Marcas: visibilidad y relevancia más allá del departamento de comunicación

En tiempos en los que las organizaciones y las marcas tienen infinitos puntos de contacto con todos los stakeholders, el rol de la comunicación no puede ni debe concentrarse exclusivamente en el departamento o área de comunicación.  Al hacer un tuit, publicar una foto o hacer un ‘me gusta’ a un determinado contenido, cualquier empleado se convierte en cierta medida en portavoz de una organización o marca. Evidentemente, esta acción adquiere más trascendencia cuanto más

seguir leyendo

Barça y el fin de la ley seca

El pasado 27 de julio fuimos convocados un grupo numeroso de activistas de la red, cuyo denominador común además de nuestro activismo digital, es que hemos participado de forma más o menos intensa en la última campaña electoral al Barça. La mayoría eran caras muy conocidas. Podría parecer que era una reunión de amig@s, sino fuera porque en esta ocasión nos citábamos en la calle Arístides Maillol s/n de Barcelona, en el Camp Nou. El

seguir leyendo

Inspirar o ganar de cualquier manera

Anuncio Coca Cola: Estas aquí para ser feliz Anteayer asistía a una Masterclass en Idec-UPF “El secreto del éxito de Obama” a cargo de mi antiguo pupilo Javier Oliete, hoy director de neo@OgilvyNo voy a hablar del caso Obama, sobradamente conocido y analizado por casi todos los que estamos en esto. Sólo quiero recordar una pregunta que formuló una asistente, durante el turno de debate ¿es posible que se produzca en la política española un

seguir leyendo

Despropósitos o la culpa es de la comunicación

Observando los despropósitos comunicacionales de las administraciones (subida tarifaria del tren de cercanías, los carísimos abetos artificiales –ecosostenibles- que funcionan a pedales, la prohibición de usar bolsas de plástico en los comercios,…) uno se pregunta si el problema es de las ineficiencias de las compañías públicas, de los gobernantes, de los políticos… o de la eterna excusa de “es que nos explicamos mal”. “El sistema tiene problemas. Tal vez nuestro error es no explicarlo mejor

seguir leyendo