Nadad malditos

No se trata de negar la evidencia de que muchos lo están pasando mal. Las cifras están ahí: paro desbocado, récord de concursos de acreedores… y la previsión que los recortes seguirán aumentando. La inercia en la opinión pública es que “todo empeora”. Las malas noticias (en forma de recortes, cierres, anulaciones) nos rodean y llegan a todos los rincones. Casi nada está a salvo. Todavía quedan algunas torres que parecen inexpugnables. Por el momento

seguir leyendo