Economía colaborativa: socializar beneficios o repartir dividendos

Los proyectos empresariales vinculados a la economía colaborativa están generando grandes expectativas. En algunas categorías, la brecha de mercado que están abriendo empieza a ser  significativa. Hay buena acogida y numerosos factores (tecnológicos, económicos, sociales) que favorecen esta eclosión. Es previsible que su crecimiento se irá acelerando, a medida que el mundo colaborativo se vaya consolidando como una de las alternativas más atractivas.  Si nos creemos el pronóstico que cualquier producto o servicio susceptible de

seguir leyendo

Start-up Catalonia: segundo intento

Hace casi un año escribí acerca del programa Start-up Catalonia (Start-up Catalonia: argumentos para el optimismo). Se trata de un “acompañamiento experto en las primeras etapas de vida, a través de una red de aceleradoras distribuidas por toda Catalunya con un equipo de expertos (emprendedores de éxito, asesores especializados, mentores) y con la intención de favorecer y hacer crecer las start-ups seleccionadas a través de un programa de aceleración.” La principal razón de ser es

seguir leyendo

Confiar en emprendedores: del equity crowdfunding a las rondas pre-seed

Desde que hace un par de meses saltó polémica con la aparición del anteproyecto de ‘ley de crowdfunding’ (Invierta pero no demasiado), las aguas bajaban agitadas en el sector. Una de cal y otra de arena. Por un lado, algunas empresas dedicadas al equity crowdfunding pararon operaciones (p.e. TheCrowdAngel) y muchos proyectos alrededor del ecosistema emprendedor, quedaron paralizados. Por otro lado, se consiguió una mayor difusión y sensibilización del crowdfunding. Algo que habría sido difícil

seguir leyendo

Publicidad para provocar: lucha por la relevancia

A raíz de la última campaña publicitaria de Desigual, vuelve a surgir la polémica sobre si en publicidad vale todo o no. Debate estéril. La publicidad tiene sus propios mecanismos de ‘Autocontrol’ (Asociación para la autoregulación de la comunicación comercial) y su propio código de conducta publicitaria. Y Desigual los conoce perfectamente. Personalmente el spot me ha parecido otra ida de olla de la marca, aunque coherente con su posicionamiento. Entendiendo además, que si mantiene

seguir leyendo