Futuro es ilusión

Hace unos días Hollande, próximo presidente de Francia, lanzaba un primer mensaje a Merkel afirmando que «La austeridad no puede seguir siendo una fatalidad«. Esta afirmación aplica a una sociedad, a un país, pero por supuesto también a las organizaciones y empresas. Es cierto que “después de noches alegres, vienen mañanas tristes” y que después de décadas de excesos tocan recortes y austeridad para tratar de detener la sangría. Especialmente si la factura es insoportable.

seguir leyendo