Mi dinero, tu dinero, nuestro dinero

El post de hoy es fruto de una reflexión en caliente, al hilo de dos noticias inquietantes en el mismo día. En primer lugar, la desafortunada noticia del cierre de Soitu.

El proyecto digital de información, liderado por su director Gumersindo Lafuente, cierra. Después de 22 meses de andadura, la crisis y su elevado impacto en la inversión publicitaria, se han llevado por delante a otro de las prometedoras apuestas de Internet de nuestro panorama. El proyecto, participado por el BBVA, no ha encontrado ni la rentabilidad prometida ni la financiación necesaria.

Me quedo con un fragmento de la carta de despedida del propio Gumersindo “los últimos meses no hayamos sabido convencerles [al BBVA] de que los proyectos que nacen en sectores inmaduros y crecen en momentos de turbulencias necesitan paciencia para encontrar su sitio”.

Parece que el BBVA no queda en demasiado buen papel. Se habla de impacto en su reputación (la reputación del BBVA en el caso Soitu). Hay usuarios del periódico que cargan en las redes sociales contra el BBVA por empujarle al cierre a Soitu. Por razones obvias no seré yo quien ponga el dedo en la llaga. Además, creo que nos haríamos un mal favor acusando al socio financiero. Pocos son los que quieren invertir en este sector, sólo falta que los asustemos.

Pero no era esa la cuestión (el papel del BBVA) sino en que hay muchos proyectos empresariales, especialmente en sectores inmaduros, que caen por el camino por falta de financiación.

Justamente de dinero quería hablar y de la dificultad para conseguirlo. Quienes no parecen tener esos problemas son algunos alcaldes de municipio españoles. Cuesta de digerir la sorprendente y surrealista noticia de que Los alcaldes lanzan 30 televisiones públicas en medio de la recesión económica.

El surrealismo tiene muchos nombres y apellidos, pero en este caso se refiere al presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro -alcalde de Getafe- quien “ha firmado un acuerdo para un programa piloto —puesto que “tras las 30 televisiones pueden venir más”— será impulsado con la colaboración de la Fundación Europea para la Sociedad de la información e incluye las ayudas del programa Eurípides para el despliegue de este tipo de televisión entre las Entidades asociadas a la FEMP”.

Quizás soy muy corto de miras y el pretexto de “acercarse al ciudadano” bajo televisiones en Internet está justificadísimo. Puede que incluso sea de extrema necesidad.

Seamos un poco serios por favor. Hay que ser muy bobo o muy caradura, para ir reclamando mejoras en la financiación municipal (ahora que el ladrillo no da) y lanzarse a esos proyectos mesiánicos domésticos. ¿No deberíamos exigir austeridad a los ayuntamientos y formas un poco más baratas de llegar al ciudadano?

Evitaré hablar de justicia, porque tal como está el patio sería naïf y de un romántico empalagoso, pero cada vez lo veo más claro. Hay tres castas: los que pertenecen a la aristocracia y al establishment (y gozan de ciertos privilegios públicos históricos), los que viven por y para parasitar del dinero público, y el resto.

Lamento profundamente el cierre de Soitu, pero eso no es lo fundamental, excepto para los emprendedores, empleados y accionistas, claro. Lo fundamental es ¿de qué hablamos? de mi dinero, de tu dinero o de “nuestro” dinero? ¿Por qué unos sí y otros no?

O todos moros, o todos cristianos.

Post relacionados:

  • No Related Posts

6 comentarios

  1. Excelente reflexión, Albert.

    Hace tiempo que vengo defendiendo la tesis de la competencia desleal de lo público contra lo privado: en la era en que todos podemos crear contenidos y podemos crear plataformas de difusión, con la excusa (falsa como Judas) del servicio público, que haya gente que lo haga con déficit, es simplemente inaceptable.

    En la sociedad del conocimiento tan cacareada, todos tenemos que tener la opción de ganarnos la vida con reglas claras, ya no hay barrera de entrada no hay necesidad de suplir lo que la sociedad no da.

  2. M'ha encantat. Si tots ens dediquéssim a donar la veu i expressar l'opinió sobre aconteixements d'aquest tipus, de ben segur no arribaríem a aquests nivells de "descaro" i "despilfarro".

  3. excelente reflexión desde el punto de vista de la inversión. en lo de las 3 castas, yo creo que la de "el resto" podría segmentarse algo más quizás 🙂

  4. #Gonzalo,

    Gracias. Cuando los aprietas con lo de "hacerlo con déficit", automáticamente saltan el resorte de "servicio público".

    Lo increíble que con bajo ese mantra siguen apareciedo 'teles' hasta debajo las piedras. Es entonces cuando se les ve demasiado el plumero.

  5. #Pere,

    totalmente de acuerdo respecto a la segmentación de los "otros". Era casi una licencia metafórica 😉

    gracias

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.