Arqueología publicitaria: de Alehop a eresMas

Un pequeño hallazgo arqueológico en Youtube: alguno de los spots de la época (1999-2000) que se emplearon para el lanzamiento de Alehop (primer proveedor de acceso gratuito a internet) y para el lanzamiento de eresMas. La compañía de Retevisión (después Auna, después..) que tenía que convertirse en la alternativa al monopolio de Telefónica. Intentar explicar algo que sucedió algo 14-15 años tiene poco sentido o ninguno. Quizás como crónica de un momento en el que

seguir leyendo

Mapa profesional: en busca del cuadrante de felicidad

Hace un año escribí 25 razones para repensar nuestra vida laboral futura. Un año después confirmo todos los postulados que planteaba entonces. Básicamente que las formas de trabajar “serán substituidas por estructuras más orgánicas, flexibles, con un uso intensivo e inteligente de la tecnología  y más organizado en red.” Tres grandes retos Tal como plantea Lynda Gratton tres son los grandes retos: La permanente inversión en el capital intelectual para profundizar en esa especialidad que

seguir leyendo

Sobra publicidad, faltan marcas buenas

Los debates sobre el futuro de la publicidad se remontan a unos cuantos decenios atrás. Hay quien sostiene que la publicidad “empezó a morir” cuando apareció el mando a distancia de la televisión. La falta de diferenciación, la Red, la proliferación de pantallas y la saturación mediática ha empeorado el pronóstico. En un momento de máximo consumo de información, la publicidad no es creíble. No es que forme parte del paisaje, ahora ya molesta. Falta

seguir leyendo

Razones para seguir creyendo en Internet

Si Internet es libertad ¿Quién teme a Internet? Leyendo el magnífico artículo de Manuel Castells ‘Internetfobia’ he decidido escribir este post que llevaba tiempo incubando. En un momento en que se cuestiona todo el sistema político, crisis de valores, que se destapan tramas y corruptelas para enriquecerse, para la financiación ilegal de partidos políticos, que se destapan privilegios anacrónicos del poder, toca –de nuevo- poner en valor la Red. Desde luego ya no tenemos la

seguir leyendo