Antes emprendedores que Ni-Nis

Hace unos días quedé profunda y gratamente sorprendido. En medio de una cena familiar en casa, surgió espontáneamente la conversación del por qué de la crisis. Mi hija –en 1º de Bachillerato- hizo una explicación sobre la crisis económica que yo no habría mejorado. Los cuatro nos enfrascamos en una conversación que para no aburrirte concluyó con una afirmación, no buscada, en la que “no hay que esperar nada de nadie”. Hay que confiar en las propias capacidades e iniciativa individual de cara al futuro. “Hay que emprender” sentenció con seriedad mi hija. Afirmación que maticé acerca de las dificultades, complejidad, etc.

No puedo esconder que en ese momento habría necesitado un babero XL. Me habría entrado pánico si hubieran escuchado de mis hijos la mínima posibilidad de estudiar para unas oposiciones. Afortunadamente no ocurrió. Da coraje que la educación de los hijos, sin duda la empresa más compleja, no lo estamos haciendo tan mal. Especialmente ahora, que la generación de los Ni-Ni son de una lamentable actualidad como argumento político. Creo que tenemos en la cantera a una generación de nativos digitales, preparados y bastante más maduros de lo que pensamos, concienciados de dónde estamos y hacia donde deberíamos ir.

Es esencial que a estas alturas, cuando parece claro que la etapa actual no es comparable en nada a las crisis anteriores, abordar el futuro con una actitud radicalmente diferente. No lo digo yo, lo dicen managers y profesionales con bastantes décadas de experiencia a sus espaldas.

No hay que ser economista para darse cuenta que el modelo económico sobre el que descansa nuestra sociedad, ha reventado. En España todavía más. Desde la UE nos piden que demostremos la credibilidad económica. El Gobierno sigue titubeando a la hora de acometer las reformas de pensiones, laboral y financiera. Imprescindibles para aligerar la pesada mochila de decisiones equivocadas o no-decisiones asumidas en el pasado. Nos hemos metido en un agujero del que nos costará salir. Además, como cuenta Juan José Güemes (presidente del centro Internacional de Gestión Emprendedora de IE Business School) “sabemos que un déficit público elevado desplaza a la iniciativa privada a la hora de captar capital, debido a la alta rentabilidad que un Estado se ve obligado a ofrecer a medida que aumenta su exposición a la deuda. Una falta de liquidez para financiar proyecto acaba por afectar  a quienes están poniendo en marcha un negocio

Nadie en su sano juicio confía en un mesías salvador que nos saque de ésta. De nuestros gobernantes y políticos hay que esperar poco o casi nada. Dispuestos como están a mantener un sistema político endogámico, de listas cerradas, financiación de partidos alegal, etc. su auténtica prioridad es mantenerse en el poder o acercarse a él. Suspenso rotundo en credibilidad.

Con este panorama sólo queda confiar en nuestra propia iniciativa. Hay coincidencia general en que “los emprendedores son la piedra angular en la que descansa la recuperación económica”. Si queremos que el ADN de nuestra economía evolucione, habrá que enseñarlo desde la cuna. Quizás nunca alcancemos a otras sociedades en las que los emprendedores son considerados héroes, pero como cuenta Juan José Güemes “debemos aplaudir los éxitos empresariales y celebrar los fracasos honestos, de los que derivan lecciones de los fallos de quienes han hecho todo lo posible para crear un negocio, aun sabiendo que la mayoría de los proyectos nuevos fracasan”. Eso hay ue enseñarlo en Primaria y ESO.

Sólo espero que nuestros políticos, en su manifiesta estupidez electoralista, demostrada con unos mimos exagerados hacia los Ni-Ni, no acaben por cabrear y desmotivar a una generación que sí confía en el futuro y sus posibilidades.

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en educación, emprendedor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Antes emprendedores que Ni-Nis

  1. Oriol dijo:

    Soy esposo y familiar político de funcionarios, estoy en la función pública en regimen de interinaje y ya emprendido un proyecto que fué un fiasco (por la incosistencia del mismo, por los nervios – estaba en paro -, por las pocas ayudas y por el auge de la crisis). Actualmente, estoy trabajando (de nuevo) en el pla de empresa. Excepto mi mujer, nadie cercano a mí conoce que participo en el Projecta’t y que mi deseo por emprender sigue intacto y crece día a día.

    Las oposiciones no son más que un frenadol o un gelocatil que cura los síntomas de resfriado, esto es, el miedo a no tener una mensualidad pero que, únicamente, esconde/atenua las molestias. El resfriado sigue allí. Muchos son los funcionarios que no buscan crecer y no ven más allá de su puesto de trabajo y, poco a poco, ves como se van consumiendo, mostrando tics, rutinas, ambiguedades en sus reflexiones, etc.

