Social media RIP: homenaje a innovadores, impostores y fobias

Cuando todavía una gran mayoría de empresas no saben ni el qué, ni el porqué, ni el cómo de los social media, un montón de gurús ya nos dicen que está en declive. Y todos pendientes de lo que se llevará la próxima temporada. Efectivamente, creo que el soufflé del social media bajará, …pero porque dejará de estar de moda, la mayoría se habituará y -afortunadamente- ya no será noticia.

No seamos ingenuos, quizás no estén de moda, pero millones de usuarios seguirán usando Facebook, Twitter, LinkedIn, etc. y en consecuencia miles de compañías seguirán intentando relacionarse con ellos a través de estas u otras plataformas. Que se cambien el nombre de las técnicas, de los grandilocuentes servicios de marketing y de sus profesionales, no significa que “desaparezcan” los SM.

Seguirá habiendo la necesidad de aprender, escuchar y gestionar la relación de nuestra marca con nuestros clientes, a través de esos canales. Recordemos que nosotros no decidimos estar, en muchos casos tus propios clientes, satisfechos o no, te ponen en los SM porque esas experiencias de consumo forman parte de su vida cotidiana.

Es cierto que bajo el pretexto de los social media se han hecho notables barbaridades. El globo lo hemos hinchado entre el numeroso colectivo de profesionales que vivimos directa o indirectamente de ello.

Pero no hay cosa que aborrezca más que aquellos que han vivido de ello y que como ya no es cool o diferenciador, empiezan a rajar y a lanzar mensaje apocalípticos como si fuera una plaga. Desde luego que se han cometido grandes errores y abusos, pero hoy tenemos unas vías de relación y comunicación que no existían hace tan solo diez años. Eso es lo que prevalece.

Admitamos también, que con ese pretexto hay un montón de profesionales activos que si no fuera por los SM, estarían dando de comer a las palomas o sentados al sol. Antes que el tiempo lo borre, quiero rendir un homenaje a tres especies profesionales que todavía están adornando nuestro panorama profesional. Los he denominado: los innovadores, los impostores y los fobias.

Los innovadores: son aquellos profesionales que viven de estar a la última. Son los early adopters profesionales. Captan las nuevas tendencias lo suficientemente pronto para colgarse la etiqueta de “expertos de..”. Viven de lo nuevo y les molesta la masificación. Como ahora. Si todos son expertos en social media, ya no hay forma de diferenciarse,  hay que competir en precios o simplemente la porción de negocio, mengua.

Los impostores: hay mucho profesional reciclado. Hace cuatro días no sabían nada acerca de los SM, pero ahora son grandes expertos. Sufren la fe del converso. Se han abrazado con tal convicción a la nueva fe del SM que a veces tienen gestos de talibán. Se les identifica fácilmente porque suelen ir con el pie cambiado. Han llegado con el pelotón, algunos entienden la esencia del cambio, pero para muchos es sólo una forma de reciclaje profesional y supervivencia.

Los fobias: me fascina escuchar como los tradicionales vende-humo, avisan de los peligros del Social Media. Que si está sobrevalorado, que le falta ROI, etc. Probablemente tengan gran parte de razón. En verdad, lo que les mueve, lo que ocultan, es su pérdida de protagonismo. Muchos de ellos son históricos de Internet que por diferentes razones los SM les ha llegado tarde. O porque sus radares ya estaban desactivados, porque no tuvieron la necesidad de seguir evolucionando o porque jamás imaginaron que después del 1.0 podría haber un 2.0.

Y mientras espero ansioso la definitiva defunción de los Social Media, a todos ellos, mi sincero homenaje.

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en social media y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Social media RIP: homenaje a innovadores, impostores y fobias

  1. David Soler dijo:

    Buena reflexión. Pero yo no creo que esto sea mucho peor que lo que pasó en su día con las agencias de publicidad, con los diseñadores o con los que se dedicaban a hacer webs. Cuando surge un tema que genera «cierta» demanda y hay gente que puede tener capacidades, o por lo menos tiene más que la mayoría, es normal que surjan como setas. De ahí a que algunos ya se llamen expertos hay un trecho y eso, como a ti, me molesta. Leo un montón de bios en twitter del tipo «experto en comunicación» «especialista en marketing», etc… pero tanto como veo el cargo CEO en cientos de empresas con un único empleado (como yo crecí en una empresa muy grande, identifico ciertos cargos con el tamaño de la compañía… pero, ojo, no censuro que haya gente que lo hace porque le hace ilusión el título o porque creen que eso les da más empaque).

