La nueva TV Social ¿la última oportunidad?

La TV social es un término emergente de los nuevos medios que se utiliza para designar un conjunto de tecnologías, servicios y prácticas que integran el consumo de televisión (tradicionalmente broadcast) con una interacción con aplicaciones sociales de la Red. El resultado es una experiencia de TV activa y no pasiva.

La TV Social representa una forma avanzada de repensar la televisión como la conocemos. Aprovecha e integra el poder de las redes sociales para crear un nuevo tipo de experiencia de usuario altamente interactiva dirigida, participativa y atractiva.

Si la TV Social transforma el consumo del entretenimiento, también transforma la forma con la que los anunciantes se relacionan con sus clientes. Se trata de una excelente oportunidad de marketing para construir relaciones basadas no en la interrupción y o en un cálculo probabilístico, sino basado en afinidad, la participación y el intercambio. Me refiero a una experiencia basada en los verdaderos intereses y necesidades del usuario, que sin romper con su intimidad personal, permitan ampliar, compartir y contribuir a ensanchar un enorme océano de información y entretenimiento, filtrado con lo más ajustado al perfil del usuario.

Contrariamente a lo que muchos preveían, Internet más que canibalizar la televisión, se han aliado y unido sus fuerzas. Es la tormenta perfecta, la famosa convergencia está ocurriendo y un enorme universo transmediático está surgiendo con fuerza. Los usuarios consumen el audiovisual con diferentes pantallas, simultáneamente (Tele + dispositivo móvil), de forma síncrona (p.e. mezclando programa en directo con tuits, haciendo checkins,..) o asíncrona (haciendo recomendaciones de una película o una serie de tv).

Estamos ante la emergencia de nuevos servicios y aplicaciones, muchos de los cuáles están naciendo (Qvemos, Series.ly) o pocos meses de vida (Miso, GetGlue, ClickerMytvshows,.). Puede que incluso los nuevos dominadores sean pequeños startups que actualmente pasan absolutamente desapercibidos.

La TV social no acabará con la TV tradicional, pero no ver las diferencias entre una hora de exposición de broadcast y otra de 24/7, la escala nacional versus la escala global, etc. es estar ciego. Es la oportunidad de la industria audiovisual para ampliar su territorio de juego y debería ser el momento para dejar de agarrarse al clavo ardiendo.

La TV social no entiende de fronteras, ni de exclusivas. Desborda la cadena de valor tradicional y cuestiona seriamente su modelo de negocio. Eso crea pánico, pero a cambio ofrece inmensas posibilidades de consumo y transforma -sin duda- la promoción de los productos audiovisuales (series de tv, películas, programas de tv, live,…).

Quien se quede esperando a que la industria audiovisual (tradicional) mueva pieza, que se arme de paciencia. Quienes todavía sigan con la esperanza de ganar en el ministerio, los despachos de abogados o en los juzgados, lo que son incapaces de ganar en la arena digital, es que no han entendido nada. Los consumidores, los ciudadanos conectados, ya están en movimiento. Cada vez están más alejados de la TV broadcast y de los entornos cerrados, ellos nos esperan.

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en Industria audiovisual, internet TV, Social TV, TV Social y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La nueva TV Social ¿la última oportunidad?

  1. Personalmente creo que, más que última oportunidad, es cuando ahora se están sentando las bases de lo que puede llegar a ser.

    La gente todavía sigue sin tener claras las especificaciones técnicas de las nuevas hordas de televisores que cambian cada 2×3, llevamos 5 años en los que se ha pasado de TV de LCD o Plasma a las LED, las «reglas» para el HD Ready y Full HD cambiando constantemente, TDT, TDT-HD, esperando los canales interactivos que tanto bombo tuvieron con esto de la tele digital, ahora el 3D e internet en la pantallita… La gente está mareada y saturada.

    Lo que debe hacer la industria es parar. Y en seco.
    Ya basta de sacar, sacar y sacar. El único producto de calidad que he visto hasta ahora en TV es la gama Bravia (en cuanto a todo lo que he comentado) -lo cual ya no hablamos de precios populares- por el simple hecho de que por lo menos, unifica interfaz y el usuario no se pierde, a parte de ser estéticamente decente y un funcionamiento excelente… Pero he llegado a ver las de Samsung y LG y, POR EL AMOR DE DIOS… ¿Qué filtros de calidad pasan? Se está invirtiendo el dinero en quemar al cliente con novedades cada 2×3 sin fundamento, como más features y más pulgadas, pero no en servicio.

    El día en que los fabricantes paren, reflexionen y mejoren lo que tienen ahora mismo, podrán empezar a estar al día de lo que hay. Quieren ir más adelante y ni ellos están dando la talla ni la gente responde como debiera. Hace falta una pausa para que vean los fallos garrafales que están cometiendo y que puedan pensar bien en integrar algo que funcione, no meterlo todo con calzador para después tener fallos como catedrales y engendros visuales que dañan cualquier retina.

  2. Angel,

    Tienes razón, los fabricantes van a la suya. Nos colocaron el engendro obsoleto de la TDT y ahora se están sacando de la manga otros inventos para intentar animar la demanda. Me temo que no sólo no pararán, si no que acelerarán…. no sé si como pollos descabezados.

    Lo que veo imparable es el matrimonio de la tele e internet. No obstante, dependerá quien gane la batalla. Lo mejor para el usuario no siempre coincide con los intereses de la industria. Con lo sencillo que es conectar la tele a internet, por ahí ya están pergeñando el estándar Hbbtv (que integra internet dentro de la señal de broadcast) y -oh! qué sorpresa- no hay muchos televisores a la venta que cumplan ese estándar…

    La historia se repite, aunque confiemos que algún outsider decida empujar en la misma dirección que los consumidores porque, efectivamente, estamos hasta el gorro de comprar hierro.

  3. Arturo Vega dijo:

    Está claro que tanto la televisión y los contenidos audiovisuales como el entorno web tal y como lo conocíamos hasta ahora se están acabando. La llegada de las redes sociales y la convergencia de nuevas tecnologías online están multiplicando las posibilidades de los usuarios por mil, y eso es una oportunidad enorme para las empresas que trabajan en estos ámbitos. Por mi experiencia puedo decir que en España no estamos a la altura de ese cambio, y es una pena porque los pocos casos de innovación que conozco están funcionando a las mil maravillas. Por ejemplo el del formato Hipermedia de la Fundación Telefónica (http://bit.ly/ihW9le) y Fraile y Blanco (http://bit.ly/jiZzRw), entre otros cuantos… Un saludo.

  4. navaljavi dijo:

    Está muy bien. ¿Pero que pasara con la tv generalista? Si se fusiona con internet dejara de ser generalista, y si no, morirá?. Es probable que veamos dos tipos de tv 2,3 canales generalistas al uso y el resto reconvertidos en Televisión Web o televisión 2.0 o televisión social. Al final el nombre será lo de menos, lo importante será la transformación, y como se monetizara ésta.
    Yo creo que ese será el gran reto de los nuevos COE de las televisiones, sin lugar a dudas tendrán que tomar decisiones difíciles y complicadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.