Agente libre ¿obligación o elección?

Es desconcertante despertar, abrir los ojos y descubrir que esa situación tradicional del empleado –en la que fuimos “educados”- que se entregaba en cuerpo y alma a una organización, para toda la vida, poniendo todo su talento y esfuerzo a su servicio a cambio de confort y reconocimiento, se está transformando…

Expedientes de regulación de empleo (ERES), frustración personal, nula estabilidad, dificultades para conciliar la vida profesional y la personal, búsqueda de mayor calidad de vida, dudas sobre qué es la zona de confort,..

Daniel Pink publicó su ensayo “Free Agent Nation: The Future of Working for Yourself” donde puso negro sobre blanco algo que muchos llevaban tiempo experimentando, poniendo algo de luz al asunto. El autor divide a los agentes libres en tres grupos. Hay solistas. Hay microempresas. Éstos tienen tres o cuatro empleados. Y hay trabajadores temporales. Cerca de 3 millones de los 33 millones son trabajadores temporales (en EEUU).

A pesar del creciente número de agentes libres y de su influencia en nuestra economía y sociedad, existe poca información sobre su posible impacto en el presente y sus tendencias de futuro. Es difícil cuantificar el número y su impacto real. En España estamos por encima de tres millones de autónomos.

Especialmente el mundo de los “solistas” a lo que se refiere Pink en su ensayo, son dibujados como personajes de un mundo casi idílico. El paradigma de la libertad profesional, de la autenticidad, del desarrollo profesional. Pero no hay que ser un lince para darse cuenta que tiene grandes ventajas, pero también importantes exigencias e inconvenientes.

Evidentemente, el grupo de autónomos “solistas” sigue siendo muy heterogéneo y sólo una porción de éstos, encajarían en la idea de “agente libre” expuesta en este post. Aquí me refiero a ese grupo que sólo es apto para gente talentosa (o muy talentosa) y con una importante inteligencia social.

Todos conocemos a muchos de ellos, programadores, consultores, creativos, intérpretes, diseñadores,… Ya no es una cuestión de las cualidades que hay que tener, también una actitud especial hacia la vida. El tema de los agentes libres, no es una cuestión de autenticidad, ni de glamour. Es pura necesidad, pero no todo el mundo sirve o vive de la misma forma.

Ese grupo es selecto. Su auge es consistente con la exponencial importancia de tener una identidad digital, una identidad distribuida… y convertirnos en marca.

Todos tenemos en la cabeza a numerosos casos. Casos que sólo son posibles en un mercado conectado, abierto y transparente. Internet hace posible ese pequeño milagro de poder compartir, ser ayudado o ayudar y la estructura necesaria para lograr un mayor grado de libertad, independencia, expresión y calidad de vida…

La red ha acelerado un importante cambio en las actitudes y las pautas de trabajo en los profesionales y en las empresas. Esta autosuficiencia funciona muy bien para numerosas situaciones de la vida, mientras que en otras muchas, no funciona en absoluto. Unos saben y tienen la capacidad, -no sólo de adaptarse- sino de crecer e incluso reinventarse magistralmente jugando ese rol.

Pero no nos engañemos. Son una raza especial. Inquietos, disidentes, revolucionarios, rebotados, creativos, gente competitiva con instinto… de supervivencia. Y todavía contemplados como bichos raros.

Lógico, porque si miramos nuestra realidad cultural –al menos en España- que no se educaba (ni se educa) en esos parámetros, se entiende la “rareza”. Más si tenemos en cuenta que la principal aspiración de una gran mayoría de jóvenes estudiantes, es ser funcionario o trabajar en una multinacional.
Las circunstancias del mercado empujan el progresivo crecimiento del número de agentes libres. Es un buen síntoma, aunque la crisis económica, lo ralentice un poco. En España, el número de trabajadores dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos se estancó por segundo trimestre consecutivo, situándose en 3,4 millones de trabajadores por cuenta propia. A pesar de eso, el de los autónomos todavía tiene un crecimiento positivo…
Tengo la impresión de que habitualmente se llega al status de agente libre circunstancialmente. Como (única) alternativa viable de seguir desarrollando una determinada capacidad profesional. Lo afirmo porque he compartido esa experiencia (también vivida en primera persona) con numerosos profesionales, que así lo ratifican.

Pocas veces alguien se convierte en agente libre fruto de una decisión meditada en el tiempo. Más bien se trata de la vía de encaje profesional en ese entorno económico tan complejo… y líquido. Pero no es menos cierto que muchos de los que “prueban” ser agente libre, luego les es prácticamente imposible cambiar su status a asalariado.

Los tiempos cambian, pero somos herederos de un sistema de valores determinado, dónde no se cultiva demasiado la cultura emprendedora. Por eso, y a pesar de las posibilidades y el privilegio de ser agente libre, la cuestión es ¿se es por obligación o por elección?

Post relacionados:

  • No Related Posts

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.