Economía de la pasión: realidad, fantasía y contradicción

Si alguien hubiera hablado hace dos decenios que quería producir un canal para divulgar recetas de postres, retransmitir partidas de videojuegos o impartir clases de yoga, y que vivía de eso, nos habríamos reído. La actividad profesional o laboral no se vinculaba a la pasión o los intereses de los productores no formaban parte fundamental de la ecuación. El trabajo estaba divorciado de ellos y en todo caso eran nada más las actividades del tiempo

seguir leyendo