Qué sucedería si…

Durante el almuerzo familiar de ayer, tuve la ocasión de charlar largo rato con el más freak de la familia. Es uno de mis cuñados. Se dedica a química computacional. Que es algo así como “resolver problemas químicos a partir de la química teórica y empleando software especial para calcular las estructuras y las propiedades de moléculas y cuerpos sólidos”. ¿Para qué sirve? Esencialmente ahorra tiempo y mucho dinero al diseño de productos y materiales a empresas químicas, farmacéuticas, etc.…

Ahora trabaja en el post-doctorado. Está en uno de los mejores sitios en que se puede estar hoy en la especialidad (al menos en España). Está un poco agobiado. No por exceso de trabajo, sino por las condiciones económicas. Siempre que le veo le digo que se lance a por su proyecto (mal hecho por mi parte). Él siempre me responde que no es nadie, que todavía tiene que aprender mucho, que le falta recorrido, etc.… Pero mientras, sigue cobrando un sueldo del nivel de un… conserje. Literalmente.

No me sorprende que los investigadores prefieran emigrar. El recorte de la investigación pública en I+D, a causa de la crisis, está haciendo mucho daño ahora, pero será letal en el futuro. Es la prueba del algodón que el cambio de modelo productivo, la gran apuesta por el cambio estructural de nuestra economía sólo es un argumento al que se le saca brillo en período electoral. Luego poca cosa. Preferimos seguir con los planes E de “pan para hoy y hambre para mañana”

Leía con atención el artículo de Alfredo Pastor de ayer. Siempre cuenta cosas interesantes. Ayer no era excepción y en “Una propuesta original” destacaba una aportación relevante -y la razón del artículo- “Se trata de una propuesta sencilla (formulada por Michele Boldrin): emplear el dinero que se espera recaudar con el reciente aumento de impuestos en comprar patentes en el mercado y ponerlas a disposición de nuestras empresas, con un procedimiento adecuado de subasta, para su desarrollo, ofreciéndoles así la posibilidad de acceder a esas patentes sin coste

Como sigue contando Alfredo Pastor, de esta subasta, saldrían nuevas ideas para ser filtradas comercialmente y ser evaluadas para su desarrollo. Seguro que se convertirían en un buen complemento a nuestro hambriento panorama de I+D. Y muy probablemente de esta lista, saldrían algunos elementos del tan deseado cambio productivo.

Dado que, como dice Alfredo Pastor, hay crisis para largo rato, convendría que dejemos de quejarnos y “cada cual cumpla con el papel que tiene que hacer: gobernantes, empresarios, trabajadores, estudiantes y gente de a pie”.

Pero sobretodo afirma, ahora es el momento de “explorar nuevas ideas que pueden darnos soluciones reales”, porque “pensar que cambiaremos cuando las cosas vayan bien, eso sí que es utópico”.

Y me atrevo a sugerir algunas ideas imposibles para los gobernantes de turno. Al fin y al cabo como dice Pastor “quizás la desgana con que parecemos abordar los asuntos públicos se deba a que lo que nos proponen nuestros gobernantes no nos interesa”. Por tanto, puede que si resetearan o cambiaran de chip, finalmente encontraríamos atractivo su discurso, pero mientras…

Mientras sólo nos queda fantasear, pensando en qué sucedería si…

  1. Se aumentara de forma decidida -y prometida- la inversión en I+D
  2. Se bajaran los impuestos (porque seguro que el incremento de recaudación no lo dedicarán a comprar patentes) y se flexibilizara el pago de impuestos a empresas en sus primeros años de funcionamiento.
  3. Se recortara masivamente los subsidios a los de siempre, descendieran las peonadas y clientelismos varios
  4. Se focalizara de verdad en los sectores importantes, si de verdad queremos cambiar nuestro modelo productivo.
  5. Se obligara a emitir películas en VO (por aquello del nivel de inglés)
  6. Se fomentara el espíritu emprendedor desde la escuela… empezando en Primaria y rematándolo en la Universidad
  7. Se congelara el incremento de funcionarios, se les pusieran objetivos a los que ya hay, hicieran variable parte de su sueldo y acabaran con el empleo de por vida
  8. Castigáramos con la cárcel a los políticos corruptos, y de paso pusiéramos un poco de luz (y orden) en la financiación de partidos
  9. Se pasara de una visión radial de España, a otra en red, poniendo especial énfasis en la oportunidad que supone tener un corredor mediterráneo actualizado
  10. Todo esto se hiciera con independencia del partido de turno…

Lo sé, pura utopía.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en I+D, innovación, inversión, política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.