Televisión anti-obesidad infantil

Aunque tengo hijos, ya hace tiempo que dejé de interesarme por esos horribles (y caros) juguetes, que prácticamente después del primer día son irremediablemente olvidados en un rincón del armario… Ahora, con dos hijos teenagers los juguetes tienen otras formas (y son aún más caros). O sea juegos para la Play, Gameboy, PC… o lo que es peor, ropa “de marca”. Es lo que hay. Digo esto porque no soy experto en valorar el artefacto

seguir leyendo