Universo colaborativo y el impacto en la marca personal

El universo colaborativo sigue avanzando. Ya he hablado de su potencial y de las razones que lo impulsan (12 razones que impulsan la economía colaborativa). Como todo fenómeno joven, evoluciona más rápido que las etiquetas y las definiciones. Por eso, más que hablar de los límites que marcan definiciones y etiquetas, prefiero atreverme a compartir algunas de las consecuencias que -sospechamos- puede traernos este nuevo universo. Antes que nada, unas definiciones básicas para no perderse

seguir leyendo

Marca personal: todos necesitamos una estrategia

Una de las motivaciones más poderosas para pensar y “acordarnos” de la identidad digital, son las profesionales. La necesidad de definir y gestionar la forma de cómo quiero ser percibido por un futuro cliente, un empleador o mi nueva jefa. Por tanto, se cumple escrupulosamente la conexión de la identidad digital (Lo que yo digo de mí + las interacciones con los demás) con la marca personal (la respuesta emocional a la imagen o al

seguir leyendo

Marca Personal: profesional, personal y cómo diferenciarse

El pasado viernes tuve un interesante debate en la sesión de Foxize dedicada a ‘Tu Identidad digital: diseño y ejecución‘. Una de las cuestiones de fondo, más debatida, fue en qué medida debemos mezclar el lado personal del profesional, y por supuesto, cómo hacerlo? Desde luego no hay una respuesta buena, porque depende de muchos factores y de diversas circunstancias. No obstante -para mí- hay dos argumentos a favor de la mezcla: La realidad hace

seguir leyendo

Marca personal: seguir con el blog para ser diferente

Ayer tuve la ocasión de escuchar a Genís Roca durante sus reflexiones sobre las “Oportunidades y Riesgos empresariales, en el actual momento de Internet”. Como siempre interesante y bastante provocador. Me gustó su analogía que Internet es como un vaso de Coca-Cola (o de cerveza), en el que el nivel de la espuma que generas cuando llenas el vaso, no coincide con el contenido real. La espuma engaña. Hay que dejar que baje la espuma

seguir leyendo