La economía mejora, Darwin se impone y proyectos capex

La economía mejora y no sólo es una cuestión de percepción, los datos lo confirman. Sé que una afirmación como ésta, con una tasa de desempleo como la actual (20%) puede sonar a guasa, pero es así.

Por supuesto fuera de España ya hay muchos países que han superado el bache, con recelo y muchas precauciones, pero lo han superado. Otros siguen a lo suyo.

Quizás haya que esperar al 2015 para que la economía española retome los crecimientos de 2% del PIB, pero los índices mejoran. Eso sí, hasta ese “2%” la economía no creará empleo neto.

Te preguntarás en que baso la afirmación que esto mejora. Es muy micro, pero es un síntoma. Bastantes empresas han tenido un buen año 2010. Otras ya en el 2011 están contratando personal. Esto hacía mucho tiempo que no ocurría con esta intensidad.

Darwin ha hecho gran parte de su trabajo. Las posiciones buscadas tienen que ver con lo digital. Respecto a las empresas, la gran mayoría de las renqueantes o débiles ya han caído. Y ya las hemos llorado. La única excepción siguen siendo los bancos, una ironía teniendo en cuenta que ellos fueron en gran parte de los causantes. A base de fusiones ‘frías’ o ‘calientes’ acabarán por digerir todos los cadáveres (ladrillos) que todavía guardan en sus armarios.

Volviendo a las empresas, las que han sobrevivido y las que han nacido en el nuevo orden, es decir con un sistema financiero colapsado y negacionista (por aquello que dicen que ‘no’ a todo), están creciendo sin necesidad de pasar por la ventanilla de la oficina bancaria.

Las empresas, tanto las supervivientes como las de ‘nueva creación’, son extremadamente cautas a la hora de contratar o de realizar inversiones. Hay dinero para invertir, pero el capital está receloso y un poco alérgico al riesgo. Esto tiene consecuencias.

Sin voluntad de pronosticar nada pero por experiencia directa y cercana, sé de unos cuantos proyectos creados sin inversión inicial, al menos tradicionalmente entendida. Están basados en ‘opex’ (gastos operativos). Nuevos proyectos, que para arrancar no requieren un desembolso de capital. Pueden arrancar con gastos operativos mínimos pero sin requerir apenas gastos ‘capex’ (o gastos de capital).

Son proyectos que requieren hacer muchos equilibrios. Que quizás pueden nacer con una menor intensidad y rapidez, pero que parten con la ventaja de no tener que forzar su modelo de negocio, ni meter excesivos esteroides a su producto, y pueden alcanzar un crecimiento más armónico y seguramente llegar mucho más lejos. Esto sólo se entiende en proyectos pequeños o medianos, con algún emprendedor empujando su idea y convenciendo a partners dispuestos a participar, pero con un capital inicial mínimo. Hablo por experiencia directa y de lo que mejor conozco, OneMojito (Remojito.tv, Web Series Festival). Un proyecto en el que los poderosos socios estratégicos con los que me aliado, me han evitado un fuerte inversión inicial que habría sido imposible reunir en el contexto actual.

Lógicamente es la adaptación a las circunstancias lo que determina estas decisiones. La liquidez condiciona y el debate de cuándo un coste tiene que ser capitalizado y cuando gastado, es hasta cierto punto irrelevante. Lo importante es arrancar y funcionar.

Darwin tenía razón, adaptarse o adaptarse.

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en emprendedor y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La economía mejora, Darwin se impone y proyectos capex

  1. Pingback: Tweets that mention La economía mejora, Darwin se impone y proyectos capex | Albert Garcia Pujadas | qtorb -- Topsy.com

  2. Pingback: La economía mejora, Darwin se impone y proyectos capex | Finance Planet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.