Brindis por el Cava and Twitts

Ayer tocaba acudir al Cava and Twitts. En esta ocasión se hablaba de Redes Sociales Verticales con Claudio Bravo, PR Consultant de BytePR, Marc Roure, fundador de Trendtation y María Marín, directora de comunicación de XING España. El tema era lo suficientemente suculento, aunque habría asistido fuera el tema que fuera. ¿Por qué no reconocerlo?

El Cava and Twitts se ha convertido en un evento social. En una excusa para saludar, charlar, compartir con mucha gente. A pesar de que uno siempre sale con prisas –por la hora- pensando en que finalmente no ha podido hablar con uno o con otro. En realidad creo que pasaría unas cuantas horas hablando con muchos de los asistentes. El mashup de perfiles es suculento: amigos, ex compañeros, colegas, ex alumnos, alumnos (haciendo campana del máster!)

El momento twitt no dio tanto jugo como otras ocasiones. O quizás sólo me lo pareció a mí. El fenómeno de las redes sociales ya no es noticia. Es mainstream, gozan de buena salud si por ello entendemos que su uso está asentado entre los usuarios. Y donde hay usuarios hay posible negocio, aunque luego el ‘modelo’ no sea tan obvio como parecía.

En las redes sociales el tamaño importa. Parece que a mayor tamaño, menor confianza para compartir. Se comentó que en las redes pequeñas se comparte más y mejor conocimiento de forma habitual, que en las redes más grandes. Aunque las redes grandes tiene el antídoto, tal como apuntaba Maria Marín “Crear grupos específicos dentro de la red genera más actividad». A pesar de que personalmente creo que el concepto de creación de grupo está muy devaluado después de los excesos perpetrados desde Facebook.

Mi impresión, compartida por muchos de los presentes, es que para el usuario no tiene sentido estar en dos redes con el mismo fin. De hecho creo que el elevado coste de mantenimiento de la actividad en las redes afirma que la tendencia hacia una concentración, sea una necesidad que cada vez practicamos más usuarios. Por tanto, discrepo que el supuesto ‘split’ de identidad personal, implique la necesidad de usar diferentes redes.

Que en el mercado español los usuarios tienen la costumbre de pagar por pocas cosas, mucho menos que en Centroeuropa, ya lo sabíamos. Habrá que encontrar la manera de monetizar esta actividad empresarial, seguro que el darwinismo empresarial hará su trabajo. Más allá de Facebook, veo poco espacio para muchas grandes redes, también difícil subsistencia para pequeñas o medianas redes independientes. Otra cosa es que sigan pequeñas redes independientes neo-amateurs.

Los invitados mantenían que “las redes sociales pequeñas tienen futuro pues aportan más valor que las generalistas”, aunque no tengo muy claro cuál es fundamento de ese “valor añadido”. Tematización? Grupo de confianza? Especialización? Entiendo una necesidad antropológica de pertenecer a una red-marca más selecta, pero que tenga un modelo de negocio sostenible.

La publicidad no es la solución, y desde que se desmontó la promesa de ‘publicidad social’ de Facebook, no hay nada nuevo bajo el sol. Bueno sí, cada día que pasa crece el temor al gran hermano Google. Su omnipresencia asusta a todos.

Metafóricamente hablando el “tornero fresador” o profesión de principios del siglo XXI serán/son los Community Managers, pieza clave para crear «comunidades».

Me gustaron las palabras de Marc Roure sobre que “La mejor métrica es el feeling«. Sería interesante saber qué pensaría un inversor al respecto… Supongo que casi lo mismo que el Karma de la marca.

Como siempre el momento cava es lo mejor. Uno tiene la sensación de encontrarse con una gran familia. Muchas conversaciones intensas entre los miembros de la ‘Generación Twitter’ a muchos de los cuáles no conocía, ni personal ni virtualmente hasta hace unos meses y que ahora compartimos con un grado de empatía sorprendente.

No creo que sólo sea imaginación mía. Se nota mucha más preocupación que hace unos meses, pero también se palpa más generosidad y ganas de echar una mano. Trabajamos sin red de seguridad y sabemos que de ésta sólo saldremos nosotros mismos. Saber que hay gente alrededor con ese talante, no exime de trabajar duro, pero inspira y da energía positiva.

Como anticipó Marc Cortés ayer por la mañana, el Cava and Twitts ya sale en la agenda LaVanguardia (http://twitpic.com/ndcla) lo que un año después, sólo demuestra la “gran” agilidad de la cabecera barcelonesa, no la relevancia del evento. Seguir ahí tiene su mérito.


Felicidades y un brindis por vosotros, por nosotros.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en Cava and Twitts, generación twitter, identidad digital, redes sociales. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Brindis por el Cava and Twitts

  1. tognazzi dijo:

    ¿No podríamos considerar Cava and Twitts como una pequeña red social vertical? ¿Y que el éxito de los grupos on line son los que consiguen pasar al "live" en directo?

  2. tognazzi dijo:

    Lo grande de Cava&twitts es su capacidad de "materializar" avatares y nicknames, estrechar manos y mirar lq gente a los ojos. Esta peculiaridad que tiene hace que su "posible" verticalidad sea infinitamente más eficaz de la orizontalidad de otras redes sociales.

    Quizás lo interesante sea el micro nicho, el círculo más intimo, con quien compartir el código fuente de nuestras ideas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.