    No me parece mal, la verdad, que muchos de estos nuevos expertos provengan de otros sectores y funciones y sean gente que se ha reinventado. Es, por ejemplo, mi caso. Yo siempre estuve vinculado al mundo del marketing y cuando descubrí esto del Social Media vi la oportunidad de unir las dos cosas y, si encima, me encanta todo lo relacionado con Internet, pues mucho mejor.

    Eso sí, reconozco que hay niveles. Pero como en todo. También hay muchos niveles de consultoría de negocio, desde PWC hasta el freelance. Y hay tantos como tipologías o niveles de clientes (lease poder económico de estos últimos). Unos no invalidan a los otros.

    ¿Burbuja? un poco seguro. Cuando pase habrá menos Consultores y consultorías o agencias 2.0, como hay menos de todo lo demás. Pero, sinceramente, el marketing por internet, sea por las redes, por los blogs, o simplemente en la publicidad «clásica» no desaparecerá mientras siga habiendo gente que pasa un rato en la tele y otro frente al pc navegando por feisbuk o leyendo un blog. Y por ese motivo siempre hará falta acudir a alguien que sepa más que uno para que le oriente por donde moverse. Otra cosa serán los precios que hoy, lamentablemente, son extremadamente bajos excepto para aquellos que han conseguido meterse en cuentas gordas.

  2. sergio lopez dijo:

    Creo que el conocimiento reside en la formacion presencial y en los libros que la complementan. Todo profesional esta llamado a formarse y reciclarse. Luego, de ahí parte tu servicio al cliente. Pero el secreto tan solo reside en dos cosas que no teneis en cuenta y que es la esencia de todo: tener un cliente. Si, un cliente. Ah! Pero es que no todos los profesionales saben captar a sus clientes, como tampoco hay profesionales que aun siendo buenos captadores, su capacidad de desarrollar el proyecto es practicamente nula. Luego, de que estamos hablando? Pues del Prestigio. Uno es bueno haciendo lo que hace porque tiene continuamente nuevos clientes y porque estos le recomiendan. Y punto.

  3. Luis Pablos dijo:

    Coincido con @dsoler, la gente va donde está el dinero. Salvo que tengan una posición ya estable en otro segmento o sector. Eso explica el caso de los reciclados y el de los fobias.
    Aunque hay casos y casos, por ejemplo, a los periodistas que han pasado al social media, no los veo impostores, sino que han tenido la obligación de reinventarse y muchos han elegido este camino.
    @qtorb, realmente crees que es el «fin del social media»? Ocurrirá como con todas las cosas, habrá cosas bien hechas y cosas mal hechas y los usuarios las identificaremos, igual que pasó con otras tendencias.

  4. El post tenía ánimo de provocar. Casi siempre lo intento, pero no siempre lo consigo 😉

    Desde luego que no creo en el fin del Social Media. Para nada. Otra cuestión es que deje de «estar tan de moda». Creo que los SM están sobrevalorados en algunos aspectos, pero también creo que los efectos son más a largo plazo que a corto. Lo que es un contrariedad para los que quieren aumentar sus ventas acumulando fans o followers. Para dejar más clara mi posición afirmo que «lo digital será social o no será».

    Respecto a los perfiles profesionales (la 2ª provocación) es un fenómeno curioso pero nada extraordinario. Ha pasado en otros momentos de nuestra historia, pero las circunstancias lo han exagerado.

    Aunque he sido incisivo intentando caricaturizar los perfiles, soy el primero que se ve reflejado en detalles de los tres perfiles… lo que no sé si es normal o también fruto de cierta esquizofrenia profesional que vivimos.

  5. Karina dijo:

    Ay! Albert, si cruzaras para el caribe encontrarías mucho más tela que cortar y mas especies que clasificar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.