Nuestra primavera, tu primavera

Sé perfectamente que no hemos llegado a nuestra primavera astronómica, tampoco a la meteorológica. Escribo este post todavía descomprimiendo de mi roadshow particular del día anterior. Hay buenas noticias. Estoy cansado pero optimista.

Lo hemos conseguido. Empiezo a apreciar con cierta nitidez la diferencia entre una idea y una ideología. El Web Series Festival no es una idea, es una ideología. En el Diccionario María Moliner lo define como “Conjunto de ideas o de ideales. Doctrina, ideario.”

La trama del Web Series Festival no es perfecta. La bisoñez de la iniciativa es evidente, la tejemos sobre la marcha, pero lo hacemos en el momento justo y con la energía adecuada.

Cuando el dinero escasea o falta, hay que convencer, seducir con ideología y proyectos. Es cierto que con eso no se pagan facturas, pero se dan los pasos para conseguirlo. Tampoco se trata de aprovecharse de la buena fe de nadie. Nada más lejos. Más bien de buscar cómplices, aliados y compartir objetivos. De ser generosos con los demás y de no acaparar protagonismo en exceso. Fundamentalmente de aunar voluntades. Sumar fuerzas y compartir el “ahora o nunca”.

Cuando se teje la red de complicidades, la inercia y la masa crítica juega a nuestro favor. Te preguntarás a qué vienen estas reflexiones ininteligibles en voz alta. Es muy sencillo. Constato y admito que hemos estado demasiado acostumbrados a guerrear de forma individual. Nuestra obsesión por los virreinatos nos está llevando a asumir impertérritos el terrible riesgo de acabar diluidos… en un océano de mediocridad. O directamente condenados a desaparecer.

Aspiremos a más. Ya sé que vivimos rodeados de gente derrotada, quejosa, solitaria y escéptica ante las nuevas iniciativas. Invitémosla a subir a bordo junto a los que nos apetece mirar adelante. Sumémosles junto quienes nos importa construir, aportar el granito de arena y si puede ser, edificando proyectos divertidos y que trasciendan. Algo en lo que creer. Esperanza.

Durante las últimas tres semanas, en mi particular roadshow con el Web Series Festival, lo he visto claro. La gente está desorientada, cansada, muy harta de todo, especialmente de los rigores del invierno. La temperatura no se templará de un día para otro. Pero la luz diurna ya se alarga. Hoy un poco más que ayer. La primavera ya ha está llegando, al menos la anímica.

En Nikodemo, hoy hay más luz que ayer.

Post relacionados:

  • No Related Posts

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.