Emprender y la ortodoxia bancaria

El pasado viernes asistí a una sesión de “ortodoxia bancaria”. Obligado por las circunstancias tocaba reunión con el director de oficina de nuestra caja. Todavía no lo conocía. Hemos cambiado de oficina recientemente, aunque no de entidad, hartos de la ineptitud del funcionario de la anterior oficina.

De entrada reconozco y admito el error de no pisar más a menudo la oficina del banco. Es como lo de acudir al médico sólo cuando no te queda más remedio. Malo. Para no aburrirte con detalles, te diré que la sesión tuvo un aspecto bueno y otro malo.

El detalle positivo fue comprobar que nuestro actual director de oficina, es una persona bastante más competente que la anterior. Diría que incluso hace muy bien su trabajo y además intenta ayudar a sus clientes. Por tanto, es cierto, existen. En su caso aporta soluciones, no problemas como el anterior.

El aspecto negativo, previsible, fue que nuestras necesidades de tesorería y su ortodoxia bancaria no se llevan demasiado bien. Aunque la conversación fue descorazonadora, fue pedagógica. Sin duda, digna de ser grabada en video para futuros emprendedores.

En resumen fue un “esto antes se podía hacer, pero ahora no”. Las condiciones se han endurecido hasta un nivel extraordinario. Pronto llega la pregunta retórica de “¿los socios no podéis poner más dinero?”. “¿Si lo tuviéramos, estaríamos aquí hablando contigo?” Respondo. Está claro, si fuera rico o un rentista privilegiado, no me habría pasado una hora en el despacho del director, con el estómago encogido, tratando de pensar en soluciones aceptables de acuerdo a su ortodoxia.

Hablar de la crisis aburre. Dicen que incluso produces malas vibraciones a la gente, que eso no es inspirador y que “esto lo tenemos que arreglar entre todos”. Seguramente. Pero aunque no perdamos un minuto hablando de ella, recordemos que es gigantesca y ya lleva dos años erosionando pertinazmente nuestra economía.

Ser empresario y no hablar de bancos es imposible. Hay que convivir con ellos, algo bastante desagradable, especialmente cuando los necesitas. Como dice Ramon Aymerich en Una de banqueros” vivimos con un “sistema financiero hipertrofiado”. No están en este mundo para repartir generosidad y no destacan por su altruismo. Al conjunto de las entidades financieras no les va peor que en otros países, al contrario “hasta ahora ha salido bastante bien librada del lío”. Otra historia será como continúe el cierre de empresas, creciendo el paro,… Un paro en masa, puede acabar con todo. Bancos incluidos.

A los políticos no se les espera, ellos a lo suyo. Cuando preguntas por los “nuevos ICO” anunciados por el Gobierno, la respuesta tiene poco que ver con lo explicado por los voceros oficiales ¿Alguien miente?

La cuestión es que tocará sobrevivir con ello. El problema no es la crisis, es el dinero necesario para hacer viable el modelo de negocio. Comprobarlo justo ahora, en el mejor momento de Nikodemo, es toda una ironía.

Digo todo esto para que nadie me acuse de pesimista o llorica. Hay esfuerzo, talento, ilusión, ganas y energía… pero el dinero escasea, corrijo, ya no hay.

La casualidad ha hecho que estos días haya tenido conversaciones sinceras con personas con las que tengo una relación especial y máximo respeto. Algunos emprendedores, empresarios, otros reputados profesionales de larga trayectoria y con años de experiencia. La sorpresa ha sido cuando al hablar a calzón quitado, transparente, fuera de focos y cámaras, me han revelado su situación: alguno de ellos está personalmente arruinado, otro sin ingresar un euro este mes y otro con una previsión de ingresos incierta a 45 días vista.

Puede que esa sea una foto parcial, pero es una foto real. La sensación de soledad es extrema, pero no están solos. Hay mucha más gente emprendedora en apuros. Sé que eso no mejora la tesorería de la empresa, pero amortigua la sensación de apestado.

Habrá que intentar demostrar éxito del modelo de negocio al margen de la ortodoxia bancaria. ¿Es eso posible?

Post relacionados:

  • No Related Posts

6 comentarios

  1. A lo mejor me equivoco, pero la banca a roto un hilo emocional con sus clientes que creo difícil de recuperar para la generación que está viviendo esto.

    La banca siempre tuvo una relación comercial complicada: es tu amigo cuando tienes dinero, pero cuando no lo tienes es el primero en dejarte. Por tanto, no es tu amigo.

    La obscenidad del bloqueo del crédito ante condiciones estables de empresas que, una vez cerrado el grifo, entran en la espiral de problemas sin poder solucionarlos porque carecen de colchón de tesorería y mostrando su viabilidad con un ajuste financiable, es difícil de olvidar.

    El saqueo en comisiones, el cobro por el uso de internet generalizado, será difícil de olvidar. La relación de lealtad con un banco principal se torna imposible para los pequeños y hay que hacer de tu relación con el banco una pura subasta, justo lo que ellos más temen.

  2. Aún estando totalmente de acuerdo con el post, para mí "ortodoxia bancaria" es que los bancos hagan su trabajo, que es prestar dinero. ¿Te imaginas una zapatería donde se nieguen por sistema y sin motivo racional a vender zapatos? ¿No dejaría de tener sentido la existencia de ese comercio? Pues eso mismo le va a pasar al hipertrofiado sistema bancario español.

