El nuevo fracaso escolar

He tenido un interesante e intenso almuerzo con Trina Milan, tanto que no he podido esperar a mañana a escribir el post. Debatíamos sobre si el problema de la formación (escolar) es un problema de contenido, de continente, de todo…Por desgracia coincidíamos que varios son los problemas, pero que fundamentalmente hay un gran problema estructural.

Aunque ahora se lleve mucho y sea políticamente correcto, no es un problema de digitalización. No me malinterpretes. Por supuesto que es necesario que los ordenadores, la web 2.0, el upgrade del profesorado etc. entren en las escuelas. Cuanto antes mejor.

Pero no nos engañemos. En pleno siglo XXI seguimos insistiendo en un modelo educativo basado en la estandarización de la formación. Importa poco o nada que los chavales tengan diferentes tipos de inteligencias, ritmos y maneras de asimilar el conocimiento. ¿Personalización? No gracias, mejor estandarización. Todos iguales.

Sigue vigente el modelo creado hace dos siglos para preparar los obreros de la fábricas… pero claro, ahora no tenemos fábricas. Como mucho tenemos a la Administración y las empresas neo-públicas. El resto al paro.

Quizás pronto nos daremos cuenta o nos armaremos de valor para contar la verdad a los estudiantes de hoy y a sus familias. Sus posibilidades de “encontrar” trabajo se reducen dramáticamente cada día que pasa. No hay suficiente demanda laboral para colocar tal cantidad de mano de obra. Y ya no me refiero a la hipercualificación de los candidatos, fenómeno asentado desde mucho antes de la crisis. Hablo de “encontrar trabajo”. No lo hay. O no lo hay del tipo que –más o menos- se había prometido. Otro drama de semejante calibre.

Entonces el gran problema de hoy, es no estar preparando ahora mismo a los que aún están en edad escolar, a buscarse la vida más allá del aula. Ese es el gran fracaso escolar, no que los estudiantes abandonen antes de acabar. El gran fracaso, el gran drama, es no haber tomado consciencia que era un error prepararlos para “buscar trabajo” cuando había que prepararlos para “construir su futuro”.

¿Qué queremos? La escuela como fábrica de… ¿parados, funcionarios o emprendedores?

No es un matiz, hay un abismo.

Post relacionados:

  • No Related Posts

15 comentarios

  1. Este es un tema que he discutido 1000 veces con profesores que conozco de mis años como monitor infantil. Y, como dices, va más allá del aula.
    Cuando he tratado de convencer a alguien de que sería mejor que los niños con más capacidad, se les potenciaran sus aptitudes, me dicen que es un error porque es más importante el aspecto "social" que las "matemáticas". De alguna manera, prefieren que ese niño ayude a sus compañeros antes que aprender más conceptos.
    Yo entiendo la crítica que me hacen por dos cosas;
    1º/ Estoy de acuerdo en que son más importantes los valores que los contenidos.
    y 2º/ Sé que antes (y aún algunas veces), el espíritu que mueve a separar a los niños es crear "aulas de castigo"; los que se portan mal con malas notas, todos juntos.
    Pero es que yo lo que defiendo es justo lo contrario; junta a los niños con niveles similares en ciertos ámbitos y que se ayuden entre ellos. Sea cual sea su nivel siempre requerirán ayudar y ser ayudados. Y así puedes trabajar los dos aspectos.
    Por otro lado, la teoría de las reformas educativas desde que empezó a cambiarlas Felipe González era ir a un modelo mucho menos magistral (el profe viene y suelta la VERDAD, se va y luego examina si nos acordamos de ella) y más constructivista (el niño descubre su VERDAD). Pero, la mayoría de profesores no creen en él. Y, encima, tampoco se les ponen muchos medios. Y es que para un profesor es mucho más códomo explicar la revolución francesa que hacer investigar a los niños. Dicho con otras palabras, sin quererlo, diseñan funcionarios y no emprendedores.

  2. Coincido en que el mayor problema de la escuela es de concepto (por parte de los padres, profesores, alumnos e instituciones). El problema de concepto de las cosas es extremadamente preocupante: conceptos como la escuela, el Gobierno, la sociedad, el Estado, están absolutamente difusos y, sin una definición clara o una puesta en común de su definición, difícilmente se obtendrá una escuela, Estado, Gobierno, o Sociedad decentes.

    Discrepo en que hoy se fabrican obreros. Yo creo que la escuela y la universidad no es capaz ni de eso.

    Coincido en que la estimulación de las capacidades de un alumno es básica y el pilar del triunfo profesional (lo que más vivas será lo que mejor hagas). Pero hoy en día se ha confundido la construcción del futuro con la construcción del temario, y a la vista está que, incluso con un sistema educativo carísimo, "moderno" y basado en la autoridad de la curiosidad del alumno, el nivel es cada vez peor. Pero una cosa es el nivel, y otra la materia en la que se tiene dicho nivel.

