Desde mi santuario personal

Mientras escribo este post desde Gessa, donde me he instalado estos días con la familia, veo llover suavemente por la ventana. En la Val d´Aran el día se ha levantado revuelto y fresco. El marco es excepcional. Ahora mismo, al fondo, la bruma surge lentamente de entre el bosque de avetos de Mont-Romies. Una gozada.

Llevo ocho días en Gessa y empiezo a estar perfectamente aclimatado al ritmo del lugar. Aunque a mi pesar, el tiempo pasa demasiado deprisa. Pero como dirían aquellos, lo llevo con dignidad.

El gran reto diario es no repetir excursión y sorprender a la familia con algún paraje o algún itinerario diferente por la montaña. Tarea difícil teniendo en cuenta que hace más de quince años que visito la comarca y aún me sorprende descubrir algún lugar, algún encuadre que todavía no había vivido.

Y eso que este año tengo nueva excusa. Estreno cámara de fotos. Un Canon Ixus 80 que, para un –casi- analfabeto de la fotografía como yo, es una máquina fantástica.

Como todos los años, la afluencia de turistas es notable. Paralelo a una gran proporción de casas cerradas, que como todos los años sólo son “aprovechados” para la temporada de esquí. Este año la novedad está en la numerosa cantidad de letreros de “En venta”. Aunque sin prisas aparentes. Porque hablando con gente del lugar, me decían que hay muchos inmuebles por vender, que llevan con el cartel puesto, desde hace más de dos años.

Parece que hay muchos promotores con paciencia. Se permiten aguantar todo el tiempo que haga falta (al menos eso dicen). Aunque tengo mis dudas de que encuentren fácilmente, animosos millonarios, capaces de desembolsar esos desorbitados precios. Inmuebles a más de 6000 € /m2, una auténtica animalada para una 2ª (ó 3ª residencia) que como mucho se usará 15 días al año.

El resultado es lamentable. Antiguos pueblos de montaña, convertidos en parque temático para urbanitas ricos, que parecen “pueblos fantasma” durante 350 días al año.

Pero lo que hay que hacer es alejarse de estos “no-lugares”, así como de los rincones típicos referenciados en las todas las guías de turistas_típicos_con_el_culo_pegado_al_coche. A la que uno anda media hora, se encuentra con poca gente. Y si eliges suficientemente bien, el momento y el lugar, puede que disfrutes de una sobrecogedora soledad, en parajes inmensos. Algo que en agosto, se agradece.

A eso me dedico estos días. El pacto familiar es una ascensión “fuerte” a la semana (duración superior a ocho horas). El resto de la semana, un día una salida “ligera” (máximo cuatro horas) y al día siguiente “descanso” (tipo paseo por el bosque…).

La semana pasada, la salida fuerte fue la ascensión al Tuc de Ratera. Ascensión fácil pero un poco larga. Ese día sucedió algo revelador. Además de disfrutar de la belleza del itinerario, mi hijo Eric con –todavía- 11 años, después de marcar el paso (bastante fuerte) durante toda la ruta, de más de ochos horas y más de mil metros de desnivel positivo, llegó a casa y se fue a jugar un partido de fútbol con sus amigos…

Yo no le acompañé.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en conciliación vida personal y profesional, vacaciones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Desde mi santuario personal

  1. Witerico dijo:

    pues vaya un pedazo de post flojo…. joder hermano.. jodeeeeeeerrrr… albert, tío, la montaña te licua el cerebro, joder. Te estás poniendo mas ñoño que Marco el día de la Madre.. jooooooder! ¿que ha pasado con ese albert que soporta los cambios climáticos en menos de 10 segundos y sin rechistar, eh?… tío, vuvelve al curro anda, porque estás de un moñas… (con cariño, eh? con cariño…).

  2. Alarico dijo:

    Jodeeeeeeeeeeeeeeer, hermano….pero de qué cojones está hablando el grey este…»veo llover suavemente por la ventana»,»el día se ha levantado revuelto y fresco»,»la bruma surge lentamente»…jejejejejeje…pero qué pedazo de mierda es esta?…jajajaja…espera, espera,espera que me abru más:
    puet!
    Ale! ahí dejo mi poesía, hermano…jejejejeje

    (con cachondeo y regobello, eh?…y sin respeto..jejejeje)

  3. Toni Mascaró dijo:

    Hola Albert

    Para mí también es un rincón muy especial la Vall d’Aran.

    Me gustaría compartir un vídeo contigo que monté en las vacaciones del 2007.

    Un saludo!

    http://www.youtube.com/watch?v=f7nR4S14Pq8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.