Revolución en la industria del entretenimiento

Hace unos meses escribía sobre el futuro de las marcas de entertainment y la obligación de los artistas musicales a convertirse en marca. Tras este imperativo comercial emerge una curiosa circunstancia.

Algo que queda recogido en el interesante artículo de Eulàlia Furriol (“La inesperada fortuna de Live Nation”) donde explica que los conciertos son la principal fuente de ingresos de los artistas más mediáticos. En algunos casos, puede llegar hasta el 80% de sus ingresos. Una proporción más que relevante.

De hecho, actualmente los conciertos ya no es una actividad promocional concebida para vender los CDs, como sucedía “antiguamente”, sino al revés. Y es que la Red ha puesto patas arriba la industria y el auge económico de la música en directo, aparenta ser una de las poderosas consecuencias del tsunami de la música online (iTunes ya es la mayor tienda de música de EEUU).

En realidad no hablamos de un fenómeno puntual, se trata más bien de una revolución cuya sacudida ha modificado para siempre el modus operandi de los artistas musicales… y de un número importante de actores de esta industria.

Así, “las discográficas incluso están siendo relegadas por los nuevos artistas, que dedican sus primeros esfuerzos a abrir una página web, crear su mercado y cuidar su relación con los fans. Un segundo paso es buscar discográfica”…

Y es que los artistas nunca han sido más marcas como ahora. Y lo que venden son –especialmente- experiencias de esas marcas, a un grupo determinado de leales seguidores.

Pero no es una actividad fácil, donde todo está inventado. Al contrario. En realidad sólo se están dando los primeros pasos de un futuro que se prevé diferente y apasionante. Las fronteras entre categorías de producto se diluyen, se regala (o casi) el que hasta ahora era el producto estrella y se monetiza mediante otras vías…

Todo un mundo de oportunidades. De la misma forma que Live Nation se ha convertido en el gran especialista en la promoción de música en directo, Nikodemo y Multiplica se van a convertir en un potente tándem en la creación de entertainment user experience y en cómo hacer rentables esas experiencias…

Y si no te lo crees, al tiempo.

Post relacionados:

  • No Related Posts

Un comentario

  1. Te creo. Es más, me fascina la puesta en escena que vayais a hacer. Llevo meses trabajando en la investigación de los modelos gratuitos para el vídeo (más allá de la mera publicidad convencional) para ver cuando y cómo es posible asumir el riesgo del productor sin recurrir a preventa y, en ese caso, como construir el flujo de ingresos. Hay cosas interesantes e inesperadas que se pueden hacer… pero seguramente queda mucha maduración de mercado. Como en el caso del vídeo hay cambios esenciales cada tres meses, pues hablamos dentro de nada.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.