El karma y la marca

Tranquilo no voy a soltarte un post sobre religiones orientales, sólo quería referirme a uno de sus conceptos, el karma. Aunque en su acepción más occidental, entendiéndolo como una energía metafísica o ley cósmica que te premia (o castiga) de acuerdo a tus actos personales.

Así según la versión más occidental, el karma sería el resultado de una convivencia armoniosa, algo que otorga un cierto significado a nuestra vida cotidiana. Un término aceptado y aplicable incluso desde la perspectiva más –espiritualmente- escéptica. De hecho por ahí podemos encontrar usos similares del concepto karma, por ejemplo el empleado por el Menéame con su sistema de puntuación online para los usuarios, que premian (o castigan) las diferentes aportaciones que hacen…

¿A qué viene todo esto? Pues a que hace unos días recibía el email de un fan de Cálico. Un chaval que se confesaba seguidor desde los siete años. Me comentaba que colaboraba en un web de homebrew (software casero no oficial). O sea, “aplicaciones y juegos creados por programadores -aficionados y expertos- para cualquier plataforma, generalmente consolas de videojuegos propietarias”.

Bueno, pues el chaval me pedía permiso para ofrecer en esta web, los videos de Cálico convertidos al formato dpg (para Nintendo). ¿Mi respuesta? Además del agradecimiento por ser fan de Cálico y el gesto de solicitar permiso, por supuesto le di la autorización, con la única condición que la distribución de los videos fuera gratuita.

Adicionalmente, le solicitaba que pusiera un link apuntando a www.calicoelectronico.com y que de alguna forma u otra, animara a sus usuarios a registrarse en nuestra web, en caso de que ser fans de Cálico. Nada más.

El chaval, supongo que más acostumbrado a las respuestas negativas que positivas, me respondió con un email muy claro: “Muchísimas gracias, no veas cuanto me alegro y seguiré tus instrucciones”. Buena gente, pensé.

La sorpresa, al pasarme su URL y curiosear en la web del chaval, era que en realidad se trata de una web en la posición 7.949 según Alexa. Esto significa una web con mucho tráfico. Para hacerte una idea te diré que el site de Cálico está en la posición 22.575

Cuando compartía el episodio con el resto del equipo de Nikodemo, la respuesta no podía ser otra: “eso es el karma, si eres bueno el karma te recompensa”. Ahora ya sé que las marcas, también tienen su karma.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en cálico electrónico, homebrew, karma, marca 2.0, nikodemo. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El karma y la marca

  1. Jaime Cuesta dijo:

    Uno recibe lo que da. Enhorabuena!!!

  2. Jordi Pérez dijo:

    Albert,

    Muchas felicidades! pequeñas grandes cosas como estas hacen subir el karma personal, el karma de tu marca, y el karma de todo el equipo.

    Genial!
    Jordi

  3. Jordi Bufí dijo:

    Yo también creo en el karma, o al menos creo que el karma debe existir.

    Por cierto, juraría que vi el tema de los capítulos de Cálico en formato dgp en una web (supongo que la que te pidió permiso)

  4. Albert Garcia Pujadas dijo:

    @Jaime,

    100% de acuerdo. gracias!

  5. Albert Garcia Pujadas dijo:

    @Jordi Pérez,

    Sí, demasiadas veces prestamos poca atención a los pequeños detalles… que al final son los que en realidad nos «hacen ser»

  6. Albert Garcia Pujadas dijo:

    @Jordi Bufi,

    estoy convencido que ahí fuera pueden haber docenas de sitios que no han pedido permiso. Esto es inevitable. Para mí lo importante es el que ha pedido autorización, allí está nuestro foco…

    gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.