Risto Mejide, Sanitas y la contra publicidad

Sucedió ayer noche. En un momento de extrema debilidad y medio dormido zapeando por el insufrible panorama televisivo patrio, aterricé en Tele5. Era justo en el momento que se iniciaba el programa G20 de Risto Mejide. “Aguanta unos segundos” me dije a mi mismo.

Prácticamente la primera perla fue contra Vasile. Curioso, siendo éste el que ha contratado a Risto. La segunda, fue contra los bloques publicitarios de 10 minutos para un programa de sólo 15. Otra incongruencia teniendo en cuenta que la publicidad es la principal fuente de ingresos de una tele privada en abierto.

Era un Risto súper vitaminado, transformado por exigencias del negocio televisivo en presentador de programa. En su pose más dura. Algo difícil de conciliar, en un programa que no engaña a nadie, es lo que promete. Se trata de una trituradora (¿de basura?) de la propia cadena. Un insufrible refrito de material de Tele5, bajo la dirección nada diestra de Risto, que va soltando un tópico tras otro. Francamente, muy indigesto. De vergüenza ajena.

A mí, el ‘personaje Risto Mejide’ me parece incluso entrañable. Ha construido un personaje diferente, único en el panorama mediático nacional. Aunque un programa con él como co-protagonista y conductor del mismo, se me antoja excesivo.

Ayer, no contento con atizar y meter caña al famoseo nacional, y a los políticos mediocres o corruptos (o las dos cosas), se despachó a gusto contra Sanitas.

¿Qué hizo Sanitas para merecer esto? Personalmente desconocía el suceso tan desafortunado (Sanitas echa a un paciente en el quirófano por un recibo impagado) de la compañía líder en seguros médicos, que además gestiona los Servicios Médicos del Real Madrid

A Jesús Pérez, el paciente de 59 años que estaba en el quirófano con la vía intravenosa puesta, anestesia local administrada, oxígeno y demás… lo sacaron del quirófano porque alguien descubrió (un poco tarde) que había devuelto un recibo de 166,44 euros.

Puede que la ley ampare a Sanitas, pero se ha puesto a la opinión pública en su contra. Gran patinazo, incluso antes de Risto. Después de la contra publicidad en forma de escarnio público, zarandeo y denuncia mordaz, Sanitas debería revisar sus procedimientos con urgencia.

Risto, en su línea. Aunque se cuidó muy mucho de insultarlos literalmente, el tono empleado vapuleó la marca y le hizo un traje importante a su reputación. Probablemente salió mejor parada de lo previsible, por el mismo tono desbocado y excesivo del presentador, y porque el programa de Risto va bajando de share poco a poco (del 22%, pasó al 17%, luego…)

Ahora, está por ver la reacción de Sanitas. Además de comprobar (y retirar) cualquier campaña planificada –presente y futura- en espacios de Tele5, veremos cuál será su reacción ¿Callarán? ¿Denunciarán a Risto? ¿Pedirán disculpas? ¿No harán nada?

Post relacionados:

  • No Related Posts

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.