El problema no son los chinos

Las palabras de la canciller alemana, Angela Merkel, de que «El intento de una sociedad multicultural ha fracasado totalmente” ha intensificado el debate sobre la inmigración. La combinación de miedo junto con la proximidad de las elecciones, suele dejar notablemente malparados a los extranjeros. Sucede aquí o en EEUU (Retórica anti China en un país inseguro). La crisis y la presión de los partidos políticos están forzando un debate sobre las políticas migratorias, aunque lamentablemente con frecuencia sólo sirva para tapar otras vergüenzas endémicas.

Además de la pereza, la envidia es uno de los deportes nacionales por excelencia. La población de origen chino es a menudo el blanco de numerosas leyendas urbanas sobre el origen y el auge de sus negocios en nuestro país. Desconcierta ver como van quedándose con una parte importante de negocios tradicionales, anteriormente regentados por empresarios autóctonos. Pero admitámoslo, su capacidad emprendedora es notabilísima. De hecho no tienen ningún reparo en ponerse a cocinar sushi o callos… o alargar sus horarios comerciales a casi 24 horas al día, para desespero de sus competidores.

Quizás por esto no me sorprende que la media de autónomos de origen chino doble a los de origen local. La cifra de trabajadores autónomos de origen chino afincados en Catalunya duplica la media catalana y triplica la de afiliados de origen extranjero. Su carácter laborioso y emprendedor está fuera de toda duda. No es casual que China sea la segunda potencia económica mundial…

Rama Velamuri, profesor de la China Europe International Business School y del Iese, apunta que en el 2050, China, India y EE. UU. serán las economías más grandes del mundo. Y afirma con contundencia que “Vuestros hijos van a vivir en un mundo dominado por Asia”… y por China especialmente.

Mientras, aquí, seguimos mirándonos el ombligo, perdiendo el tiempo en discusiones triviales, preocupándonos de “desafecciones varias” o tratando de seguir “engañando” a la población con promesas electorales imposibles (Montilla prometió becas salario para los Ni-Ni) sabiendo que no hay un duro en la caja (Dinero para llegar a enero).

Tranquilos, que siempre quedará algún inmigrante próspero al que echarle las culpas, probablemente sea de origen chino.

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en emprendedor, esfuerzo, espíritu de sacrificio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El problema no son los chinos

  1. Pingback: Tweets that mention El problema no son los chinos | Albert Garcia Pujadas | qtorb -- Topsy.com

  2. tvilla dijo:

    la verdad es esta que planteas, seguimos a remolque de la mayoría, con falta de visión y de gestión, así nos va.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.