Balance personal 2010: lo peor y lo mejor

Revisar el balance personal de años anteriores es un buen ejercicio de humildad. Comprobar cómo cambia la situación tan sólo doce meses después, ayuda a situarte y a tomar conciencia de la complejidad de nuestra vida. “Tiempos líquidos” que lo llaman algunos. Aún así, creo que merece la pena recapitular, ordenar y encajar las piezas, de lo más relevante y significativo que me ha acontecido y que me hace ser como soy. Compartirlo no es

seguir leyendo