Un paso al frente

Probablemente éste sea uno de los momentos más delicados de nuestra historia reciente. La intervención económica de la UE de la economía española ya es un hecho. Merkel y compañía han puesto deberes al gobierno español. La escenificación que Obamael amigo americano- llame a ZP para asegurarse que tomará más medidas para reducir déficit, es que los deberes son de obligado cumplimiento.

Personalmente estoy un poco más tranquilo, pero el gobierno español tiene escaso margen de maniobra. Si como insinúa la vicepresidenta Salgado el ajuste se hará «fundamentalmente» por la vía del gasto, parece indicar que el equilibrio se espera corregir por la vía de las subidas de impuestos. Otro lastre adicional a la recuperación. Subir impuestos y aumentar el gasto social es ir directamente al desastre.

Hay más por donde recortar. Habría sido una ocasión magnífica para meter mano al sueldo de los funcionarios, aumentar la poda en empresas públicas y recortar las prácticas ancestrales de clientelismo. Esas que dan votos, pero que tienen consecuencias siniestras para una economía de verdad.

Ya puestos, convendría dar un pequeño repaso al sector bancario y su desvergüenza. Hace unos días leía que la alta dirección de algunas cajas de ahorro se había subido más de un 30% sus planes de pensiones. Es el chocolate del loro, dirán algunos. Pero por algún sitio habrá que empezar. ¿No son estos los mismos que han estado jugando a la banca-casino los últimos años y que ahora entre todos nos toca pagar la fiesta?

La banca a lo suyo. Por encima del bien y del mal. Sin fiarse ni de su sombra, pero poniendo la mano cuando hay problemas. Y los ciudadanos a pagar.

Lo que ha cambiado es que la banca extranjera mira el mercado español como un espacio de alto riesgo. Me comentaba el ejecutivo de un importante grupo empresarial, que un banco portugués con el que llevaban meses negociando una importante operación, finalmente se echaron para atrás. Desde Lisboa habían dado órdenes de congelar todas las operaciones de prestar dinero a empresas españolas. Sin comentarios.

Aquí todos tienen que pedalear. No puede ser que algunos subamos el Tourmalet y otros disimulen paladear agarrados cobardemente al coche del director del equipo. Eso no sólo no es ético, no vale y encima cabrea a los que vamos con la lengua fuera.

Hay que arriesgar, hacer sacrificios. Hacer más con menos. Toca dar un paso al frente, pero no siempre puede tocar a los mismos. Ya no.


Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en economía, emprendedor, empresa, política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.