Carpe diem responsable

Todavía me quedan unos cuantos días para iniciar las vacaciones, pero admito que ya tengo activado el modo pre-vacacional. Momento en el que empiezas a contar los días que faltan y a cerrar temas, en lugar de abrir nuevos.

Inevitablemente empiezas a escribir algún post como el de hoy, sobre las vacaciones y lo que harás para aprovecharlas mejor…

Hablando en genérico, para que nadie se me asuste, diré que hay momentos en nuestra existencia en que las dudas nos bloquean. Se nos abren un mundo de posibilidades pero no acabamos de decidirnos. O justamente es la ausencia de estas posibilidades lo que realmente nos preocupa.

A menudo consultamos la situación con personas cercanas a las que conocemos bien. O simplemente a las que respetamos su punto de vista. Un punto de vista que tiene que enriquecer nuestra perspectiva vital.

Las vacaciones son un buen momento para tomar distancia sobre estas situaciones más o menos trascendentales. Es nuestro punto y aparte. Es el reset vital, que ejercemos año tras año. Conseguimos desengancharnos de nuestro quehacer diario y cotidiano. Cambiamos de registro, de actividades. Desconectamos o lo intentamos.

En nuestras manos está buscar los “momentos-refugio” del día. Situaciones en las que poder evadirse de todo lo demás y dedicarse un momento para uno mismo.

No es cuestión de martirizarnos por los errores. Lo que toca es mirar un poco más a nuestro interior y enfocar hacia delante, encauzando más nuestra vida hacia donde creamos más oportuno.

La recomendación no es exclusiva para los que se encuentran ante una decisión inminente de cambio en su vida. A nadie tiene que sorprender, que estos días en los que bajamos de actividad profesional o la paramos totalmente y nos lanzamos a brazos de las actividades de ocio o simplemente a no hacer absolutamente nada y aburrirnos, son los mejores. Incluso para afinar y ajustar nuestros propósitos.

No es cuestión de llevarnos en el zurrón esos problemas que nos absorben y atormentan durante todo el resto del año, pero sí es buen momento para pensar que realmente que queremos ser de mayores. Qué queremos hacer con nuestra vida y si vamos o no, en buena dirección.

Una buena forma de iniciar la reflexión es pensar acerca de nuestros objetivos personales. Si el vacío obtienes por respuesta, es que primero tienes que enfrentarte a la realidad de que muy probablemente vas sin dirección alguna, sin objetivos concretos. Por inercia. Tiene solución, no es grave. Sólo significa que sigues un guión escrito por otros y que estás trabajando para cumplir los objetivos de los demás.

Tú verás. Sabemos perfectamente que sólo se vive una vida. Hagamos un carpe diem responsable, con la actitud de vivir intensamente cada instante, de afrontar la vida con optimismo y alegría.

Repiénsate a ti mismo o simplemente cambia algo de tu vida. Es tu guión y tú eres el protagonista. Aprovéchalo, atrévete. Las vacaciones también están para eso.

Post relacionados:

  • No Related Posts

3 comentarios

  1. Carpe Diem. Algo así como aprovecha el día, maximiza el día. Conocí esta frase a través de la peli "La Sociedad de los Poetas Muertos". Me llamó la atención pero no llegué a comprenderla y aplicarla hasta años después de haberla visto.
    Coincido en que las vacaciones son un excelente momento para pensar, mirar introspectivamente, calibrar de nuevo, etc.. Pero creo que no es el tiempo exclusivo para hacerlo. Quizás sólo sea apartar esos 2 minutos diarios de caminata del estacionamiento/tren/metro al trabajo para agradecer, visualizar, proponerse metas. O también al acostarse, o en el café del mediodía. Entonces podemos liberar un poco de las tensiones, progresivamente y no esperar a un tiempo específico, donde, simulando una olla a presión, quizás nos quememos con el vapor que nos invade al destaparla.

  2. Maravilloso post, al que llego vía Vero, que hoy te cita en nuestro blog 🙂

    Me quedo, ahora que me reincorporo a lo que llaman "real world", con lo de "buscar momentos refugio" en nuestro día, para que el "frenesí" del trabajo no nos haga perder el norte, ni el profesional ni el personal. Y es que no por mucho moverse las cosas se mueven más rápido. Hay que mover en la dirección adecuada, y para eso necesitamos calma y esos momentos-refugio. Espero lograr aplicarlo 🙂

    Feliz re-entré.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.