Fabricación digital: 10 razones que la impulsan y sus consecuencias

fabricacion digital¿Qué es la fabricación digital?

La aplicación de modelos que han funcionado en el mundo digital o del software, en el ámbito de la fabricación, que puede transformar el mundo industrial. Hay una serie de razones cuya convergencia está cociendo una nueva revolución de dimensiones, aún imprevisibles, con impacto no solo en el nuestro modelo productivo, sino también en nuestro modelo económico.

¿Cuáles son las razones que la impulsan?

Razones tecnológicas:

1.La difusión e implantación de la soluciones cloud y de la informática distribuida. Almacenar, compartir ficheros o software, …

2. Las tecnologías de fabricación de bajo coste: como la impresión 3D, scanners 3D, las cortadoras láser de bajo coste o las máquinas CNC (fresadora o máquina que te permite elaborar piezas mecánicas mediante un diseño previo)

3. La electrónica personalizada: el uso de Arduino (Genuino), RaspBerry, etc. ha abierto el mundo de la electrónica a población no especialista. La mayor demanda de este tipo de electrónica, está provocando la entrada de nuevos jugadores (p.e.Intel) y el abaratamiento y una mejor accesibilidad

4. El crecimiento de Internet de las cosas: cuando incorporamos electrónica a los objetos, también podemos incorporarles conectividad, facilitando la interacción con otros objetos.

Razones sociales:

5. El impulso del Consumo colaborativo Economía colaborativa: como sistema económico en el que se comparten y se intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales.

6. Open hardware: trasladar los principios del open source a un producto físico, con el impulso que supone en términos de innovación, colaboración y aplicación.

7. El crowdfunding en sus diferentes versiones (de recompensa, inversión, préstamo y donación): que permiten financiar las inversiones de proyectos evitando la voracidad o las barreras de entrada de la financiación vía capital riesgo y de la financiación bancaria.

8. Creación de empleo: nunca había sido tan necesario colocar el empleo en el centro de las estrategias económicas y sociales. Con menos barreras de entrada de maquinaria, software, instalaciones o financiación, la fabricación digital crea nuevas oportunidades incluso desde casa.

Razones de consumo:

9. La inmediatez: La digitalización de la vida cotidiana trae consigo un profundo cambio de los hábitos y exigencias de los consumidores . La posibilidad de adquirir productos  de manera inmediata a través de la red (ebooks, música)  está trayendo consigo un gran cambio: los consumidores son cada vez más impacientes. Las tiendas de e-commerce son conscientes  y están dedicando grandes esfuerzos en acortar los plazos de envío.

10. La personalización: los consumidores exigen cada vez más productos y servicios que, mediante la personalización, satisfagan sus deseos específicos y les permitan expresar su propia identidad, extendiéndose a cosas temporales como el estado de ánimo, la localidad o las necesidades puntuales.

La combinación de estas razones tiene unas consecuencias importantes:

  • Reducción de barreras de entrada para emprender negocios de carácter industrial, oportunidad que puede ser aprovechada de emprendedores con iniciativa
  • Genera un excelente caldo de cultivo: el fenómeno maker y el open hardware está teniendo un impacto relevante en la Educación, especialmente en Primaria y Secundaria (robótica con Arduino, lego League etc.). Una nueva generación familiarizada con hardware y software open source, de creadores, productores y consumidores que pueden cambiar radicalmente el futuro a medio plazo.
  • Re-localización industrial: el incremento de los costes de mano de obra asiáticos, la automatización de la producción, la huella de carbono, el deseo de series de producción más cortas o incluso la personalización, son elementos que empiezan a favorecer la reversión en las grandes tendencias el sector productivo como el desplazamiento de los grandes centros de producción hacia Asia (offshoring). El regreso de la producción para estar más cerca del cliente.

El cambio es lento pero imparable. En un futuro, quizás no será necesario ir a comprar una silla a Ikea, porque podremos crearla fácilmente a través de nuestro ordenador y nuestra impresora 3D. Puede que el negocio de Ikea sea (también) de software y/o de la venta de diseños.

La fabricación digital fruto de la combinación, convergencia y retroalimentación de razones y consecuencias probablemente profundizarán el cambio. Probablemente no amenace al sistema macroeconómico actual, pero la fabricación personalizada y el sistema global, están condenados a entenderse. De su combinación nacerá algo diferente y seguramente con más posibilidades para el individuo y para el colectivo.

Compártelo...:

Publicado en Arduino, Fabricación digital, Makers, Raspberry Pi | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿De la digitalización a la ciencia ficción? la Singularidad Tecnológica

360_singularityRaymond Kurzweil en 2005, a través de su “La Singularidad está cerca” dio a conocer su visión sobre los mecanismos que marcarían el progreso tecnológico de la humanidad en las próximas décadas. El libro es altamente recomendable. Una excelente y exhaustiva descripción del estado del arte de la ciencia y la tecnología en el año 2005, mayoritariamente vigente 10 años después.

Kurzweil nos viene a decir que, cuando cualquier campo de la ciencia es informatizada y monitorizada por ordenador, este campo experimenta un crecimiento exponencial. Esto se debe principalmente a la capacidad de cálculo de los ordenadores más allá de la capacidad humana y las facilidades inherentes al sistema informático. Acelerando el crecimiento lineal que venía experimentando la humanidad desde sus orígenes hasta mediados del siglo XX.

Su tesis central, la que llama ‘ley de los rendimientos acelerados’ es que la medida fundamental de la tecnología de la información siguen trayectorias predecibles y exponenciales, desmintiendo la creencia convencional de que no se puede predecir el futuro“. Sorprendentemente, estas tendencias son sin inmutarse por condiciones tales como la guerra o la paz y la prosperidad o la recesión”.

La aplicación en las ciencias de la salud es un buen ejemplo. Hasta hace no demasiado sólo era posible el método de ensayo / error. Ahora podemos monitorizar el genoma humano y ver qué genes son responsables de qué, en tiempo real. Podemos saber si hay algún defecto en genes de organismos menos complejos que el nuestro y podemos reemplazar genes por otros (terapia génica) para potenciar según qué aspectos de la funcionalidad del individuo.

O la misma química computacional, diseñar fármacos mediante cálculos con gran cantidad de procesadores… en ordenadores remotos, accesibles a través del cloud. Algo que he podido entender gracias a MindTheByte (empresa de la que soy consejero). Unas líneas de desarrollo que ya esbozan lo que será la medicina personalizada del futuro.  Por no hablar de la biología computacional, que permite simular ensayos biológicos, todo ello ahorrando enorme cantidad de tiempo y recursos.,. Haciendo posible lo que hace poco más de 10 años hubiera sido imposible sin este crecimiento exponencial que ofrece la computación.

Estos sólo son algunos de los ejemplos aplicados al campo de la salud, pero los avances son ya imparables a todos los niveles. Si Kurzweil tiene razón, el año 2045 la tecnología no estará en nuestra vida diaria, sino que será nuestra vida. Parece pero que aunque nos estemos acercando al final de la Ley de Moore, y a pesar de la imposición de las leyes de la física natural, que ponen un límite al nivel de encogimiento que pueden llegar a los circuitos, este obstáculo podría ser superado gracias a la nanotecnología.

La pregunta es, ¿Qué pasará cuando se alcancen límites de la miniaturización superiores y la computación siga evolucionando? ¿Qué vendrá después?

La ‘singularidad tecnológica’ es una hipótesis que sugiere que la velocidad tan acelerada a la que progresa la tecnología provocará que la inteligencia artificial tarde o temprano exceda la capacidad intelectual de los humanos y por lo tanto el control que tenemos sobre ella. Esto cambiará para siempre la civilización o acabará con ella. Una idea increíblemente interesante y bastante aterradora. La ‘singularidad’, nos debe resultar ligeramente familiar porque es el tema en películas como Terminator o Matrix, que plantean un escenario en el que la civilización ha llegado a un estado en que las máquinas han sobrepasado la inteligencia humana. Hablamos de transhumanismo y posthumanismo.

Estas posibilidades son ahora mismo muy difíciles de comprender y aún más de predecir. Lo cierto es que hay quien ya se ha atrevido a decir que dentro de 20 o 30 años llegaremos a un nivel de súper-inteligencia que permitirá que la ‘singularidad’ suceda en algún momento. Quizá todo ello parezca sacado de un guion de película de ciencia ficción, pero algunos detalles coincidentes con la vida real, dan mucho para pensar.

Kurzweil no es un visionario, ni un escritor de novelas de ciencia ficción. Es un reconocido científico y sus predicciones se basan en datos estadísticos. De hecho, muchas de sus predicciones se han cumplido. Sólo por eso, hay que tener en cuenta lo que dice. Además, desde el año 2012 es el director de ingeniería de Google.

Con motivo de los 10 años de publicación de “La Singularidad está cerca“, el autor ha escrito Celebrating the 10 year anniversary of book the singularity is near que toca alguno de sus temas más controvertidos.

En cualquier caso, el debate está todavía en el plano de las hipótesis y las conjeturas. Tanto los que apoyan y consideran viable la singularidad, como aquellos que lo niegan categóricamente. Aunque es cierto que a Kurzweil hay que reconocerle que además de brillante es persistente. Así en 2010, preparó un informe (“How My Predictions Are Faring“) donde analizaba extensamente cada una de sus 147 predicciones tecnológicas para 2009 de uno de sus anteriores su libro “La Era de las Máquinas Espirituales“, escrito en los 90s  y que fue como conocí a Kurzweil. El citado informe valoraba que:

Hice 147 predicciones para 2009 en ‘La Era de las Máquinas Espirituales, que he escrito en la década de 1990. De ellos, 115 (78%) son totalmente correctos a partir de finales de 2009, y otros 12 (8%) son “esencialmente correcta”. Por tanto, un total de 127 predicciones (86%) son correctas o esencialmente correctas. Otro 17 (12%) son parcialmente correctas, y –sólo- 3 (2%) están equivocadas.

El futuro sigue siendo una hoja en blanco, aunque algunos hace años que escriben el guion. Hay más incógnitas que certezas. Como comentan Albert Cortina y Miquel-Àngel Serra en ¿Humanos o posthumanos?¿Estamos dispuestos a aceptar una especie humana mejorada tecnológicamente a partir de la transformación radical de sus condiciones naturales? ¿Qué papel desempeñan la conciencia, la ética y la democracia para controlar los abusos en este proceso?” El debate será largo.

Compártelo...:

Publicado en Posthumanismo, Singularidad tecnológica, Transhumanismo | Etiquetado , , , | 1 comentario

Bloquear la publicidad: la paradoja digital

Morgan-AdBlockers(Artículo publicado en la  sección ‘Tema del Día’ de ElPeriódico el 17/10/2015)

La presentación del iOS9 hace unas semanas dio mucho que hablar, no tanto por incorporar grandes innovaciones, sino por la posibilidad de instalar un bloqueador de publicidad. Una iniciativa que añade más preocupación a una industria publicitaria digital ya preocupada por el importante incremento del uso de estos bloqueadores.

A nadie le sorprende que las aplicaciones que bloquean la publicidad, estén entre las más descargadas. Es fruto del abuso publicitario sistemático de páginas y servicios online. En el entorno del ordenador ya son molestas, pero en su formato móvil convierten la experiencia de uso en una auténtica tortura. Ralentizan la navegación e incrementan el tiempo y el consumo de megas de tu tarifa de datos. No es molestia, es enfado.

A priori, los bloqueadores de publicidad mejoran la experiencia de uso. Aunque no acaban con el acoso publicitario digital y los efectos secundarios son impredecibles. Está por ver quién gana y quién pierde, ahora y en el futuro.

Problemas inmediatos para soportes o medios. Los ad-blockers no discriminan y bloquean todos los anuncios, sean intrusivos o no. Esto supone empezar a laminar la principal fuente de ingresos de los soportes digitales. Unos negocios que malviven de la explotación publicitaria. Efectivamente, los soportes de contenidos digitales, que disfrutas a diario, pueden tener los días contados. Los contenidos de pago en Internet que sobreviven, son escasos y suponen una ínfima parte del consumo digital.

Entonces ¿Quién sale ganando con los ad-blockers? Un par de pistas.
Los ad-blockers no viven del aire. Su modelo de negocio se alimenta vendiendo su capacidad de bloqueo a usuarios y también de su capacidad de no bloqueo, al mejor postor. Es decir, si eres un anunciante, pasas por caja, entras en su lista blanca de soportes y formatos, y su tecnología hace seas inmune al bloqueo publicitario.

Hay más. Está el entorno Apple. Su bloqueador sólo funciona en Safari (, no en otras aplicaciones. Al mismo tiempo que salen adblockers para iOS, Apple promociona servicios en su App Store cuya publicidad no se puede bloquear. Nada es casual.

¿Y qué hay de los grandes gigantes digitales como Facebook, Twitter o el omnipresente Google? Con crecimiento de internet vía dispositivos móviles, el acceso a sus servicios se realiza a través de aplicaciones propietarias. Evidentemente, los adblockers no funcionan en estas aplicaciones, por lo que su modelo de explotación publicitario no solo está fuera de peligro, sino que está en pleno auge.

En el paraíso de internet, cuando algo sale gratis, significa que el producto eres tú. Porque consumes publicidad y/o porque tus datos son explotados. Por tanto, lo gratis sale caro en términos de privacidad y monitorización excesiva.

La paradoja de los ad-blockers es que tenían que ser beneficiosos para el usuario, pero en realidad lo acabarán perjudicando. Menos pluralidad de contenidos y servicios al eliminar la fuente de ingresos publicitaria de muchos medios y soportes. Y por supuesto, más poder para los grandes monopolios digitales que concentran la mayoría de los usuarios. Como dice Jaron Lanier, uno de los pensadores más influyentes sobre el mundo digital: “Se olvida con mucha facilidad que ‘gratis’ significa inevitablemente que otra persona decidirá cómo vivimos“.

Quizás por eso, prefiero evitar la publicidad pagando directamente por los servicios y contenidos que consumo.

Compártelo...:

Publicado en adblockers, privacidad, publicidad digital | Etiquetado , , | 2 comentarios

Algoritmos de marketing: riesgos y humanización

The-Friendship-Algorithm-the-big-bang-theory-3760350-1280-720Estamos rodeados por algoritmos. Nuestra existencia sería muy distinta sin ellos (‘Algoritmos para dominar el mundo’).

“Los algoritmos son un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas (“si-entonces”), ordenadas y finitas que permite realizar una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba realizar dicha actividad”.

Desde el punto de vista de marketing, son especialmente útiles para aquellos que tratan de ajustar un producto o servicio a un usuario. Deciden lo que se publica en nuestro muro de Facebook, las recomendaciones de Amazon, hacen más divertido un videojuego, las compañías de seguros disminuyen sus riesgos o se afina el resultado de las búsquedas de Google. Los algoritmos controlan gran parte de lo que vemos en internet y esa influencia va claramente a más. En este sentido, el futuro es un poco siniestro. La sutil diferencia con el futuro orwelliano y la omnipresencia algorítmica es que ese poder está repartido… en muy pocas manos.

Estamos tan acostumbrados a convivir con ellos, que cada vez somos menos conscientes que interactuamos con un algoritmo. Y como la mayoría de cosas en esta vida, y especialmente las que están relacionadas con la tecnología, pueden utilizarse para cosas buenas… y para cosas no tan buenas. En los últimos tiempos, por ejemplo, hay un debate importante sobre los algoritmos que permiten fijar precios, una práctica ilegal y condenada en buena parte del mundo (‘Bots la conspiración para fijar el precio de las cosas su algoritmo queda declarado culpable’)

Su aplicación en la fijación de precios no es la única aplicación polémica (los algoritmos discriminan) ni peligrosa. Por eso ya hay quien advierte de los riesgos de algoritmos en marketing (The perils of algorithm based marketing).

El futuro es obstinado y la algorítmica no solo se formula en el proceso de la venta, también en el proceso creativo (‘In ten years time your agency will be an algorithm’). La tendencia apunta que de un enfoque basado en ‘sentimientos’ vamos hacia un enfoque en ‘tecnología y análisis de datos’. El debate sobre el papel de los algoritmos en el marketing viene de lejos. En principio, la creatividad y la ciencia no son mutuamente excluyentes, aunque provocarán una gran metamorfosis.

Es cierto que los algoritmos ayudan a las marcas a utilizar el conocimiento específico del cliente (datos demográficos, comportamiento anterior, etc.) para elaborar ofertas personalizadas y entregarlas, a menudo en tiempo real. Ayudan a las empresas realizar un seguimiento de clientes, venta cruzada, promoción de productos, etc. Los bancos utilizan algoritmos para sugerir nuevos productos a los clientes, las tiendas online los usan para establecer y modificar precios. Las empresas de medios de comunicación dependen de ellos para recomendar y ofrecer contenido y anuncios. Pero no todo es fantástico y maravilloso. Hay riesgos importantes, tal y como señala Utpal Dholakia en The perils of algorithm based marketing:

  1. Algoritmos no son lo suficientemente sensibles al contexto. El contexto es fundamental y siempre es cambiante. Algo difícilmente alcanzable para unos algoritmos que usan un número limitado de variables.
  2. Generan sospecha. Cuando los clientes sienten que la marca sabe demasiado acerca de ellos, crece el temor hacia los límites de la privacidad o la monitorización excesiva.
  3. Animan a la complacencia. Confiarlo todo a los algoritmos puede llevar a crear una falsa sensación que la marca conoce perfectamente al cliente. Provocando un retrato inexacto y unas estrategias o acciones equivocadas, así como el desperdicio de recursos.
  4. Se limitan las respuestas emocionales de los clientes. Por la naturaleza del “si-entonces”, las reglas implican un cálculo de decisión (“Si usted es 35-45 y acaba de pagar 20% menos que con una hipoteca, entonces usted debe comprar un crédito hipotecario”). Los algoritmos fomentan la toma de decisiones del consumidor analítico. Sin embargo, muchos clientes toman decisiones de manera impulsiva, están motivados por diversión o una necesidad de variedad, y responden con reacciones espontáneas, emocionales.
  5. Pueden minimizar las interacciones improvisadas y espontáneas en las se forjan conexiones fuertes y significativas con las marcas. Con los algoritmos se pueden acabar limitando las oportunidades para desarrollar vínculos emocionales entre usuario y marca.

La solución es una inyección -fuerte y permanente- de dosis de humanidad en las interacciones con los clientes. ¿Cómo? Tal como sugiere Utpal Dholakia:

  • En primer lugar, entender el contexto, adaptando la oferta, mediante la creación de procesos y actividades en las que el vendedor puede reaccionar a un cliente sin el uso de algoritmos. Decisiones que solo alguien conociendo al cliente y en contacto con él, puede tomar.
  • En segundo lugar, la introducción de la imprevisibilidad. La aleatoriedad y la sorpresa en la actividad de marketing rompe los grilletes de algoritmos y contrarresta el aburrimiento del cliente. Un contacto o propuesta inesperada, hacen la marca más auténtica, humana y emocionante. La imprevisibilidad conecta con los clientes que buscan variedad y responden emocionalmente a la marca.
  • En tercer lugar, fomentar la interacción con los seres humanos en los puntos de decisión del cliente y experiencia clave. La empatía, habilidad social clave de presente y futuro, no se puede sustituir con un algoritmo. Por tanto hay que repensar la experiencia de usuario (customer journey), haciendo planteamientos híbridos que combinen interacción humana inteligente y empática, con el apoyo de algoritmos expertos.

Dice Marc Andreessen que “el software se está comiendo el mundo”. Cierto. Y los algoritmos son esenciales en esta softwarización de la economía. Algoritmos como activos claves de la diferenciación y de la posición competitiva de las marcas. Las guerras comerciales se libran en la arena tecnológica, pero la clave será su uso equilibrado y “humano”. No por razones de conciencia, sino por eficacia: mientras la compra siga siendo una decisión humana, seguirá siendo una mezcla racional y emocional.

Compártelo...:

Publicado en algoritmos | Etiquetado , , , | Deja un comentario