Innovar o subsidiar… ¿castigar o premiar?

Vivo en un país en el que los gobernantes no han entendido o parecen no querer distinguir entre la reforma del PIB, los cambios estructurales y lo popular o incluso lo folklórico.

Seguimos esmerándonos al máximo en arreglar las plazas de nuestras ciudades, arreglar aceras,…. A nuestros gobernantes les encanta subsidiar. Les da igual fabricar el Audi Q3 o que sean peonadas. Cierto que hay diferencias abismales. En un caso hay industria y en el otro, seguimos manteniendo prácticas feudales que no nos sitúan encabeza de los rankings de innovación, pero dan votos. Al final, subsidio para hoy y hambre para mañana.

¿Pero a quién le importa cuando ya estamos en el G20? Compran la paz social y hasta las próximas elecciones. Está por ver si es mejor eso o que sigan agigantando la nómina de una “administración esclerotizada” (esto no es mío, es cosecha de una amiga funcionaria). Añadiría ¿Para cuando un ERE en la Administración?

A nuestros gobernantes, a veces, incluso les gusta presumir de carambolas (“Audi mostrará en el salón del automóvil el prototipo que fabricará en Barcelona”). Un dos en uno ¡Toma ya! Pero a nuestros gobernantes no les gusta dar la cara. Apetece el titular dulce, cuando suma. Sólo cuando da buen rollito, no vaya a ser que nuestra parroquia se enoje (o se encabrone directamente).

Sólo hace un mes Zapatero defendía la innovación como apuesta de futuro. Se dedicaba a pregonarlo ante todo un premio Nobel de Economía -Paul Krugman- diciendo “está ampliamente reconocida la capacidad de la innovación para aumentar el crecimiento económico y la productividad de las economías y las empresas» (ZP dixit). Este interés por la innovación ha durado poco…. Si es que alguna vez existió.

Quizás por eso no sorprende que ayer apareciera la noticia (vía Andreu Veà) que el I+D es uno de los principales afectados por el recorte presupuestario. Uno ya no sabe a qué atenerse. Bueno sí, pedir que le den de baja, a borrarse de esto.

O de lo contrario y como apunta Andrés Betancor (“Incompetencia, mentira o ambas”) habría que ir buscando alternativas más radicales: “No creo que el único sistema de castigo sea el de las elecciones periódicas. La democracia no es sólo introducir una papeleta cada cuatro años. Ahora que nos estamos replanteando, incluso, la refundación del sistema capitalista, también es hora de que nos planteemos que la democracia debería contar con algún mecanismo que sirviera para sancionar la incompetencia mentirosa”.

Pero entonces la pregunta obligada sería ¿quien querría ser político?

¿La respuesta? Sólo gente de primer nivel, experimentada, sobradamente preparada y extraordinariamente bien remunerada. Y además, si cumples con los objetivos, premio.

Post relacionados:

  • No Related Posts

6 comentarios

  1. hoy te has levantado con el pie izquierdo… lo malo que llevas razón, vamos de mal en peor. No sé qué va a ser de nosotros. Gracias por el post

  2. … y ayer leí que los constructores insistían que es la construcción lo que tiene que ayudarnos a salir de la crisis.

    Por un lado, la falta de glamour del ladrillo, con su querencia por las operaciones oscuras, hace que se vea como poco atractivo: mola mucho más ser Sillicon Valley o un país de farmacéuticas como Alemania, entre otras cosas.

    Por otro, ser buenos en el mercado internacional en banca e infraestructuras (dicho así, tiene más glamour) pues tampoco tiene nada de malo: se llama especialización en lo que haces bien.

    Desgraciadamente, la única forma que se percibe de emprender y hacerse rico, que es muy noble, es haciendo pisos. Y eso tiene que ver con causas sociológicas profundas, que deben empezar en que la escuela no enseña ciencia sino, como mucho, a contar.

    Así que cuando hablan de cambiar el modelo productivo caen en esa trampa: entender que tener buenos arquitectos e ingenieros no es malo y que construir puentes, ferrocarriles y presas tiene valor añadido y la falta de alternativa en cuanto vienen mal dadas: a nadie le interesa que se sepa hacer otra cosa, y eso lleva generaciones para desarrollar ¿o querían ser una potencia en biotecnología en un país que discute constantemente hasta qué idioma hay que hablar en el patio y se sigue sin hablar inglés? ¿Que se convierte en una potencia en renovables sumando los embalses que ya estaban y que tienen mala prensa y que están hechos por constructores?

    Me temo que lo que hay, como nos pasa cuando vemos lo que se dice de internet, es ignorancia profunda y desprecio a los que saben, que es cosa arraigada.

  3. Ya lo dijo Krugman, que no tiene pelos en la lengua, en la propia reunión con ZP: nos espera una etapa de ajuste extremadamente dolorosa. Yo añadiría que si seguimos así puede durar décadas.
    Hay que acabar con la oligarquía de partidos en este país, es lo más parecido a una mafia. Primarias y listas abiertas, ya.

  4. @Daniel,

    Cambiará, tiene que cambiar…. y nosotros haremos todo lo posible para conseguirlo.

    Aunque sólo sea por aquello de que «no hay mal que cien años dure» 😉

  5. @Gonzalo,

    creo que fallan muchas cosas, la primera es una cuestión de credibilidad y confianza. Hacer política y gobernar a golpe de titular tiene sus riesgos. Nos perdemos en discusiones bizantinas y lo importante, lo real, lo trascendente «ocurre» por inercia.

    Está claro que molaría mucho tener una economía basada en biotecnología, software, etc… pero además ser irreal es imposible. No todos somos servimos para los mismo y tenemos que seguir teniendo a la gente ocupada. Pero para eso, hace falta más honestidad, valentía, claridad y menos actuar de cara a la galería.

    La verdad duele, pero la mentira mata. Los políticos (todos) lo saben, pero siguen practicando ese deporte de riesgo. Las consecuencias son evidentes….

  6. @Alxslr,

    costará cambiarlo… porque los primeros interesados en no hacerlo son ellos. Y a la gente le importa más el fútbol 😐

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.