    De extremadamente recomendada lectura es "L'escola contra el món" (sólo en catalán dado el alcance del tema), de Gregorio Luri, quien hace un análisis exahustivo de la situación actual, así como algo de esperanza para las futuras generaciones.

  3. Interesante entrada.

    Sólo quería poner sobre la mesa una analogía para ilustrar hasta qué punto la metodología docente ha evolucionado poco o nada: Podría decirse que las clases que reciben hoy los estudiantes han cambiado tanto (o menos) que los ritos de cualquier religión.

    Con esto quiero subrayar que, evidentemente, existen deficiencias importantes en los contenidos de la oferta educativa. El GAP existente entre la demanda social y la oferta proporcionada por el sistema educativo, lejos de reducirse, crece sin remedio a medida que el proceso de desarrollo tecnológico modifica las capacidades y competencias exigidas a los individuos (y no me refiero solamente a las habilidades de naturaleza técnica, sino también a las nuevas capacidades sociales necesarias para afrontar el cambio tecnológico).

    Sin embargo, no es menos cierto que existen también deficiencias sustanciales de naturaleza metodológica.

    Tengo una experiencia docente de 15 años en la universidad española, durante los cuales, nadie (repito, nadie) se preocupó por mi formación pedagógica (ni por formarme, ni por exigirme capacidad alguna en este campo). Al contrario, mi remuneración y mi promoción personal se derivan exclusivamente de mis méritos en el campo de la investigación. ¿Tiene esto sentido?

    En fin … es un tema con el que, lógicamente, estoy muy sensibilizado.

    Saludos.

  4. Una causa del problema de esos alumnos incapaces de buscarse la vida y de emprender tareas es que el profesorado es una de las profesiones en las que más deseo existe de ser funcionario. ¿qué valores inculcarán luego a los niños gran parte de estos funcionarios "natos"?

  5. silenciosycorcheas, para mi no es tanto si se forman obreros o empresarios sino gente con ánimo de aprender o no. En lo educativo, no restringiría emprendedor a la persona que abre una empresa.
    Estoy contigo en que no forma ni una cosa ni la otra.

  6. A LOS 4 AÑOS DE EDAD EN LOS PAÍSES CIVILIZADOS LOS NIÑOS INTERRUMPEN SU PROCESO EDUCATIVO PARA EMPEZAR A IR A LA ESCUELA. Marshall McLuhan

    ¿Y AHORA ME TENGO QUE IR A LA ESCUELA? (Antonio Carmona, exKetama, a la edad de 6 años cuando a las 3 h. de la tarde llegaba Camarón a su casa para componer y ensayar con su padre).

    http://alex-elusodesimismo.blogspot.com/

  7. Ya sabes que estamos de acuerdo, de hecho la conversación fue intensa porque lo que queremos tanto tu como yo, es encontrar soluciones, formas nuevas que respondan al nuevo mundo que nos interpela..y en eso estamos, gracias Albert.

  8. @Uriyeahh,

    Desde luego hay capacidad tecnológica lo suficientemente barata para hacer posible esa personalización-individualización de los alumnos, sin ir contra ningún aspectos de su socialización.

    gracias, le echaré un vistazo

  9. @Alberto,

    La no-estandarización es una parte de la solución, pero no la única. A demás de que debería ser correctamente ejecutada hay otros muchos ingredientes cuestionables. Empezando por el propio rol del profesor (profesor? tutor? sysop?), de las propias instalaciones, etc…

    saludos

  10. @silenciosycorcheas

    desde luego hay muchas incógnitas y opinones divergentes. Creo que en lo único que hay coincidencia es el valor esencial de la "educación". Pero es en lo único. Luego vencen los intereses partidistas, los corporativismos,…

    Al final, y simplificando, el tiempo va pasando, el fracaso escolar (el clásico) sigue imparable y seguimos graduando a nuevas generaciones de personas desorientadas y con una preparación anacrónica

    pd. leeré el libro que recomiendas libro

  11. @joanibaz,

    el GAP sigue y seguirá creciendo, porque además de todo lo que apuntas se trata de sistemas tan centralizados y esclerotizados, que cuando se mueven, lo hacen muy lentamente. Es decir, que si algún día llegan a evolucionar a algo…. llegarán tarde (otra vez).

    Aunque sé que mucha gente se me tirará a la yugular, el binomia "docencia-funcionario desmotivado" es letal. O el docente tiene la actitud de aprender, reciclarse, actualizarse… o es materialmente imposible

  12. @jaime,

    Absolutamente de acuerdo. Eso es así y si alguién insinúa la posibilidad de reformar los privilegios de los funcionarios… no llegará muy lejos.

  13. @alberto,

    de acuerdo contigo que "emprendedor" no puede limitarse a la persona que "crea una empresa".

    Me quedo con una definición de Dídac Lee "Ser emprendedor es querer liderar tu propia vida y contribuir a crear un mundo mejor"… a la que añadiría "Y hacerlo".

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.