Apología del mal gusto

Hablar de la banalización de la Navidad ya es tirar de tópicos. Un año tras otro, repetición de la jugada. El problema es que algunas de estas tradiciones empeoran con el tiempo.

Hay dos que sobresalen por el nivel de degeneración alcanzado: la decoración del exterior de los domicilios particulares y los inevitables christmas de navidad.

Vamos por partes. La decoración del exterior de los comercios puede aceptarse bajo la lícita coartada mercantilista. Aunque sinceramente, la práctica -con el sabor hortera y ostentoso habitual- lejos de atraer, me temo que auyenta la clientela.

Pero lo que de verdad cuesta de entender, es esa absurda competición que se instala en muchos domicilios de la mayoría de poblaciones, a ver quién tiene el peor gusto decorando su balcón o la fachada de su casa.

Me atrevo a decir que producen cierta vergüenza ajena. Lucecitas de todas las formas y colores, a cuál peor. El abeto navideño es opcional. Una práctica que lejos de dar ambiente navideño convierte el domicilio del interesado -y el de los pobres vecinos que lo soportan- en una especie de feria cutre… A pesar de todo, hay buenas noticias y un punto para la esperanza, parece que la moda de los Papa Noël en miniatura de todo a 100, amaina.

La otra tradición es el de envío de Christmas. Con la llegada de internet todo el mundo se atreve a mandar cualquier cosa, incluidos virus. No basta con mandar un simple email, con texto plano o un simple sms para (mayor regocijo de las operadoras). La vena creativa se manifiesta peligrosamente y el espectáculo está servido. Vamos, lo mejor de cada casa.

Vía Yolanda Llopis me llega un email-christmas curioso. Es como un oxímoron navideño. La combinación de una pseudo papa noël en actitud insinuante, junto al logotipo de una conocida ONG, dan un resultado letal. Ofensivo a la vista.

Al margen de ese empalagoso interés interesado por tocar nuestra fibra sensible, los hay que simplemente representan una auténtica apología del mal gusto navideño.

Post relacionados:

  • No Related Posts

5 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con las luces de navidad. Hace años que lo vengo diciendo. Algunos edificios parecen ferias cutres con todas sus luces parpadeando a ritmos diferentes. Horrible.

    Si el impulso de poner luces en el balcón es tan fuerte que no puedes reprimirlo, al menos, por qué no te pones de acuerdo con tu vecino para poner las mismas luces para parpadear al unísono? Es como los toldos, se ponen todos de un color. Por qué con las luces hay anarquía?

    Personalmente las prohibiría, pero ya que no se puede, a ver si los ayuntamientos lo regulan.

  2. Caray Alberto. Y ya puestos, que los ayuntamientos regulen la manera de vestir de la gente, los colores y modelos de los coches o mejor aún , que regulen a los arquitectos directamente. Estos si que tienen mal gusto y sus edificios son para muchos años, no como las luces, que solo duran unos días.

  3. alberto,

    si ya en cuestiones objetivables cuesta llegar a un consenso, imagínate en algo tan subjetivo como poner luces de colores…
    Imposible!

    …Pero aprovechemos esta imperfección! si no existieran esas lucecitas tan horribles, no podría escribir este post y reirnos un rato 😉

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.