Clan Avatar – futuro y vino

Son encuentros semestrales pero muy intensos. Un ritual. Con una ronda de updates personales y profesionales en el que nos ponemos rápidamente al día, además de aprovechar para reírnos, intensamente, de nosotros mismos.

El clan Avatar es como un universo paralelo y atemporal. Con independencia que nuestras vidas profesionales se alejen o se acerquen, hay una necesidad confesada de mantener la amistad, que a medida que pasan los años, todavía valoramos más. A pesar de perfiles y personalidades tan diferentes. Ahí está su inmenso valor.

Alex Soler, que sigue con su año sabático y su vuelta al mundo por etapas. Alex Baldonado, recién llegado de California, con su vino californiano (¡exquisito por cierto!) y su proyecto de enoturismo para guiris con pasta. Jordi Urbea repasando todo el sector de agencias en España y tratándonos de convencer de comprar una barrica conjunta en unas conocidas bodegas riojanas… Y Alberto Gallego y su OneTechTeam. Que sigue creciendo y a quien las cosas le van mejor que nunca. Más le vale, ahora que ha aumentado su prole.

De la cena de ayer estoy personalmente satisfecho. Primero porque –probablemente- ha sido la ocasión en la que menos hemos hablado del pasado, y más del futuro. Buen síntoma.

Segundo porque -sin querer- hemos incorporado a nuestro ritual la inconfesable afición (hasta ahora amateur) por el vino. Aunque tenemos pendiente una barbacoa familiar, vamos evolucionando y el próximo encuentro del clan será en el Priorat, con cata de vinos incluida, pero haciendo noche en algún sitio con encanto. Será inolvidable.

Ya tengo ganas que llegue.

Post relacionados:

  • No Related Posts

Un comentario

  1. Aprovecho este post para decir que fué un privilegio trabajar con el clan Avatar y tenerlos como jefes (con Álex Soler y Alberto Gallego camuflados entre los currantes), cuando comandaban Ogilvy Interactive, la agencia interactiva del publicista Bassat.

    Trabajábamos mucho (cobrábamos poco), nos reíamos mucho y disfrutamos «inventando» el negocio de internet día a día con el inestimable empuje del crack Jordi Urbea, a cuyas ordenes trabajé de lujo. Lo mismo debo decir de Albert y de Álex Baldonado, con los que disfruté de inolvidables momentos de mi vida profesional y también más allá de lo profesional. Aquella época quedó en la memoria como algo remarcable en mi vida y creo que puedo decir lo mismo de la mayoría de aquellos que trabajmos allí.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.