    Mi caso particular es tan esperpéntico que voy a explicarlo, no por hacer llorar, sinó más bien para lo contrario.

    La oficina en la que depositamos el capital social para crear la empresa era una muy pequeñita y sin mucho trabajo. Pues bien, entre otros desmanes podían llegar a tardar una semana en expedirte un certificado; no pagaron a la notaría porque un par de imposiciones echas por ventanilla las realizaron a cuentas incorrectas; ¡de hecho ni siquiera sabían cuál era el correo electrónico de la oficina y me obligaban a enviar faxes! Y esto son sólo unos pocos ejemplos.

    Como dejé mi trabajo anterior y la susodicha oficina ya no me pillaba de paso, quise trasladar la cuenta a la de debajo de casa. Tras dos meses (¡DOS MESES!) mareando la perdiz, eschuchando "ahora iba a llamarte" cada vez que me pasaba por la oficina, me amotino y acaban diciéndome "que no les gusta hacer eso" de trasladar cuentas.

    Poco antes la entidad (llamémosla Caja de Ahogos y Presiones) pasa a cobrarnos 11,60 euracos/mes por la banca electrónica de un día para otro sin ni siquiera avisar por escrito, sólo con un simple pantallazo en la web. Voy a quejarme y me dicen sin asomo de rubor que no pueden hacer nada, que lo hacen a todo el mundo. El problema es que mi pareja hace 10 años que trabaja en tal entidad y sé perfectamente que es mentira.

    Consigo encontrar una oficina donde se comprometen a trasladarme la cuenta (cerrar una y abrir otra, en realidad). Me aseguran que no habrá ningún problema con las domiciliaciones porque se pasarán directamente a la nueva. Pocos días después van y devuelven un pago a la S.S.

    Nos embarcamos en pedir un ICO. Una cantidad bastante irrisoria (unos 60.000 euros). A través de un contacto/recomendación el director de una oficina de otra entidad me dice que me lo tramita en un mes y medio o dos meses. Voy a mi oficina, les digo esto y me dicen que ellos me lo hacen muchísimo antes.

    Pues fue que no. Casi dos meses después la otra entidad nos concede 50.000€. Sin firmar nada voy a la nuestra para meterles prisa y me dicen que, en realidad, es que se lo han tumbado. Me enfado como una mona y les digo que, al menos, me consigan uno de 20.000 para complementar al de la otra entidad (ofreciendo además 6 avalistas personales, tres con vivienda propia con hipotecas razonables, los otros tres sin una deuda o crédito, y una carta de intenciones de inversores por diez veces el importe de ambos créditos).

    Sigo sin noticias. Voy a la oficina, escucho lo de "ahorateibaallamar" y me vuelven a decir que nanai.

    Espero que todo esto sea casualidad. Pero si no lo es, temo por el futuro de la susodicha entidad. Ésta se vanagloria de ser la menos afectada por la crisis y a lo mejor es cierto. Pero son la zapatería que no vende zapatos. De momento irán tirando, pero a medio plazo tienen un problema.

    Sorry por el tocho-post.

  3. La banca ha sido siempre una pandilla de hijos de puta y nunca han tenido ningún attachment emocional con la gente más allá del síndrome de Estocolmo que produce el "Es que este me da dinero"

    La Ortodoxia bancaria consiste en cumplir los objetivos del Q. La gente de la oficina entiende igual de poco porqué daban créditos a manos llenas o porqué ahora los deniegan.

    El sistema bancario español está quebrado de raíz, y los bancos que conozco por dentro merecen ser gaseados.

    Solo faltaba ING, que simplemente siendo menos hijo de puta que los demás, aspira a estar en nuestro corazoncito.

    Váyanse todos ustedes de la mano a tomar mucho por el culo.

  4. Ostras! Terapia de grupo!
    Albert, suscribo tus palabras al completo.

    En noviembre de 2009 me dirijo, como bien dice el compañero, a la Caja de Ahogos y Pensiones, donde tenemos nuestras cuentas desde que hacemos Malviviendo y desde que constituimos Diffferent.

    Hemos encontrado un chollo en forma de estudios audiovisuales. Con todos sus avíos (Escolano puede dar cuenta de ello), pero necesitamos liquidez (menos de 60 mil euros par equiparlo)

    Nos ponemos con el papeleo para el ICO 2009 Emprendendores, para el que NO hace falta aval (no hace falta decir que no tenemos padrino)

    El director me dice que si, que sin problemas, pero me va dando largas.
    "no hay problema, esto en el momento que te lo haga, tienes el dinero en una semana"

    Y asi fueron pasando los días y los papeles que me solicitaban.
    Cuando ya no tenía excusa porque estaba toda la documetacion (febrero de 2010), me dice que inexplicablemente no le dejan a él aprobar la operación y que, por tanto no hay crédito.

    Y me ofrece a cambio de contratos que tenemos firmados ¡¡¡una póliza de crédito!!!.

    ¿Por qué el ICO no y la póliza de crédito sí?

    En fin, esto hubiera sido tan fácil como hicieron en otro Banco:

    -Venía a informarme sobre los prestamos ICO
    -¿Tienes aval?
    -No
    -Pues está usted perdiendo el tiempo.

    Bastantes meses después, mucho me temo que tendremos que abandonar el chollo porque no somos capaces de encontrar financiación… así le luce el pelo a la economía española…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.