Falta espíritu de sacrificio o ¿una nueva ética de trabajo?

Ayer tuve un almuerzo con amigos de mi entorno profesional. En un momento de la conversación apareció el problema de la falta de espíritu de sacrificio de muchos de los profesionales. Concepto empleado un poco como cajón de sastre al que podríamos añadir falta de compromiso, ausencia de ambición, de afán de superación,… Todo ello en contraposición a la precariedad laboral, a los problemas de la conciliación en la vida profesional y la vida personal.

seguir leyendo