    Si yo no emprendo ¿puedo pedirle a mi hijo que tenga iniciativa, que pierda el miedo y que no tema a la caída si no a no poder levantarse a tiempo?

    Trazamos el camino que deberán asfaltar nuestros hijos.

  2. Pingback: Tweets that mention Antes emprendedores que Ni-Nis | Albert Garcia Pujadas | qtorb -- Topsy.com

  3. Isabel dijo:

    Se echa de menos una «entrada relacionada»: la de un post de este verano que creo que tiene mucho que ver con esa conversación familiar que comentas. Se me acordó enseguida porque me había gustado especialmente. Casi nada ocurre porque sí. 🙂

  4. Pepe Alonso dijo:

    Pelín demagógico y sonrojante el post. Ya que tanto predicas la necesidad de un cierto nivel de exigencia y excelencia en todas las áreas de la sociedad (opinión que comparto) mejor deja el comentario de la actualidad político-social para otros.

    En cualquier caso y ya que te metes a tertuliano me permito indicarte que la persona a la que citas es Juan José Güemes (y no Guernes), político profesional del PP durante unos cuantos años, yerno de Carlos Fabra y estrecho colaborador de Esperanza Aguirre (quienes como bien sabemos no son naaaaada sospechosos de clientelismos y corruptelas de todo tipo).

    En cualquier caso y como lo cortés no quita lo valiente, también te digo que este blog tiene entradas interesantes cuando te ciñes a los asuntos de tu competencia.

    Un saludo cordial.

    • Hola Pepe,

      No voy de ‘tertualiano’ por la vida. Reflexiono en voz alta, escribo y comparto. Me da igual que el Sr.Güemes (gracias por la corrección) sea del PP, político profesional y yerno de Carlos Fabra. Me parecieron interesantes esas palabras y ya está. Pero te recuerdo que este es mi blog personal. Nadie está obligado a entrar aquí, ni a compartir mi punto de vista. Seguiré opinando de lo que me parezca oportuno (esté equivocado o no), cuando me parezca oportuno. Si alguien me hace ver que estoy equivocado, encantado de rectificar, esto forma parte del espíritu de este blog: compartir y aprender

      saludos y gracias por el comentario,

      • Pepe Alonso dijo:

        Hombre, Albert, me parece como mínimo contradictorio que el señor Güemes se dedique a dar lecciones sobre el impacto del déficit público en la iniciativa empresarial cuando no ha levantado la voz ni una sola vez para criticar los desmanes de su suegro o su íntima amiga Esperanza en las administraciones públicas bajo su control. Por cierto, que tampoco se le conoce la menor crítica a los desmanes empresariales y búrsatiles varios que hemos vivido en los últimos tiempos.

        Creo que ese señor se ha descalificado a sí mismo hace mucho tiempo a través de sus acciones y sus omisiones como para emitir ninguna opinión mínimamente consistente sobre políticas públicas o iniciativa empresarial. Por lo tanto citarle no me parece precisamente un acierto por tu parte.

        En cuanto a opinar de lo que consideres oportuno cuando lo consideres oportuno, ¡faltaría más! Eso sí, luego no te ofusques si algunos opinamos que determinadas entradas con un contenido más ‘político’ caen en la demagogia o la desinformación.

        Un saludo.

  5. Iván dijo:

    Hola Albert:

    Me ha gustado mucho este post tuyo.
    No puedo estar más de acuerdo.
    Yo soy emigrante desde los 27 años, ahora tengo 32. Me dedico a la hostelería y trabajo en el extranjero.
    Los políticos son a nuestra imagen y semejanza y creo esta situación que se vive en España se auguraba hace tiempo. Los políticos han sido votados y han ganado elecciones. Han sido votados por nosotros, o ¿son los alemanes o los holandeses los que los han elegido?Para mí el error de base está en la educación, en que como bien comentas no podemos ir a bachilleratos, universidades y facultades y salir con la motivación de querer ser funcionarios. No hay nada malo en ser funcionario, los hay extraordinarios pero una sociedad de bienestar no puede soportar esa carga social. No nos enseñan a emprender!!, nos enseñan a conformarnos, a no arriesgar, ten cuidado no vayas a fracasar!!!. Esa es la verdad, yo no culpo tan siquiera a la clase politica y creo sinceramente que el problema es más profundo, mas de fondo. El país lo hacemos los ciudadanos que viven en él. Nuestra actitud ante la vida y ante las adversidades como la que vivimos. No somos autocríticos, la culpa nunca es nuestra y eso no puede ser. Hay que revisarse señores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.