Principios de la nueva era, reflexiones para inquietos y supervivientes

No hay destino, hay movimiento. Hace más de un año escribí crea tu territorio y viaja hacia él. Durante este tiempo no he hecho más que confirmar lo que compartía entonces, especialmente con “Todo va muy rápido. Demasiado, pero nosotros no podemos ralentizarlo. Incluso los destinos cambian. En esa modernidad líquida tan bien descrita por Zygmunt Bauman los destinos cambian de lugar y los que no varían, pierden encanto con más rapidez que aquella a la que las piernas pueden caminar, los coches correr o los aviones volar, mantenerse en movimiento es más importante que cuál sea la meta”

Entonces, algunos pensarán ¿Por qué hacer planes si todo cambia? Lo bueno de intentar escribir tu propio guión, no es llegar al destino que tú preveías al inicio, que probablemente no exista o sea inaccesible, sino descubrir y acercarte a otro que tú no habías ni contemplado.

Ahora, cuando ya no queda ninguna duda que el “modo crisis” equivale al “modo normal”, es inútil esperar milagros. Lo que tenemos es una situación económica en forma de enorme “L” con una larga cola. Con este panorama, la peor de las opciones es quedarse quieto. Quedarse quieto sin moverse es pensar que estas vivo, cuando en realidad estás muerto… sin saberlo. El gran reto es el ejercicio de imaginártelo y andar (o correr) hacia ello. Disfruta del viaje porque todo se mueve. Quedarse quieto, ya no es una opción.  Es como afirmaba Sebas MurielEl mejor plan estratégico es hacer cosas

El movimiento necesita flexibilidad, porque en realidad nos mueven el “queso” sin parar. La flexibilidad no es solo mental o profesional. Si tu flexibilidad está atada a  seguir pagando la hipoteca, mantener un coche de lujo o los viajes exóticos, tienes un problema. Que tu economía personal no condicione tu flexibilidad profesional. Adáptate.

No existen refugios en los que descansar. “Ser jefe” o “seguir siendo jefe” ya no es un objetivo, es un espejismo. El orden anterior no existe, las jerarquías son cosa del pasado. Los jefes tenían sentido en un pasado con empleados leales, hoy necesitamos personas flexibles que no sean posesivas con “la manera de hacer las cosas aquí”. Se gestionan proyectos y personas flexibles.

Si todavía estás mental o físicamente atrincherado en un “despacho de jefe”, tienes un problema. Los despachos no desaparecerán, pero son como los carruajes.

Deja de perseguir carruajes y elige ser especialista o generalista. Es un compromiso a largo plazo. Las habilidades y conocimientos son diferentes. Tanto en un caso como en el otro, hay que reciclarse continuamente, pero son itinerarios diferentes. Es una elección personal, no exenta de riesgo. Aunque lo peor es no elegir. No ser ninguno de los dos es estar condenado de antemano.

Por último, recuerda que lo importante es el viaje, no olvides los detalles. Escoge y cuida especialmente a tu becario, porque mañana puedes depender de él.

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en emprendedor, estrategia, estrategia personal, futuro personal, Inquietos, inspiración y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Principios de la nueva era, reflexiones para inquietos y supervivientes

  1. Isabel dijo:

    Qué bueno!!!
    Incluso moverse en la incertidumbre, en las fronteras, debe ser una elección.

    “Que tu economía personal no condicione tu flexibilidad profesional”. Magnífico eslogan que seguro que hace “saltar chispas” 😉

  2. Kike MB dijo:

    Excelente Albert, fiel reflejo de como cambio mi vida a finales de 2009, para convertirse, en el día a día, en una nueva forma de vivir, en la que lo importante deja de ser aquello a lo que hemos aspirado durante mucho tiempo. Nos encontramos en un nuevo ecosistema económico, cultural, de forma de hacer las cosas, en el que el colaboracionismo profesional pasa a ser no necesario, sino a formar parte de nuestra vida. Gracias por aportarnos una visión real de la vida.

  3. David Soler dijo:

    Que bueno, sí señor!! pero para serte sincero yo sigo viendo muchas estructuras, y especialmente entre grandes empresas e instituciones, que siguen funcionando no solo de forma jerárquica sino que siguen viendo la sociedad casi en forma de castas (es un ejemplo extremo, eh?).
    Pero me gusta mucho tu visión. Si algún día vuelvo a gobernar una equipo de personas espero tener una estructura de funcionamiento como al que te refieres.

  4. Jordi Pérez dijo:

    Posts como éste justifican que seas uno de mis blogs de cabecera.

    Bravo, Albert!
    Jordi

  5. Diego Barber dijo:

    Excelente reflexión, los mismos esquemas que se han roto fuera de las empresas se rompen dentro de ellas…

  6. Pingback: ¿De quién son los proyectos? | EnPalabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Additional comments powered by BackType