Antes emprendedores que Ni-Nis

Hace unos días quedé profunda y gratamente sorprendido. En medio de una cena familiar en casa, surgió espontáneamente la conversación del por qué de la crisis. Mi hija –en 1º de Bachillerato- hizo una explicación sobre la crisis económica que yo no habría mejorado. Los cuatro nos enfrascamos en una conversación que para no aburrirte concluyó con una afirmación, no buscada, en la que “no hay que esperar nada de nadie”. Hay que confiar en

seguir leyendo