Reset total o insumiso fiscal

Entrar en la oficina de mi banco me produce una sensación similar (o peor) a cuando piso un hospital. Pocas veces es para algo bueno. El viernes pasado, apurando, fui a pagar el IVA. ¿Qué decir? me daban ganas de declararme insumiso fiscal.

No es para menos, viendo como dilapidan los dineros públicos. La alegría en el gasto de nuestras administraciones me pone los pelos de punta. Cada día que pasa el nivel de atontamiento –generalizado- sigue superado todas las cotas imaginables. Desde luego en España no tenemos la exclusiva, realmente hay alumnos aventajados (“Brown nacionalizará escuelas privadas golpeadas por la crisis”).

De nuestros políticos poco tenemos que esperar. Tan sólo que eviten meter la pata y que controlen la tentación de hacer afirmaciones categóricas (“Zapatero dice que España no entrará en recesión”). Ya sabemos como acaba.

Hasta el ministro tranquilo Solbes se le han acabado los conejos de la chistera (el último “Cebar el consumo con planes de pensiones”). Quemando las naves. Otra demostración más de lo realmente jodidos que estamos.

No puedo estar más de acuerdo con Ramon Aymerich con su «Estado de ánimo«, en que “para salir de la crisis hará falta algo más que una mejora del ánimo; faltan proyectos y más cambios”.

Pero ¿Quién lidera el cambio? Como apunta Fernando Ónega el cuadro político español es desolador (“El cántaro derramado”). Zapatero después de una intervención pública televisiva su obsesión es que “puede haberse equivocado en los diagnósticos económicos, pero no ha querido engañar”. Patético.

A estas alturas, está claro que Zapatero ha presentado su sólida candidatura para aparecer en puestos de honor en el ranking de los peores presidentes del gobierno español… que ya es decir.

Personalmente tengo poca fe en que el inquilino de la Moncloa (Reunión de Zapatero con la banca), pueda convencer a los opulentos banqueros, por aquello de la obscenidad e indecencia de sus beneficios que son la envidia del mundo entero, que arrimen el hombro y faciliten la actividad económica del resto de los mortales. Recomiendo la lectura de «Desayuno con banqueros» de Juan Carlos Escudier

En el microcosmos catalán dos noticias importantes esta semana: que unos empresarios se compran Spanair (me parece bien), con la colaboración de algunas administraciones (¿cuánto nos va a costar el asunto?). La segunda noticia es que
La Generalitat negocia con Industria la salvación del Salón del Automóvil y ya me entra el pánico. ¿Es el Salón del Automóvil estratégico para el país? O la pregunta correcta es ¿Tiene futuro la industria de automoción en nuestro país? Eso duele.

Cada día que pasa estoy más convencido que esta recesión está poniendo todo patas arriba. Empezando por el sistema bancario. También los modelos de negocio empresarial que se están revelando como obsoletos. Ahora sólo falta que los políticos cambien el chip.

Sí, un reset total. Que dejen de pulirse nuestro dinero en estupideces, cuenten la verdad a la sociedad, abandonen el clientelismo, dejen de subvencionar a holgazanes, aligeremos las administraciones (desde las municipales hasta Bruselas) y puede que entonces haya opción para la esperanza.

Mientras tanto, el último…que apague la luz.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en banco, Crisis, insumisión, política, reset total. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Reset total o insumiso fiscal

  1. Esteban dijo:

    Muy bueno Albert, y muy acertado.
    Más razón no se puede tener.
    Saludos !

  2. Albero dijo:

    Cuando empiecen a mermar los ahorrillos de los españoles, vamos a saber de veras en qué consiste esta recesión.
    Mientras tanto el reseteo total que propones parece no afectar a la Sagrada Hacienda, ya sea autonómica o estatal, y habrá que seguir rascándose el bolsillo.
    Curioso el tema del IVA, precisamente, donde tienes que pagar por lo que has facturado y, a lo peor, uno todavía no ha cobrado.
    Saludos, Albert

  3. Gonzalo Martín dijo:

    Lo malo de decir estas cosas, es que te llaman fascista y cosas por el estilo, cuando solo estás pidiendo sentido común y que el receptor de tus impuestos no tenga la impunidad que tiene en el gasto. No hablamos de ello, pero la desconexión de la clase política con la sociedad es brutal. Mientras todos pensamos en nuestro desarrallo personal y empresarial nos vemos envueltos en batallas que parecen de otra época. Por no hablar de que internet y la sociedad conectada cambia las reglas del juego de forma diferente a lo que quieren todos: ¿no es patético que con el cansancio de la política actual, para mi causado en los rasgos perversos del sistema (la falta de representación real del elegido), no surja un solo liderazgo que de verdad rompa con los moldes del sistema? Los partidos, por llamarlos así, exóticos, como UpyD, Ciutadans, etc. que recogen mucho cabreo de la gente, a la hora de la verdad, si lees sus programas son más de lo mismo.

  4. Albert Garcia Pujadas dijo:

    gracias @Esteban

  5. Albert Garcia Pujadas dijo:

    @Albero,
    totalmente de acuerdo. Me temo que lo peor está por llegar: cuando los ahorrillos y los subsidios se agoten

    un abrazo!

  6. Albert Garcia Pujadas dijo:

    @Gonzalo Martín,

    en verdad cada vez más parece que funcionamos en universos paralelos…que divergen con el tiempo. Muy preocupante. Respecto al sistema de partidos políticos, honestamente, lo veo como un anacronismo…

    Lo de Obama, con todo lo mesiánico del fenómeno, tendría que hacer reflexionar a la clase política. Pero por favor, mediocres, aprendices y sucedáneos, mejor abstenerse de hacer el ridículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.