Fenómeno Lisbeth Salander, una buena historia

No soy demasiado amante de los best sellers y tampoco estoy muy al día de lo último en la industrial editorial. De hecho, cuando empecé a oír de ‘Los hombres que no amaban a las mujeres‘ era porque lo leía mi esposa. No acostumbramos a compartir gustos literarios, lo que resulta bastante caro para la economía familiar, pero cuando contemplé su lectura casi compulsiva del segundo volumen ‘La chica que soñaba con una cerilla y

seguir leyendo