Ecología, ecopijos y calentamiento mental

Tenía ganas de escribir este post. Vaya por delante que reciclo papel, separo la fracción orgánica,.. Intento ahorrar el máximo de agua, uso a diario el transporte público y me gusta, disfruto y respeto la naturaleza…pero no soy ecologista.

Cuando he leído que las búsquedas en Internet contaminan, no he podido evitar una sonrisa irónica. El artículo eleva a “noticia” la aparición de un estudio de la Universidad de Harvard en el que afirma que “realizar búsquedas en Internet contribuye al calentamiento global. De hecho, la cantidad de emisiones de CO2 generadas a la atmósfera cuando se ejecutan dos búsquedas en Google es la misma que la que se produce al hervir agua en una tetera eléctrica

Contextualizando las cosas habría que decir que –aproximadamente- un coche durante 1 kilómetro provoca el mismo efecto que 1000 búsquedas de Google. O como decía un amigo forero: “O lo que es lo mismo, las búsquedas de Google en un día equivalen al efecto que producen mil coches durante 250 kilómetros! En Barcelona ciudad hay 800 mil coches. Seamos conservadores y pongamos que en Barcelona solo son 25. Resultado: solamente en Barcelona los coches tienen un efecto *80* veces superior al de todas las búsquedas mundiales de Google

Si como cuenta el estudio, una búsqueda de Google equivale (en emisiones de CO2) a unos pocos segundos de uso de cualquiera de nuestros ordenadores personales. Y si ese el consumo energético para calentar un tetera, tenemos un problema.

Sabemos -y no sólo por Google (ver su respuesta oficial)- que una de las grandes preocupaciones de la industria de las tecnologías y las comunicaciones es el consumo energético. El volumen de los datos generados, almacenados, procesados y transportados por las redes de comunicaciones crece geométricamente. Y el consumo energético, también.

Queda claro que ni hoy, ni el futuro, podemos seguir malgastando energía como en el pasado, esto implica que muchas cosas se deberán hacer de otro modo. Como apunta José Morales Barroso, “No es viable seguir creciendo geométricamente con sistemas absolutamente ineficientes como los actuales, pero existen soluciones”.

Sumergidos en la mayor crisis económica que se ha enfrentado jamás la sociedad industrial, nadie (y menos ahora) “se atreve a ir en contra del axioma del crecimiento continuo”, pero hay que profundizar en soluciones serias, factibles y no únicamente estéticas y electoralistas.

Empiezo a estar harto de los ecologistas fundamentalistas y de los ecopijos («Llega la filosofía de los scuppie«). Con árboles de Navidad que funcionan a pedales para concienciar, por no hablar de las restricciones de velocidad en vías de cinco carriles y a cualquier hora y día de la semana, sea cual sea su densidad de tráfico. Todo en aras de no contaminar.

Estoy harto que políticos mediocres, supuestos intelectuales y determinados medios de comunicación (que publican cualquier cosa), día sí y día también, me calienten la cabeza dictándome cómo tengo que vivir y dándome supuestas lecciones de consumo responsable y sostenible.

En todo caso, sí que es la hora de las iniciativas ecoinnovadoras inteligentes y de fomentar y apoyar a los emprendedores ecoinnovadores.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en ecoinnovación, ecología, ecopijos, google. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ecología, ecopijos y calentamiento mental

  1. Alberto Gallego dijo:

    Este post me ha hecho recordar la iniciativa aquella del google negro:

    http://www.buscadornegro.com/es.html

    Había otros pero han desaparecido.
    Se demostró que no ahorran realmente nada … o despreciable. Pero parece que google está en el punto de mira.

  2. Pau Jane dijo:

    Me ha gustado por lo lúdica la intervención de Jaime Albert más tarde en el mismo foro:

    «- El calentamiento global es culpa de internet que, en palabras de Al Gore, fue inventado por Al Gore.

    Como consecuencia de ello:

    – Al Gore creo el calentamiento global para luego poder vivir de ello.»

    De todas formas, Albert, uno de los principios que ahora parecen regir es el de Chris Anderson tras la economía de lo gratuito: el coste marginal es casi cero y por tanto debe ser tratado como cero. Más allá de lo tendencioso, difamador, desinfirmado y/o malintencionado tanto del que generó la nota de prensa como del que decidió tirar de ella y hacer una noticia, quizá la reflexión tenga que ir en saber poner cierta sordina e interpretar adecuadamente estas frases maximalistas que se suelen escribir muy simples para que sean impactantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.