Ampliando el Decálogo para contagiar optimismo

En momentos en los que la gestión emocional personal y colectiva es una cuestión de supervivencia, tocaba revisar y ampliar, mi primer Decálogo para contagiar optimismo publicado hace un año. Aquí va la ampliación:  Escucha activa. Sentirse escuchado genera autoestima especialmente cuando nos interesamos de forma sincera y sin ponernos como protagonistas (“¿y qué sentiste?” mejor que “pues lo que me pasa a mí…”). Pensar en global y ayudar en local. No podemos aspirar a

seguir leyendo

Te quedan dos años: escoge tu último proyecto

Si aceptamos que los conceptos ‘estabilidad’ y ‘seguridad’ aplicados al mundo profesional son conceptos anacrónicos o simplemente espejismos, convendrá cambiar la mirada hacia aquel proyecto empresarial al que queremos dedicar nuestro esfuerzo, tiempo y energías, futuras. Lo pondré más fácil. Imagina que te comunican que solo te quedan un par de años de vida (profesional). ¿Qué harías? Quedarte? Cambiar? Seguir buscando?  Quizás no estemos en posición de elegir, pero nadie nos podrá quitar la capacidad

seguir leyendo

Horario industrial o real

Laura es una joven con poca experiencia profesional. Consiguió entrar de becaria en una compañía. Tuvo suerte (o se la buscó), pero consiguió que le hicieran un contrato y hoy después de un año, renovará. El sueldo es bajo, mileurista, muy poco para alguien que ya se emancipó, pero mejor que esos 400€ que soplan desde Alemania. Laura no es extraordinariamente brillante, pero tiene buena actitud y trabaja a gusto. Le gusta lo que hace.

seguir leyendo

Bienvenida Tercera Revolución Industrial

Acabo de leer el último libro de Jeremy Rifkin (“La Tercera Revolución Industrial”) que compré hace unos días. El resumen es que «vivimos de prestado» en muchos sentidos, pero especialmente desde el punto de vista energético, consumiendo lo que ahorró la Tierra durante millones de años. Las era de los combustibles fósiles, sobre las que se fundamentaron las dos revoluciones industriales anteriores, la del carbón y luego la del petróleo, “está llegando a un final peligroso”.

seguir leyendo