La partida empezó ¿mueves pieza?

Ayer mantuve una charla con un emprendedor. Un informático, próximo a los cuarenta años, que después de quince años empleado en una reconocida organización, decidieron prescindir de él sin previo aviso. Después de rehacerse del impacto inicial tomó dos decisiones importantes: tenía que cambiar de chip y reciclarse. Con parte del dinero cobrado por la indemnización, seleccionó el máster que consideró más rentable de cara a su futuro. Para profundizar en los nuevos conocimientos, decidió ya hace

seguir leyendo