Principios de la nueva era, reflexiones para inquietos y supervivientes

No hay destino, hay movimiento. Hace más de un año escribí crea tu territorio y viaja hacia él. Durante este tiempo no he hecho más que confirmar lo que compartía entonces, especialmente con “Todo va muy rápido. Demasiado, pero nosotros no podemos ralentizarlo. Incluso los destinos cambian. En esa modernidad líquida tan bien descrita por Zygmunt Bauman los destinos cambian de lugar y los que no varían, pierden encanto con más rapidez que aquella a

seguir leyendo

Decálogo para contagiar optimismo

Leyendo el articulo de Luis Miño ‘Contagiar optimismo’ en el que se refiere a los vampiros emocionales que desvitalizan, deprimen y auguran las peores calamidades, pero -afortunadamente- también hay muchas personas que tienen la virtud de transmitir fuerza, esperanza, optimismo sano que da la sensación que nada se ha perdido. Luis Miño afirma que salvo rarísimas excepciones, todos generamos optimismo a otras personas. Todos podemos aumentar la capacidad para ayudar a los otros en este

seguir leyendo

Quien nos inspira

Las últimas semanas ando con poco tiempo para seguir los medios de comunicación. Lo que no sé si es un inconveniente o una bendición. En mi scanner rápido aparecen muchos tags sobre recortes, discusiones sobre endeudamiento, etc. Ahora aplicamos tijeretazo al gasto social, ahora sin ordenadores para los alumnos de la ESO, ahora incrementamos en los peajes, que si el president del Govern viaja en turista, etc Mensajes de rigor y austeridad, después de la

seguir leyendo

¿Eres un globo, zeppelin, cohete o avión?

En una mayoría de categorías de producto, los cambios se suceden a gran velocidad. Los ciclos de vida del producto se acortan. Son exigencias comerciales del guión, en una película en la que los consumidores, suelen rendirse con frecuencia al mantra de lo último. Da igual que sea pagando más por esa exclusividad temporal, haciendo sacrificios impensables o simplemente comportándonos como auténticos fanboys. Lo último atrae. Muchas veces sin saber a qué demonios nos estamos

seguir leyendo