuras interacciones. Una solicitud bien estructurada y respetuosa aumenta tus posibilidades de iniciar una relación de mentoría enriquecedora.

Cultiva una conexión sólida con tu mentor

Como cualquier relación, el vínculo mentor-mentorizado requiere dedicación y esfuerzo para prosperar. Existen ciertas prácticas que puedes implementar para ayudar a nutrir conexiones positivas con tus mentores.

Asegúrate de involucrar a tu mentor con preguntas reflexivas y abiertas que fomenten una discusión más profunda. Las interrogantes que plantees guiarán vuestras interacciones y crearán valiosas oportunidades de aprendizaje. Evita las preguntas de sí/no que cierran la conversación. En su lugar, formula preguntas que animen a tu mentor a compartir sus experiencias, como «¿Cuál fue un punto de inflexión o desafío clave en su carrera?» o «¿Qué tendencias está siguiendo en nuestra industria y dónde visualiza oportunidades emergentes?».

Evita preguntas inapropiadas que incluyan temas demasiado personales como relaciones, política y religión, o cualquier cosa que pueda incomodar al mentor. Mantén la discusión constructiva y centrada en el ámbito profesional.

Haz que la relación sea recíproca compartiendo tus propias experiencias y ofreciendo asistencia donde tus habilidades lo permitan. Conecta a tu mentor con contactos valiosos en tu red. Combina tus conocimientos y recursos para beneficiarse mutuamente. Una relación unilateral tendrá dificultades para prosperar.

También es importante establecer límites claros para permitir que se desarrolle la confianza y la apertura. Comparte detalles sobre tu crecimiento profesional, los desafíos que enfrentas y los desarrollos de la industria que estás siguiendo. Evita compartir en exceso asuntos personales sensibles o hacer comentarios negativos sobre otros. Mantén las críticas constructivas.

Comprende la evolución de la profundidad de tu conexión. En las primeras etapas, las interacciones pueden ser más formales mientras se conocen. A medida que crece la relación a través de experiencias compartidas, puede volverse más relajada y personal en tono, manteniendo siempre el profesionalismo.

Por supuesto, las mentorías no necesariamente duran indefinidamente. Hay valor en reconocer cuándo la relación ha llegado a su fin. Las señales de que puede ser momento de seguir adelante incluyen una falta de alineación en tus objetivos y la experiencia del mentor, un impacto decreciente donde el consejo del mentor se siente repetitivo o poco útil, o desacuerdos frecuentes o puntos de vista contrastantes. 

Al terminar una relación de mentoría, sé respetuoso y muestra gratitud. Explica por qué sientes que el vínculo ha concluido de manera natural, enfocándote en tu crecimiento. Agradece y mantén las líneas abiertas; aunque ya no sea una mentoría formal, aún pueden ser valiosas adiciones a las redes de cada uno.

Las relaciones de mentoría requieren esfuerzo de ambas partes para cultivar un diálogo abierto y una comprensión mutua. Al involucrarte de manera auténtica, establecer límites y progresar a través de etapas de confianza creciente, puedes obtener inmensos beneficios de estas conexiones especiales.

Post relacionados: