Revolución de los indignados: menos perroflautas, más emprendedores y marketing

Hace un par de semanas, paseándome por Plaza Catalunya, comprobaba en qué había degenerado el movimiento de protesta la #acamapadabcn. A los del movimiento de indignados se les había pasado el arroz y ni la desafortunada operación limpieza decretada por Felip Puig insufló suficiente energía a ese conato de revolución.

Creo que hay muchos motivos y razones para que cuaje un movimiento de #indignados, pero no tengo muy claro a favor de qué o de quién. Después de haber convivido con una okupación desmesurada de nuestras plazas, ahora tenemos que soportar columnas de indignados cortando el tráfico, bajo la consigna “Nadie nos representa, únete a nosotros”. ¿Y?

No negaré que hay razones de sobra para la indignación. Me cuesta entender como con 5 millones de parados y un 40% de paro juvenil, no se asaltan sucursales de entidades financieras o se queman autobuses. Supongo que son milagros de la economía sumergida o de estómagos demasiados acomodados. Demasiado lastre para el espejismo inicial, que llevó a algunos expertos y tertulianos, en plena exaltación revolucionaria, a atreverse a conectar el movimiento de los indignados con la “primavera árabe”. Simplemente ridículo.

La obstinación en mantener la ocupación de las plazas ha hecho un flaco favor a la causa. Incomprensiblemente le han rebajado autoridad moral y trascendencia al movimiento de #indignados. De la espontaneidad y simpatías iniciales que este etéreo movimiento había suscitado entre el panorama mediático, hemos pasado a la situación esperpéntica final.

La desesperación social y al hartazgo de una parte muy numerosa de la ciudadanía se merecía un movimiento revolucionario un poco más serio. Ganarse la opinión pública exige algo más que acampar en las plazas. Está bien llamar la atención con eso, pero luego ¿qué?

Algunos confunden argumentos transversales, aptos para la mayoría de la población, con el Libro Rojo de Mao. Esto no es una comuna, por más que insistan los más nostálgicos, o esos nuevos progres informados y sofisticados, iphone en mano. Esta revolución está recalentada, no tiene nada que vender porque no sabe qué vender (el manifiesto de Democracia Real Ya, es delirante).

Con un movimiento asambleario no se conquista la opinión pública. Ese es el primer paso para intentar cambiar las cosas. El comercio justo y el marketing ético no son ideas revolucionarias, no suponen ninguna amenaza para el sistema capitalista, ni para el establishment, pero conectan con la gente y consiguen hacer un mundo algo mejor. Convertir el espacio público en un campamento o cortar las principales calles en hora punta, ni eso.

Vivimos en el año 2011, y aunque la gente no se puede ir de vacaciones, no se muere de hambre. Eso es una limitación. La burbuja revolucionaria se ha pinchado, porque no se puede sustentar con cuatro perroflautas, unos nostálgicos revolucionarios y unos cuantos rebeldes chic, de esos de un tuit, un retuit y alguna foto.

La idea inicial era buena, pero estaba poco madura. Hay potencial de mercado, no hay ninguna duda… pero no había emprendedores, ni un buen plan, ni una buena gestión del proyecto.

No tengo ningún manual del revolucionario, pero diría que en el siglo XXI solo se consiguen buenas causas, conectando con la gente. Y ya sabemos quienes lo saben hacer. A esta revolución le sobran perroflautas, y le faltan emprendedores y marketing.

Compártelo...:

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en Indignados, revolución, Revolución de los indignados, Revolución social y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Revolución de los indignados: menos perroflautas, más emprendedores y marketing

  1. Isabel dijo:

    Me suelen decir que tiendo a “manipular” los argumentos porque siempre lo llevo todo a mi terreno. Será por eso que me encanta cuando otros lo hacen. Completamente de acuerdo en lo que dices de es necesario conectar con la gente, que no es lo mismo que coincidir puntualmente en momentos de exaltación. Lo firmo, especialmente esto:

    “La idea inicial era buena, pero estaba poco madura. Hay potencial de mercado, no hay ninguna duda… pero no había emprendedores, ni un buen plan, ni una buena gestión del proyecto.”

    Aunque, en realidad, es lo que dices al principio, no había ni proyecto.

    Saludos

  2. Jordán dijo:

    Buenas! Artículo compartido, de eso se trata ¿no? A alguien más habré conectado. Pero si me lo permites (y debieras si crees en la democracia de internet), me gustaría comentar tu publicación (con total respeto, por supuesto, al menos el mismo que has usado tu).

    Desde que empezó el movimiento he estado en eso, conspirando y pensando en cómo hacer para darle “soporte”. Tiempo al tiempo acabé concluyendo.

    Emprendedor es toda persona que inicia una actividad con la intención de conseguir unos objetivos. Esos objetivos pueden ser cambiar el mundo o, por lo que veo en tu caso, invertir en bolsa y hacerse rico.

    Me puedo equivocar, pero parece que te debe apretar demasiado la corbata cuando ves perroflautas en vez de jóvenes con iniciativa, emprendedores, que se ponen a hacer carteles originales llenos de creatividad, cánticos, y demás animación socio cultural con el objetivo de que se unan más personas y conseguir hacer un mundo mejor.

    Los emprendedores y marketing de los que hablas supongo que llevan polos Lacoste, y que no les hace falta emprender nada, pues sus papis son banqueros, políticos o empresarios con poder (o que creen tenerlo, jajaja, porque esto se está acabando).

    Yo veo otros emprendedores los cuales se han unido para hacer precisamente eso: organizarse, hablar, debatir, hacer planes y auto-gestionar sus proyectos, iniciativas. Las de ahora, que son las movilizaciones. Las de ahora que son la extensión a los barrios y municipios a más grupos de personas, más asambleas. Las de mañana aun están por llegar, todo se andará. No tenemos miedo y sabemos movernos.

    Los que usáis el término perroflauta hubierais usado el término moracos, negracos o amarillos si los movimientos hubieran sido de inmigrantes.

    Parece en tu artículo que defiendas el movimiento sin defender a quien lo ha iniciado. Por otro lado, pienso que no sabes de que va el movimiento, cuando excluyes, cuando restas en vez de sumar. (“no tengo manual de revolucionario”) Además, da la sensación que te crees saber hacerlo mejor, pues eres emprendedor y entiendes de marketing, como si la revolución estuviera en vuestras manos. De echo, no estarías publicando en tu blog sobre el tema si los jóvenes no se hubieran movido. No, decididamente ni tienes manual de revolucionario ni tienes ni idea de lo que es una revolución, la de las personas.

    Además, mucho currículum, pero con tu artículo me parece que miras al mundo desde arriba, cuando deberías mirar hacia los lados. Porque hay mucha gente anonyma que no se oye (y son emprendedores). La revolución, el cambio social, o el futuro que nos queda por delante, vendrá de lo que seamos capaces de construir entre todos, con el debate.
    Los que han podido adquirir conocimientos que podrían mejorar nuestra sociedad (marketing), deberían ponerlo al servicio de la humanidad con el objetivo de hacer un mundo mejor, y no de vender mejor un producto.
    Los emprendedores deberían pensar en proyectos para el desarrollo comunitario y social, y no en empresas explotadoras de capital humano.

    No sobran perroflautas, ya todo el mundo sabe que sobran banqueros y políticos, y esta revolución ha empezado por ahí, por decirles que no los queremos, ahora esperamos a que se vayan, y si no lo hacen, el tiempo lo hará.

    • Hola Jordan,

      Tienes razón, no soy un revolucionario. Tampoco me “aprieta la corbata”, ni me miro el “mundo desde arriba”. No invierto en bolsa, pero no me importaría ser rico.

      Si crees que mi post es excluyente, seguramente será que me expreso mucho peor de lo que pensaba. Por cierto, ¿en vuestro manual también se considera enemigo a todos aquellos que no piensan, en la forma o en el fondo, como vosotros?

      Esa es otra de las razones por las que “vuestra” revolución no triunfará

      • Jordán dijo:

        Buenas de nuevo,
        Piensa el ladrón que todos son de su condición. En las asambleas se debate, se busca el consenso, y por supuesto, no excluyen las ideas de ninguna persona. Si las marcas políticas.
        Pero es evidente, que si va un tipo a una asamblea y dice que hay que quemar a todos los judíos, o echar a todos los moros o negros, pues las personas, la asamblea, PACÍFICAMENTE le dirán que no están de acuerdo, simplemente porque estarán unidas por un SENTIDO COMÚN, que en definitiva es por lo que estamos indignados, pues vivimos bajo un sistema que no lo usa.

        Y por favor, me parece que estáis un poco cortos de vista todos aquellos que hacéis vuestras opiniones desprestigiando el movimiento. Encima es que os creeis personas informadas y con conocimiento, manda huevos. ¿no os habéis enterado de las revoluciones de Tunez, Egipto, Yemen, Siria…? ¿no habéis visto lo de Islandia? ¿Nadie sabe lo del millón de manifestantes de Atenas de estos últimos días? ¿No véis miles de personas agrupadas en muchas ciudades de España? ¿Nadie ha visto la Puerta del Sol a petar? ¿Y Barcelona después de los palos de los gossos?
        Porque si aun os hacen falta más evidencias de que la cosa está calentita y moviéndose es que estáis cortitos de vista, de verdad. Pero bueno, el 19 de Junio os lo volveremos a enseñar, y no me llevo el tambor porque pesa mucho.
        No es nuestra revolución, es la de las personas que quieran un mundo mejor, simplemente. Ya veo que tu no, que mientras a ti te vayan bien las cosas, y consigas ser rico, a los demás que les den por el culo, ¿verdad? y más si son perroflautas, que son de una casta inferior a la tuya ¿no?
        Gracias por dar la oportunidad de debatirlo. Todos podemos estar equivocados en algún momento, y yo soy el más patoso.
        El caso Albert, que estoy de acuerdo contigo en los aspectos de conexión (es lo que estamos haciendo), de márketing (tb estamos en ello, debatiendo el tema), y de nuevas tecnologías (tb fui a buscar mi modem a redestb en marina, en la prehistoria).
        Internet, y en especial el soft libre (recordemos que el 90% de servidores en internet funcionan con linux), ya son una revolución, la cual ha ayudado a la que actualmente estamos viviendo, gracias a la conexión (como bien dices), entre internautas, gracias a la difusión de información via web y redes sociales.
        Y por cierto, información sin tanta manipulación, porque tela marinera los medios que tenemos, que se fijan más en 3 alterados que en 1000 asentados.
        Repito, gracias por tener la oportunidad de debatirlo.

  3. NGS dijo:

    “Me cuesta entender como con 5 millones de parados y un 40% de paro juvenil, no se asaltan sucursales de entidades financieras o se queman autobuses.” Si esta es tu manera de indignarte, me alegro que te hayas quedado en casa. Por mi parte, doy las gracias a todos los que han acampado día tras día, noche tras noche, que han obtenido visibilidad y relevancia internacional, y quizás también influencia – ya se verá -, en todos los medios – online y offline -, en nombre de todos los indignados que hay, que son muchísimos más!!

    • La wikipedia dice “La hipérbole figura retórica que consiste en una exageración intencionada con el objetivo de plasmar en el interlocutor una idea o una imagen difícil de olvida”.

      Aunque pensándolo bien, quizás no sea muy afortunada la expresión, no vaya a ser que alguien se lo tome al pie de la letra

  4. aitorsat dijo:

    Por un lado “No entiendes cómo no se toman sucursales y se queman autobuses por los 5M de parados y el 40% de paro juvenil” y por otro criticas que se tomen las plazas pacíficamente.
    Para ti sobran “perroflautas” (Dios, cómo odio esa expresión y cómo demuestra que no te has pasado a ver que hay todo tipo de personas en estas movilizaciones) y faltan emprendedores y expertos en marketing tirando cócteles molotov contra autobuses.

    El 15M es un movimiento social, dirigido a la sociedad y el mensaje es muy sencillo, “estamos indignados y cuando seamos suficientes personas indignadas en la calle, esto cambiará!” Ya está bien de exigirles a miles de personas de toda clase, edad y preparación que hagan el trabajo que deberían hacer los políticos. No están en la calle para sacar reformas políticas concretas, ni un programa electoral. Están para decir que esto que tenemos ahora no puede continuar!

    Por cierto, esto te lo escribe uno que es emprendedor y publicista. Es que no sé hacer cócteles molotov ;)

    • Hola Aitor,

      Que me sorprenda algo (la pasividad social), no significa esté a favor de la violencia. ¿Ahora queda claro?

      Sí que me he pasado por algunas de las plazas con acampadas, y aunque seguramente soy menos perspicaz que tú, en ningún momento he dicho que solo hubiera “perroflautas”. Veo que la palabra “perraflauta” es tabú, trataré de no olvidarlo.

      Me alegro que seas emprendedor y publicista, y estarás de acuerdo conmigo, que para cambiar las cosas hay que hacer algo más que acampar y manifestarse. Sirve para llamar la atención, quizás para presionar, poco más. Tengo mis dudas que sólo a base de acumular indignados en la calle, cambie algo.

      Pd. yo tampoco sé hacer cócteles molotov.

  5. jordi dijo:

    Probablemente sea un error decir que un movimiento como el que se ha generado se haya nutrido de “cuatro perroflautas”, pero para mi no es menos acertado pensar que todos los emprendedores que ponen su esfuerzo en tirar adelante un proyecto llevan un “Lacoste” y son hijos de papá. He conocido unos cuantos (por no decir muchos) “revolucionarios” de manual que abanderaban una actitud antisistema hasta que se cansaban de las rastas o papá les ponía el pisito (o pisazo) de turno.

    Dicho esto, tampoco me gustaría caer en el error de generalizar en el asunto, razones las hay y de sobras para la indignación, pero como dice Albert, en el siglo XXI hay que conectar con la gente, y hay que saber hacerlo. Dudo que el camino que está tomando esto sea el modo adecuado para conseguir unos objetivos cada vez más atomizados.

    • Jordi,

      ¿Por qué nadie defiende a los “nostálgicos revolucionarios” y a los “rebeldes chic”?

      De todas, después del lamentable episodio de (algunos) “indignados” impidiendo la entrada de los diputados catalanes delante del Parlament, deslegitima en gran medida sus reivindicaciones. Una pena (sin ironía).

      • aitorsat dijo:

        Como puede deslegitimar que unos capullos le pinten la nuca de rojo a un diputado y la gabardina a otra diputada, o incluso que cien personas se fuesen con cacerolas a molestar al alcalde de Madrid en su casa, que exijamos que la democracia deje de estar dominada por intereses financieros y se preocupe de 5 millones de parados y del 40% de paro juvenil.

        Es que no hay color, por favor!!!

        Esta es la misma protesta que está ocurriendo en Grecia y que se está extendiendo por todo el mundo. Decir que la estupidez de una minoría deslegitima la petición de un mundo más humano es absurdo. Sin ironía 100%

  6. Goio dijo:

    Vaya, pues no entiendo como ha derivado esto en los comentarios. Por un lado hay que apuntar que segun avanzo el dia ha quedado bastante en entredicho el origen de las acciones violentas (ya desde el propio cerco policial que se establecio el dia anterior, antes de que llegaran los manifestantes), por otro hay un planteamiento muy equivocado en todo esto desde el momento en que se pretende hacer presion con una espera paciente. Con esto ultimo no quiero decir que se tenga que empezar a pedradas contra el Estado (en fin, que tambien habria que ver la reaccion del Estado y si el mismo no da pie a ello), mas bien lo escenifico en el contexto que apunta respecto a la falta de marketing. Las movilizaciones empezaron bien, pero a partir de un punto indeterminado los circulos de opinion fueron incapaces de salirse de un terreno (o territorio llamado “acampada”) y se descuido la conexion con el resto de la sociedad.

    El gran problema lo veo en que mayormente todo ese rollito asambleario haya retornado al mundo real con un halo pintoresco. Despues de decadas las nuevas generaciones, esas que durante años tampoco quisieron saber nada de estos asuntos (unas risas la mayoria de huelgas de estudiantes desde los 90), abrazan el trabajo en comun como quien va a un resort en Mexico y señala con el dedo los graciosos ropajes del oriundo contratado para parecer todavia mas oriundo. Ni es practico ni es sano, en esencia ha sido un redescubrimiento de la rueda. Tal vez todo surge como reaccion al falso funcionamiento democratico de los partidos (empieza asi y luego es logico que contagie a la administracion del Estado), pero tampoco es disculpa para que no se ofrezcan soluciones mas inteligentes. Si en las primeras semanas supieron crear iconos, falto que posteriormente supieran evolucionar a los modelos extraidos de la realidad, que los hay a patadas. A estas alturas cada vez que alguien se queja de Los Empresarios (asi expresado, como un ente de El Mal), Dios mata un gatito.

    Los comentarios reflejan la deriva ideologica. Deriva ideologica que viene de la vergüenza o el miedo a reconocer la ideologia. Ahora los foros de izquierda autoconvencida lanzan piedras por haber detras de algunas organizaciones supuestos personajes de derechas, cuando precisamente se suponia que la idea base consistia en controlar a los politicos sin que eso implicara que cada cual dejara de votar a quien le viniera en gana. Aqui ya se termina de plasmar el error conceptual en el que se esta cayendo de manera obsesiva, y que alcanza el delirio cuando no se quiere comprender que el territorio de la acampada esta revolcandose en el mismo error que pretende criticar en los partidos politicos: la creacion de un coto al que parece no interesarle el sufrimiento de quien tiene cerca solo porque no participa activamente. Pretender restar meritos a quienes se afanan por sobrevivir solo por no ir a asambleas y protestas resulta tan ridiculo y lamentable como denigrar a empresas y trabajadores por no tener el carnet de un partido.

    Sigo manteniendo un cierto optimismo respecto a todo esto, pero tambien creo que no se puede seguir adoptando posturas pasivas. Lo que no puede ser es que SOLO en BCN se proteste masivamente frente a la Generalitat, tendria que existir una coordinacion a nivel estatal, y, sobre todo, que mucha mas gente salga a la calle. Y esto ultimo es lo que esta fallando, del mismo modo que en este pais tenemos una abstencion tan brutal en los procesos electorales. Al final estan compartiendo reaccion: no conseguir participacion. De momento la duda es si comparten causa: hastio ante las lamentables perspectivas.

  7. Marcelo dijo:

    Interesante punto de vista.
    La verdad que hace falta mas puntos de conexión.

  8. Kike MB dijo:

    Pues han pasado, querido Albert, dos semanas de tu post, y sigo afirmando como lo he hecho en muchos círculos estos últimos dias: el movimiento de los indignados ha quedado en bastante entredicho. Maniatar, bloquear, ensuciar una plaza como la Puerta del Sol, destrozar los oídos de quienes, por las circunstancias que sean vivimos cerca del Alcalde de Madrid, machacarnos con consignas y soflamas sin Thom ni son, pienso que han servido de poco. Quienes comenzamos apoyando este movimiento en la red, quienes avisan desde hace mucho mas tiempo que los acampados, sobre la situación real de la economía como apuntando ya desde 2008 sobre las consecuencias del sistema en el quen nos toca vivir, sumando un largo etcétera de quienes siendo indignados, nos dedicamos a emprender, a buscar trabajo, a crear proyectos en los que puedan trabajar otros, todos ellos, de alguna forma hemos sido ninguneados, como pijos, frikis, hijos de papa, ricachones y un largo etc de calificativos. Desde luego lo que no hemos hecho es malear por las plazas de toda España buscando compasión, sino aportando nuestro pequeño grano de arena para aportar soluciones a los problemas reales de este mundo, de este país, de esta nación o de esta comunidad.
    Después de leer ciertos comentarios, no me extraña que haya tenido que meter la tijera, algunos, sinceramente, solo saben hablar, si se le puede definir asi, mediante el tono de la descalificación continua, cuando lo que deberían hacer es ponerse a trabajar por los demás. En esas acampadas, cierto es que había gente trabajadora, pero la imagen que ha quedado es la de vagos y maleantes, que no tienen ganas de trabajar, apoyados por ciertos grupos violentos, antisistema, que solo buscan la notoriedad mediante el uso de la fuerza. En el ataque violento a los Consellers del Gobierno Catalán, se veía mucha gente no violenta, hicieron algo? No, o mal menos eso no se vio en los medios.

    Finalmente, emprendedores, ideas, proyectos reales, marketing, son las cosas que habría que haber planteado antes o durante la protesta. El movimiento provoca que muchas conciencias se paren a pensar que esta pasando, pero nada más, porque hay que seguir trabajando, hay que seguir dando de comer a nuestros hijos, hay que seguir pagando la hipoteca, hay que seguir viviendo y trabajando en una casa de 80 metros, emprendiendo, creando negocios, proyectos, marketing, empleo para otros: asi es como se acaba con los problemas, no con reuniones o asambleas en las que no se deja hablar a quien escribe un blog o diez de diez empresas, y es tratado como el ricachón que viene a enseñarnos como se hacen las cosas.

    Querido Albert, si estos movimientos hiciesen mas caso a personas, que como tu, llevan tiempo en el mundo del marketing, la publicidad o la comunicacion, que bien funcionarían algunas cosas.

    Un saludo

  9. Pingback: La respuesta nunca será la verdad | EnPalabras

  10. Pingback: La respuesta nunca será la verdad | IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

Additional comments powered by BackType