El entertainment y los nuevos imperios digitales

Ayer cuando regresaba en el puente aéreo estuve echando una ojeada a un interesante artículo en Forbes (‘Leading Man’) sobre el COO de News Corp, Peter Chernin. El conglomerado multimedia de Rupert Murdoch arroja bastante luz sobre cómo su modelo de negocio está preparado para aguantar -mejor dicho “aprovechar”- la piratería… y la fusión, cada vez más íntima, entre la publicidad y el entretenimiento.

Inmediatamente me viene a la cabeza el anuncio que el popular videojuego ‘Los Sims 2’ lanza una nueva expansión que se llama ‘Los Sims 2: IKEA home’. ¿Más pistas? El juego incluye nuevos muebles para el juego y se centra en la parte decorativa, además de la jugable.

Personalmente me parece un acierto. De hecho en muchas ocasiones observando a mis hijos como lo usan lo habíamos comentado, con éstas y otras marcas. La multinacional sueca ha sabido ver el potencial del juego para promocionar sus productos (y viceversa). La verdad es que la alianza no podía ser mejor, un excelente ejemplo de product placement justificado en un videojuego.

Volviendo al artículo sobre Chernin, desgrana el episodio sobre la reciente huelga de guionistas en Hollywood, que llenó de repeticiones las pantallas de millones de hogares. Este capítulo, demuestra hasta qué punto lo digital está revolucionando los cimientos de la industria del entretenimiento. Primero fue el tsunami con la música, ahora el resto. El gran punto de desacuerdo, que provocó la huelga de los valiosos guionistas: cómo repartir los futuros ingresos de Internet (streaming de películas, televisión en Internet…). Sin comentarios.

Esto indica claramente la situación convulsa que vive esta industria. Transformando su modelo de negocio de arriba abajo (mejor dicho de abajo a arriba…). ¿Más datos? Después de una década de crecimiento, los DVDs han iniciado un descenso de ventas, algo que -según los expertos- se agudizará.

Algo que no sorprende cuando, tal como comentaba en este blog hace unos días, nos enteramos del pacto entre Apple y los estudios para que los filmes se vendan a la vez en iTunes y en DVD. Además de convertir –definitivamente- a Apple en un proveedor de ocio.

Chernin se está apresurando en convertir News Corp, también en una potencial digital. Mientras estaba cerrando la compra de MySpace, apostó por Hulu, con la idea de convertir -la a menudo frustrante experiencia de ver la tele en Internet- en una experiencia visual simple, pero satisfactoria. Son algunas de sus demostraciones más espectaculares en el proceso de digitalización de este imperio de entertainment…

Chernin tiene mi admiración, no sólo por ser uno de los defensores de ‘Los Simpson’ y de la que está aprovechando en efecto halo de la popular marca: licensing, home video, libros, TV satélite y operaciones con redes broadcast en todo el mundo, sino como él dice “ahora es el momento de evolucionar o morir” y sentencia «La gente quiere consumir nuestro contenido digital. O bien vamos a buscar la manera de hacerlo o lo van a robar, y si lo hacen, debería darnos vergüenza a nosotros«.

Pero ¿aguantará su modelo de negocio en la Red, la disminución de DVD y de televisión por cable? Cada show en Hulu se ha patrocinado y cuenta con anuncios breves antes de show y en los descansos regulares. Los anuncios tienen un 50% de prima respecto a los anuncios en la televisión, cerca de $ 45 por cada mil espectadores versus $ 30 en la televisión.

Parece que el problema es el volumen disponible. En 44 minutos de entretenimiento, en la tele convencional te machacan con 16 minutos de publicidad, Hulu sólo tienen 4. Pero lo tienen claro. El objetivo por ahora es atraer a los espectadores, no asustarlos con publicidad.

Chernin afirma que –atención- la publicidad online es más valiosa que la tradicional (posibilidad de targeting, no hay zapping, la medición del click,…) y que los de la industria publicitaria, tarde o temprano, claudicarán.

Muchos tendrían que inspirarse en la actitud de Chernin, “Tratar de proteger las empresas tradicionales me parece muy aburrido», dice.

Un estímulo para muchos de nosotros, que todavía nos siguen mirando como a marcianos

Post relacionados:

  • No Related Posts

3 comentarios

  1. Lo cierto es que todo el inventario de Hulu está vendido. Y el rendimiento es, como dices, mejor que el de prime time de la television.

    La incertidumbre reside en que los costes de producción del buen contenido, el que todo el mundo ama, están dimensionados y favorecidos por la escala de la tele convencional. Y la red no da para pagarlos.

    Así que el video online introduce ciclos y formas de explotación diferentes. Ahora bien, no se debe olvidar que estos contenidos, los que vende Hulu, funcionan porque la television los ha lanzado. Es diferente a Cálico, que hace el recorrido a la inversa.

    Esto añade otro aspecto interesante y es que no siempre los viajes de un lado al otro funcionan bien. Contenido original para la red, puede fallar en la tele normal: quarterlife.

    De todas formas, con el crecimiento que se va a experimentar, marketing de electrónica de consumo mediante, de STB’s y televisores conectados a la red, las fronteras de la procedencia del contenido se van a difuminar.

  2. Estoy de acuerdo contigo Gonzalo. Los viajes de un lado a otro no siempre funcionan, seguramente porque rigen reglas diferentes y sobretodo porque la experiencia es muy diferente….

    El pasado jueves por la noche, cuando estábamos en el cine Ideal viendo a Cálico en XXL lo pude comprobar: la gente hacía fotos y grababa en video diferentes momentos del estreno, la entrada, al público, las bromas con las reproducciones de peluche de Cálico y también la pantalla diferentes momentos de la proyección. Había fans que arrancaron –previo permiso- elementos de la cartelería de Cálico para llevárselo de recuerdo…. Otra experiencia distinta

  3. Lástima no haber podido asistir. Pero me encanta la experiencia que relatas: Cálico es una marca con fans, verdaderos fanáticos (vídeos, romper cosas… madre mía). Y eso es petróleo. El interrogante para Nikodemo como productores es: ¿gano más vendiendo esas cosas y dejando que la peli o los episodios se divulguen por internet como una plaga o tratando de cobrar por cada copia vendida? Seguramente la respuesta es un mix, pero la clave es el porcentaje que se llevan el merchandising y los otros valores añadidos.

    Al final, nada nuevo: las jugueteras llevan años regalando series de animación a las televisiones par vender muñecos y gadgets.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.