Reset total o insumiso fiscal

Entrar en la oficina de mi banco me produce una sensación similar (o peor) a cuando piso un hospital. Pocas veces es para algo bueno. El viernes pasado, apurando, fui a pagar el IVA. ¿Qué decir? me daban ganas de declararme insumiso fiscal. No es para menos, viendo como dilapidan los dineros públicos. La alegría en el gasto de nuestras administraciones me pone los pelos de punta. Cada día que pasa el nivel de atontamiento

seguir leyendo